¿Cómo se ha formado «Gabriel»?

A los que nos gusta la naturaleza, casi siempre también solemos sentir fascinación por el tiempo y sus oscilaciones. Además, cada vez es más habitual que la terminología meteorológica se cuele en nuestras conversaciones. Creo que a nadie se le ha escapado que estamos en plena ciclogénesis explosiva. «Gabriel» ha llegado y se ha hecho notar. Pero, ¿realmente sabemos qué es y por qué se forma la ciclogénesis? Yo tenía cierta idea, pero no sabía lo que era en profundidad, así que me he dispuesto a averiguarlo y a contároslo.

Que trae consigo mucho viento y lluvia es evidente, solo hay que salir a la calle y en menos de diez segundos ya tienes la sensación de salir volando. Incluso dentro de casa, parece que el mundo ahí fuera está a punto de romperse en mil pedazos. Las ventanas de mi casa parecen recibir bofetadas de cuando en cuando.  De hecho, estamos en alerta naranja por vientos, ¡así que mucho cuidado!

Arrigunaga donde el viento se ha hecho notar.

A esta forma de borrasca se la distingue del resto por el espacio de tiempo en la que se forma, ya que a diferencia de una habitual, se crea de manera súbita y violenta. ¡Y vaya que si se le nota! De hecho, el significado etimológico, dice lo siguiente: ciclo = borrasca, génesis = origen, explosiva = rápida. Esto hace que nos topemos con vientos muy fuertes que pueden alcanzar incluso los 100 km/hora. En algunos puntos de Bizkaia, como en Karrantza, con “Gabriel” se han alcanzado nada más y nada menos que los 142,9 km/hora. Un dato que no hay que desdeñar, ya que es a partir de 120 kilómetros, cuando se suele considerar una racha huracanada.

Vientos que vienen acompañados de fuertes lluvias que en cotas altas traen granizo y fuertes nevadas.

¿Pero qué hace que se forme una borrasca tan virulenta? La culpa la tienen los frentes de aire cálido que chocan con los muy fríos. Esto hace que se cree una fuerte bajada de presión, y como resultado tenemos esta bomba meteorológica. Las ciclogénesis explosivas suceden con frecuencia en el Atlántico y Pacífico.

Una bomba que está afectándonos de lleno a la costa cantábrica. Las olas en algunos puntos pueden llegar a alcanzar hasta los 8 metros de altura.

 

Así que mucho ojo, que por lo que parece esta primera ciclogénesis explosiva del 2019, con nombre de ángel, va a estar entre nosotros unas horas más en forma de viento, olas, lluvia, granizo e incluso nieve.

2 comentarios sobre “¿Cómo se ha formado «Gabriel»?”

  1. Me gustan las ciclogénesis, son parte del clima invernal. El equivalente a las Galernas estivales.
    A vestirse hasta arriba y a disfrutar de este fenómeno si antes no nos tira al suelo, claro está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *