¡A la rica encuesta!

De aquí al 28 de abril nos vamos a divertir un congo. Que luego paguemos la factura en forma de llanto amargo es también una opción altamente probable. Pero, de momento, y una vez que el resistente certificado —¡Ahora hasta con libro, aunque no lo haya escrito él!— Pedro Sánchez ha decidido cortar por lo sano, bien podemos dedicarnos a disfrutar de las innumerables oportunidades que nos van a brindar los (llamados) actores políticos y toda la fauna que arrastran, incluidos, ojo, los cuentacosas y opinadores como este, su seguro servidor. Claro que por chorradas que seamos capaces de gestar y vocear los plumíferos, ni de coña les vamos a hacer sombra a los grandes protagonistas de las vísperas electorales, que no son otros y otras que esos alquimistas que tratan de inferir del aire el voto de la (casquivana) ciudadanía.

Conste que quien esto escribe tiene entre sus seres más admirados y queridos a tres hechiceros de la demoscopia, y doy por hecha su cariñosa reconvención, como cada vez que piso con mis bastas katiuskas descreídas su sembrado. Ocurre que no asamos y ya pringamos. Menos de 48 después del anuncio de Sánchez, se multiplican las encuestas. Tomo dos al azar, ambas difundidas por medios que tienen su sede en Catalunya, más concretamente, en Barcelona. La de La Vanguardia, firmada por GAD3, le otorga a Vox 16 (tristes) escaños. La de El Periódico, elaborada por GESOP, concede a los ultramontanos de Abascal y cierra España entre 43 y 46. No hará falta recordar que en la cita con las urnas más reciente, la de Andalucía, ni un solo sondeo llegó a oler remotamente el revolcón. Veremos en esta ocasión.

Negociar… la precampaña

Comparto con ustedes una sospecha con su tanto de mala conciencia: les estamos engañando. Desde el 20-D a las diez de la noche no dejamos de hablar de negociaciones para la investidura. Quizá en los primeros días la expresión se compadecía con la verdad. Sin embargo, conforme corría el calendario y se mareaba a la sufrida perdiz, la cosa ha empezado a oler a precampaña que echa para atrás. Se diría que la mayoría de los actores y actrices de la farsa y no pocos de los espectadores no buscan ningún pacto —que, por lo demás, saben improbable e intuyen escasamente deseable—, sino que exhiben huchas petitorias de votos. En algunos casos, con un descaro rayano en la obscenidad, cuando no con matonismo de nuevo rico.

No tendré el menor problema en desdecirme si, como vimos casi anteayer en Catalunya, en el último suspiro se alcanza algún apaño a la desesperada, con o sin pintas de patada a seguir, y que sea lo que los Hados quieran. No obstante, en el minuto en curso, y por más que los titulares-que-van-a-misa proclamen que ya se negocia a todo trapo, mi escepticismo no deja de crecer.

Y bien que me gustaría, siquiera para ver qué tal funciona, un acuerdo entre PSOE, las cuatro marcas de Podemos y las siglas que hicieran falta para bingo, incluyendo el apoyo activo o pasivo del PNV y, si le cuadra, EH Bildu. Poca pinta tiene de que algo así vaya a prosperar. De entrada, porque es una carambola a demasiadas bandas, pero además, porque se enfrenta a mil resistencias en el seno de cada una de las fuerzas que deberían configurar el convoy gubernamental. Que sea lo que tenga que ser, pero pronto, por favor.