La gran diferencia entre Roca y Arzalluz

Viernes 1 de noviembre de 2013

Siempre he dicho que Miquel Roca es un magnífico parlamentario, pero un pésimo político. Hijo de un dirigente e Unió, no nos echó ninguna mano cuando hubo que negociar la Constitución ni a la hora de tener grupo parlamentario propio en 1977. Se nos excluyó de la ponencia constitucional y él desechó la figura del Concierto porque «no hay nada más odioso que la recaudación”. Arzalluz y su equipo dieron la batalla y se logró la devolución del Concierto para Gipuzkoa y Bizkaia en 1980. Catalunya está como está por culpa de una mala negociación en 1978. Los socialistas de Raventós no hicieron nada y Roca menos.

Y la diferencia está en que Roca, tras una llamada del rey, aceptó ser el abogado defensor de una señora corrupta como Cristina de Borbón. Por algo le llamó su padre a Roca. Sabe que es un tipo con pocos principios y que siempre juega a dos barajas. Arzalluz jamás hubiera aceptado ser abogado defensor de una señora tan corrompida y de una familia tan poco real.

Pero todo tiene su precio y ese doble juego roquista en la derecha cavernaria no gusta y por eso le han salido respondones. Nada menos que el ABC le ha dedicado la portada con este llamativo titular: «Roca, un padre de la Constitución contra España». Al parecer ha defendido en el Parlamento catalán la celebración de una consulta. ¡Honor!

ABC dedicó este jueves portada, editorial y dos páginas de interior a acusar a Miquel Roca, ponente de la Constitución, de “ir contra España” por unas afirmaciones que hizo el exdirigente de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), hace una semana, a favor del derecho a decidir de los catalanes. El diario monárquico carga toda su artillería contra el abogado de la infanta Cristina en el caso Nóos, y le atribuye una “temeraria embestida contra el orden constitucional”.

Lo que ABC recrimina a Roca

El diario recrimina a Roca, una de las voces más melifluas del nacionalismo catalán, que dijera claramente que “no hay ningún valor en la Constitución que impida escuchar lo que quiere la voz del pueblo” y que le “irrita” que le discutan que “Cataluña sea nación. ¿Pero qué se han creído? Digo que soy nación”, reafirmó el exnúmero dos de Jordi Pujol, que defendió que “el modelo constitucional está agotado” y que “es legítimo sustituirlo por otro que libremente elijan los catalanes”. Para una vez que dice algo sensato le crucifican los que se sienten traicionados.

Roca ha manifestado su opinión como experto sobre la ley de consultas populares que tramita la Cámara catalana, el verano pasado, y por segunda vez, el 15 de octubre, ante la Comisión de Estudio del Derecho a Decidir. Sorprende que ABC recuperara el jueves sus palabras para su ofensiva antiRoca, una semana después.

De padre de la Constitución a padrino de los nuevos convergentes

ABC, que usa para su portada el retrato de Roca que cuelga en la Sala Constitucional del Congreso como ponente de la Constitución, recuerda que “hubo un tiempo en que los convergentes moderados eran llamados “roquistas” en alusión al perfil pragmático del exsecretario general de CDC”, pero esto es algo que ha cambiado según el periódico monárquico y cada vez más de extrema derecha y ahora Roca se dedica a “ejercer de padrino jurídico del proceso de transición nacional de las nuevas generaciones convergentes” desde “su exclusivo despacho Roca Junyent Abogados Asociados”.

Un comentario sobre “La gran diferencia entre Roca y Arzalluz”

  1. Senador, usted anda dolido con Roca po cómo los trató en 1077.
    Yo le agradezco a Roca aquellas actuaciones respecto al PNV.
    Roca fracasó en su intento de montar a nivel de toda España un brazo político para Pujol. Y lo pagó.
    Pero en todos estos años, no recuerdo que Roca haya contribuído a denunciar la corrupción que se daba en las filas de CiU y menos, a rescatar para la caja común los dineros distraídos.
    Y eso se lo reprocho, a Roca.
    El Concierto vasco y no sólo él, son dos rémoras para la caja común por lo más establecidos que están los cupos, infravalorados. Es por ello y no por la especial pulcritud ni por las especial habilidad gestora de quienes manejan los fondos públicos recaudados en la CAPV y en Navarra que les luce el pelo como les luce.
    Cuando exista el clima adecuado y se dé el acuerdo entre las principales formaciones políticas democráticas que nos representan a los españoles en las Cortes, será el momento de introducir las modificaciones convenientes en la vigente Constitución en beneficio de la libertad, de la justicia y de la igualdad de todos los ciudadanos. Confío en que, en ese momento, pase al baul de los recuerdos cualquier privilegio en materia tributaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *