La manipulación histórica de ETB y el odio infinito de Rekalde y Corcuera

Viernes 23 de marzo de 2012
No me gusta criticar por criticar los programas que se hacen sobre temas históricos sino más bien todo lo contrario como es alabar el esfuerzo que se hace para dar a conocer de dónde venimos. Y a tal efecto, los jueves, en ETB a eso de las diez, se puede ver un programa «Transición y Democracia» que nos retrotrae a la salida del franquismo con excelentes películas y fotografías de la época. Hace de presentador Iñaki Gabilondo, al que se le nota mucho que está leyendo y como siempre sale en la misma postura, su busto parlante es un poco hierático. Creo que se ha perdido una oportunidad para que Gabilondo hubiera tenido un papel más implicado y dinámico.
Lo que no me gusta es la parcialidad de los opinadores y en algún caso, la tergiversación que se hace de los hechos. No hay el menor equilibrio.
Este jueves 22, el escoramiento ha sido escandaloso. Bien es verdad que el ex portavoz en el Senado Mitxel Unzueta del PNV ha opinado sobre la discusión constitucional y estatutaria, pero frente a él, el llamado mundo constitucionalista, lo dominaba todo: Corcuera, Santiago de Pablo, Cortázar, Fusi,… y un José Ramón Rekalde que, sinceramente me enervó.
Rekalde, fundador del FELIPE, ex consejero de Ardanza, es una víctima de ETA a la que ésta casi mata, habiéndole dejado ostensibles secuelas en el hablar. Y ante eso solo solidaridad y respeto. Pero no ante sus opiniones políticas pues este hombre tiene tanto odio en el cuerpo que confunde a ETA con el PNV y desbarra siempre que habla del nacionalismo. Es como Ibarrola. Pura bilis.
Ayer decía que el nacionalismo vasco, el PNV, no quiso llamarle en 1978 a Rubial lehendakari porque el PNV lo único que buscaba era que su visión de la sociedad se impusiera por sobre todo. Queríamos ser los propietarios de las instituciones.
En primer lugar hay que decir que la elección en Vitoria de Ramón Rubial fue harto penosa y pasado el tiempo, el propio Benegas se arrepintió de ella. EI PNV había ganado las elecciones y Juan de Ajuriaguerra era su candidato a Presidente del Consejo General Vasco. Pero aquel socialismo con el que el PNV había estado en la guerra, la clandestinidad y manteniendo el Gobierno Vasco en el exilio, traicionó aquella causa y con el apoyo de la UCD, eligieron a Rubial como presidente de aquel órgano preautonómico. Como hizo hace tres años hizo Basagoiti con López. Toda esta argumentación fue omitida.
Pero a Rubial, como a Ajuriaguerra (que nunca lo hubiera aceptado) no se le podía haber llamado nunca Lehendakari porque el Lehendakari estaba en el exilio en París y era D. Jesús María de Leizaola, sucesor de Aguirre. Y no podía haber dos lehendakaris y mucho menos si uno de ellos había conservado la legitimidad histórica por espacio de cuarenta años. El PSOE había mantenido este criterio hasta esa elección, cuando ignominiosamente se retiró del Gobierno Vasco D. Juan Iglesias. El lehendakari era pues Leizaola y no Rubial que fue presidente de un órgano preautonómico sin apenas competencias y nacido de una concesión de la entonces administración central presidida por Adolfo Suárez. La prueba está que cuando Rubial da paso a Garaikoetxea en 1979, tras las elecciones generales, a Garaikoetxea nunca se le llamó Lehendakari sino Presidente. Solo se le llamó de ésta manera cuando tras las elecciones de marzo de 1980 y vuelto ya Leizaola de París, fue elegido Lehendakari tras haberse aprobado el estatuto de Gernika.
Que a estas alturas nos salga Rekalde manipulando la historia, destilando odio por todos sus poros, mintiendo descaradamente y tergiversando los hechos nos muestra la poca calidad histórica de estos reportajes tan escorados hacia el españolismo.
En aquella época yo formaba parte del Euzkadi Buru Batzar y era su portavoz. Redacté una serie de comunicados contra atentados de ETA y fui impulsor de la primera manifestación contra ETA en octubre de 1978. Participé en aquella reunión del EBB en la que Xabier Arzalluz redactó el comunicado de repulsa al asesinato de Aingeru Berazadi en abril de 1976 por lo que sé de lo que hablo. Incluso aparecí en el episodio del jueves hablando en La Casilla.
Y me disgusta enormemente que Santiago de Pablo hablara de la “tibieza” del PNV contra ETA en aquellos años porque tanto el comunicado tras la muerte de Berazadi como la manifestación de 1978 fueron tomas de postura importantísimas del PNV contra aquella violencia en momentos en los que todavía no había una constitución democrática, ni se habían celebrado las primeras elecciones y el franquismo mantenía toda su estructura de poder. Insinuar maniobras como que el anuncio de la manifestación se hace el día en el que se anuncia la postura ante la Constitución y el haber rechazado a la UCD a aquella en aquella marcha por la paz, es que clama al cielo y solo busca manchar la imagen de un PNV que siempre lo tuvo claro. No así el PSE, ni la UCD ni mucho menos AP. Decir que el PNV trató al mundo de ETA como trataría un padre a su hijo y hablar de pasividad, cuando los enfrentamientos a cuenta de la Marcha de Monzón, las reuniones de Txiberta, y los comunicados contra ETA eran tan continuos me da la clave de que estamos ante muy sectarios historiadores que solo buscan tergiversar los hechos para arrimar el ascua a su escuálida sardina.
Y no entro en los comentarios de Javier Corcuera ante el debate constitucional. Su aire despreciativo nos indica el asco que tiene al nacionalismo institucional porque lo que dijo sobre la ponencia constitucional y nuestra exclusión de ella fue simplemente mentira.
Mal servicio hace a la verdad este trabajo de ETB, del que podría seguir contando sus manipulaciones. Ojalá dentro de un año ETB, con otro criterio y otras personas restablezca la verdad.

6 comentarios sobre “La manipulación histórica de ETB y el odio infinito de Rekalde y Corcuera”

  1. Razones se van acumulando día a día para expulsar a esta chusma de las instituciones que usurpan.Dan asco.

  2. Iñaki, desconocía cómo había sido la elección de Rubial, me alegro de que la hayas explicado como la traición que fue porque esto no hace más que confirmar lo que siempre he defendido. Prefiero un mal PP que un buen PSOE. Al primero siempre le veo, sé lo que dice, que normalmente es lo que quiere decir y sé cómo enfrentarle. El socialista es políticamente traidor por naturaleza y siempre que ha podido, nos la ha clavado a la chita callando. Nunca sabes por dónde van, si caminan a tu lado es porque quieren algo y cuando te das la vuelta, ya no están, te han dejado plantado y caminan tan ricamente por la otra acera…los tengo MUY atravesados….

  3. En un artículo que publicabas en Deia, el viernes 13 de octubre de 1978, asegurabas que «no es una manifestación sólo contra el terrorismo, ni mucho menos una manifestación contra nuestro propio pueblo… Es una manifestación contra las causas que originan la violencia, para lograr la paz en Euzkadi con diálogo y no con funerales, para lograr la convivencia y no para enfrentar posturas abertzales». Después Arzalluz afirmaría que «no era una manifestación contra ETA» y se le pediría a UCD que no fuera a la misma.

  4. Yo estoy esperando que el PSOE-PSE convoque una manifestación contra las torturas y asesinatos de la guardia civil,policía nacional o los GAL,en su día.Máxime teniendo en cuenta que dicho partido fue el patrocinador,organizador,financiador y encubridor de todos estos hechos.
    Lecciones de democracia y «humanidad» ni las preliminares,por vuestra parte.
    Habla el bodrio sectario y manipulado hasta la nausea esa que echa la ETB del pucherazo sobre Mikel Zabalza o Joseba Arregi?.Veremos si también(mejor tampoco)sobre Lasa y Zabala,los arrancamientos de uñas en sede gubernamental y Julen Elorriaga dando el visto bueno a las torturas y a Felipe Gzlez y abundante militancia sociata jaleando a delincuentes como Vera y Barrionuevo a las puertas de la carcel.O de Belloch condecorando a GALindo.
    Nauseas provoca tanta hipocresía y cinismo sociata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *