Fallece Mari Carmen Gárate – Sortu afronta una posible multa por falta de controles – Ardanza pide se reconozca el daño injusto.

Martes 23 de enero de 2018

Ha fallecido en Caracas, a los 94 años, Mari Carmen Garate de Atxurra, una clásica en la colectividad vasca de Caracas. Casada con Julián Atxurra, txistulari, de Algorta y constructor en Venezuela, tenían una casa con frontón donde políticos venezolanos y vascos celebraban reuniones alrededor de la pelota a mano. Julián hombre de gran corazón, facilitó en Caracas un piso en el edificio Sierra y posteriormente en el Pacairigua, para que la radio clandestina, Radio Euzkadi, transmitiera todos los días un programa de media hora dirigido a la Euzkadi sojuzgada bajo la dictadura. Todos los días, un trabajador de la constructora, Pedro Briceño, llevaba el talo (la cinta grabada) a Santa Lucía donde estaban los transmisores que se ponían en marcha para estar como un reloj en las ondas, movidos por el gudari del Jagi, Ixaka Atutxa. Toda una labor harto meritoria durante trece años.

El matrimonio tuvo siete hijos, Karmele, Itziar, Ane Miren, Julián, Edurne, Gorka, Aitor, algunos de ellos no han podido llegar al funeral y entierro en el cementerio del Este, al vivir fuera, por el desastre que es hoy Venezuela en cuanto a servicios aéreos. Les mandamos nuestro sincero pésame. Se nos va toda una referencia de una comunidad que rindió inmensas iniciativas bajo el franquismo, una Mari Carmen mujer organizadora de muchas actividades en aquella gran casa del barrio El Paraiso.

 

La inmaculada Sortu no enseña sus cuentas.

Sortu se enfrenta a una sanción de entre 10.000 y 50.000 euros por carecer de un sistema de auditoría o control interno, tal y como marca el artículo 15 de la Ley Orgánica sobre Financiación de Partidos Políticos (Lofpp) de 2015.

Esta carencia podría constituir una irregularidad sancionable tipificada como “grave” en el artículo 17 de dicha Ley Orgánica. Será el pleno del órgano fiscalizador el que determine, finalmente, cómo actuará con la formación de la izquierda abertzale.

La posible sanción se recoge en el Informe de fiscalización relativo al ejercicio 2015 de la formación abertzale, realizado por el Tribunal de Cuentas, en el que se señala, en relación con el documento sobre los resultados de la auditoría del control interno previsto en el artículo 15 de la Lofpp, que Sortu “no ha remitido el informe relativo al ejercicio 2015, circunstancia que se viene reiterando cada ejercicio”.

Dicho escrito también destaca que Sortu no ha publicado en su página web las cuentas anuales relativas al ejercicio 2015, incumpliendo lo dispuesto en el artículo 14.8 de la Lofpp y en el artículo 3 de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre. Tampoco ha publicado el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas del ejercicio 2013, lo que va en contra de lo dispuesto en el artículo 14.9 de la Lofpp.

En relación con el régimen de contratación, el tribunal fiscalizador apunta que la formación abertzale no ha aprobado unas instrucciones internas que regulen los procedimientos de contratación que deberían inspirarse en los principios de “publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación”.

Por otro lado, en relación con la legalidad de los recursos públicos y privados, el informe señala que el partido ingresó cuotas de afiliación por un total de 7.500 euros en una cuenta bancaria distinta a la abierta exclusivamente para esta finalidad, “incumpliendo lo dispuesto en el artículo 8.1 de la Lofpp”. –

Ardanza reclama que se admita el daño “injusto”

El lehendakari ohia José Antonio Ardanza considera que los presos de ETA deben admitir con más contundencia el dolor causado y reconocer que el daño fue “injustamente” provocado. Ardanza resaltó, en declaraciones concedidas a Radio Euskadi, que el daño ocasionado por ETA “no ha caído de Marte”, sino que ha sido producido “de manera consciente”, por lo que en su opinión no cabe hablar de “dolor causado, sin más”, y cree que es necesaria “algo más” de contundencia por parte de los reclusos.

Consciente del debate que en este tipo de latitudes semánticas se suelen abrir y que giran entre el reconocimiento del daño causado y las peticiones de perdón, Ardanza precisó que él no se refiere a que los presos de ETA deban pedir “perdón” porque ello supone una “valoración ética que cada cual da a sus comportamientos”, pero dijo que otro asunto es reconocer que el daño fue “injustamente causado”, ya que “no había derecho” a hacerlo.

El pasado día 8, el EPPK transmitió su total disposición a “asumir su responsabilidad y reconocer a las víctimas el sufrimiento que han padecido”, para lo que planteó “participar en un diálogo constructivo” con los afectados por el terrorismo que permita una convivencia “sin reproches”.

José Antonio Ardanza aseveró que el final de ETA tendría que haberse producido “hace muchos años” y criticó que a la hora de poner punto final se pretenda “retorcer el diccionario” con términos como “renuncia, desestimiento, dolor causado…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *