El mazo de la justicia

MEJOR de modo especular, justicia del mazo o de la porra en términos de la pasma actualizada. Muy lejos de “El pueblo contra…” de los tribunales norteamericanos que me parece bastante más apropiado y deseable en todos los lugares, incluido el nuestro.

Han anulado el juicio contra J.M.Atutxa, Conchi Bilbao y Gorka Knorr. Juicio anulado tras un largo y áspero camino por tribunales;pero once años después el Supremo no ha reconocido sus errores “políticamente bien dirigidos y peor intencionados”. Entre la ciudadanía está muy extendida la maldición bendita de “juicios tengas y los ganes”. La sentencia aparenta ser favorable, pero ¿alguien les devolverá su prestigio, buen nombre, les restituirán sus once años de inhabilitación…? La justicia del mazo les ha aplastado, ha cumplido el objetivo contra el enemigo, porque los tres han sido tratados no como ciudadanos sino como enemigos del bien supremo, SU España.

En Manresa la (ante)última sentencia para una manada de violadores cercena de raíz la idea de justicia para el pueblo. La víctima estaba inconsciente, no pudo quejarse ni resistirse, luego “jurídicamente” no hubo agresión sexual, solo un abuso. Sentencia impecable, como contra Atutxa/Bilbao/Knorr. No sabría responder a si todos los jueces tienen alma o si la tienen en el ascenso lameculeando al de arriba o al menos si tienen esposa e hijas. También se conjuga en femenino, porque preguntar a una víctima “si cerró bien las piernas” lo hizo una jueza de Vitoria

Para qué comentar el despropósito esperpéntico de las condenas en Altsasua. Pero quién le iba a enmendar la plana a una jueza esposa de un coronel de la benemérita. La GC tiene mucho poder y la negra sombra del tricornio muy alargada.

Sobre el infame juicio (todo legal/legalista, esto sí) al procés a presos políticos han publicado tanto, que sólo me queda expresar mi duda de si podré protestar o pedir algo que no venga en su ley si ellos no lo permiten, porque según la sentencia flamígera Marchena&cía cualquier cosa que no esté en su ley no se puede pedir… ni aunque sea pacíficamente… a no ser que sea a favor de su España, porque entonces no sólo no habrá delito sino reverenciado patriotismo. Pueden comprobarlo en el último discurso del sr. Lesmes, presidente del Supremo y del CGPJ. Y al tiempo indagar ¿cuántos jueces han sido encausados? ¿cuántos condenados? ¿a qué jueces han apartado? Los pocos marcados lo han sido por motivos ideológicos partidistas y nos hace pensar que en realidad cuando los dirigentes de este país hablan de la justicia (procés, Altsasua, Gürtel…) en realidad hablan de su ley, no de Justicia. Se duerme mejor (Sánchez vs pesadilla-Iglesias) con amigos colocados en puestos clave, que penen amablemente la corrupción, controlen a los medios y atemoricen a rivales políticos y a la voz de la calle, para que convertido todo en problema de orden público el garrote y tentetieso funcionen mejor.

Bajo el epígrafe de España a modo de manta que todo lo cubre se esconde una justicia que hiede a podrido.

Pero lo peor es que ahora será constitucional despedirme, aunque mis bajas sean legales. ¡Temblad, temblad enfermos/as crónicos o madres que repitáis embarazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *