Gabilondo, Cifuentes, Errejón, La Sexta y la Universidad del Monte Sollube

Jueves 5 de abril de 2018

Le he escuchado hoy en el programa “En Jaque” de ETB al Juntero del PSE de Bizkaia y veterano y agudo político Josu Montalban decir algo que en pocas palabras ilustra muchas cosas. Lo comentaba en el debate sobre lo ocurrido ayer en la Asamblea de Madrid durante la comparecencia de Cristina Cifuentes para dar explicaciones del cómo obtuvo su famoso Master. Y decía Montalbán, ”No sé por qué, en Madrid no tenemos alcaldía desde Juan Barranco”. Juan Barranco, a quien Guerra llamaba el descamisado y sus oponentes Juanito Precipicios, pero había trabajado con Tierno Galván y sabía lo que era un ayuntamiento y utilizar el lenguaje preciso para llegar a la alcaldía.

Creo que Montalbán lo decía con cierta ironía hacia los dedazos de la ejecutiva madrileña pues Madrid es ciudad de izquierdas que lleva siendo gobernada por la derecha desde aquel Álvarez del Manzano. Y yo creo se refería a los errores de su partido a la hora de elegir candidatos con las necesarias calorías políticas y por tanto a la debilidad del discurso del portavoz socialista Ángel Gabilondo, un frailón independiente fichado por alguien a quien deslumbran los títulos pero que sabe poco de política. En esa plaza han fracasado políticos de diseño como Trinidad Jiménez y su chupa, Fernando Morán y sus chistes, el ministro de Zapatero Miguel Sebastián y hace tres años Gabilondo. Gentes sin uña en el rabo.

Lo que vimos ayer fue un debate entre una peso pesado de la ambición política, Cristina Cifuentes, que no ofreció la menor explicación creíble sobre la forma como obtuvo su diploma, salvo el compadreo, pero que machacó a todos los demás por su aparente seguridad ,y entre ellos a un simplón Gabilondo que además leía su discurso. Cifuentes con su energía y decisión le dio hasta en el carnet de identidad a un peso pluma como Gabilondo que ha sido rector, ministro de Educación y profesor de Metafísica, pero que parecía un bisoño frente a un bulldozer. La política tiene sus reglas y una de ellas es que los dedazos no dan buen resultado. Y la designación de Gabilondo fue un dedazo porque hablaba muy bien de Enmanuel Kant pero que en el fondo no sabía donde quedaba el barrio de Vallecas.

Si a la Sra. Cifuentes le convino en su día un título de una Universidad tan sospechosa como la llamada Juan Carlos, rey que no fue nunca a la Universidad y que es una Casa de Estudios que vive de las ubres de la Comunidad de Madrid dominada por el PP, al PSOE le obnubiló los títulos filosóficos del Sr. Gabilondo que están muy bien para el Premio Cervantes, pero que no sirven de nada en un debate parlamentario de golpes bajos, como sucedió ayer. No olvidemos tampoco a la Universidad Carlos III montada por aquel socialista jacobino que fue presidente del Congreso, Gregorio Peces Barba .Esta Universidad y la Juan Carlos son cotos cerrados de sus élites. Imagínense lo que dirían en la Corte si en Euzkadi tuviéramos la Universidad Sabino Arana.

Pero es que esto de la titulitis no es nuevo. Cada vez más a la gente le gusta adornarse con este tipo de plumas y de masters de pavo real que iluminan y perfuman una carrera pero que a la hora de la verdad sirven para muy poco. Hay mucho idiota con master que no sabe nada de la vida.

Recuerdo, como contaba Galindez, lo que hacía un aldeano de Busturia al iniciar sus parlamentos en las sobremesas o en el Jai Alai de Nueva York. El hombre había hecho fortuna en la ciudad de los rascacielos. ”Yo-decía-graduado en la Universidad del Monte Sollube os digo….”. Con este título universitario, tipo master de Cifuentes, daba a entender que su Universidad había sido la vida y la calle y no le había ido nada mal. También decía que en la política hay muchos pájaros de alambre de esos que cuando das dos txalos echan a volar y dejan el cable solitario. De eso también hay mucho.

Cristina Cifuentes es una política ambiciosa, dura y demagoga pero no se le puede negar el coraje suficiente para no arredrase ante un panorama más negro que un día de tormenta. Frente a ella tenía, como he dicho, a Gabilondo más propicio a presidir la Conferencia Episcopal que la alcaldía de Madrid. Gabilondo es una persona que, además de su pobre parlamento de ayer, a mí personalmente me decepcionó por una vivencia que tuve con él.

Hace años se celebraba en el Carlton de Bilbao uno de esos desayunos mañaneros y como el invitado era un socialista, nos vino de Madrid Ángel Gabilondo como ministro de educación y me tocó cerca de él.Hombre correcto y afable hablamos de varios temas y en una de éstas le pregunté si sabía donde estábamos. ”Claro que sí” me dijo. ”En el hotel Carlton”. ”Si, le dije, pero ¿sabes lo que funcionó aquí en tiempo de guerra?’”. ”No tengo ni idea” me contestó. Aquel hijo de un gudari, y entonces ministro de Educación no tenía ni pajolera idea que había sido la sede de Lehendakaritza y donde Aguirre había tenido su despacho. Ni curiosidad intelectual, ni curiosidad histórica, ni curiosidad vasca, ni curiosidad familiar. Algo que demostró en el debate. No sabía donde estaba y qué argumentos utilizar. Solo siendo buena persona, no se puede uno lanzar a una piscina de tiburones.

Aquel desapego por la historia del pueblo donde había nacido él y su familia me ilustró la distancia ante la realidad que tenía el personaje y sus ambiciones, y eso se le ve cada vez que abre la boca. En el fondo, un tipo nada interesante, políticamente hablando, y quien a pesar de su metafísica kantiana, muy superficial.

Paralelamente a esto, y tan sucio como los manejos cifuentiles, le tenemos a Iñigo Errejón que quiere ser el presidente de la Comunidad madrileña, el puesto de Cifuentes, y que goza de todo el apoyo de Antonio García Ferreras en la Sexta para este cometido, aunque esta semana se halla ido a Bolivia a asesorar a Evo Morales, otro demócrata de toda la vida y quien a pesar de que la Constitución de su país se lo impide quiere ser reelegido a la brava. ¿Qué es eso de dejar el poder?. Que se lo pregunten a Maduro, asesorado en su día por Monedero e Iglesias.

Lo malo es que con toda su desvergüenza y su cara de niño bueno critica a la Sra. Cifuentes cuando él en la Universidad de Málaga fue suspendido de empleo y sueldo por su chapuza en vulnerar la ley de incompatibilidades al participar en un proyecto de investigación y no estar ni presente en aquella Universidad. ¿Este tipo tiene autoridad moral para criticarle nada a la Sra. Cifuentes?.

En resumen. No le creí nada a Cifuentes de lo que dijo en su debate y creo que hubo un tráfico de influencias como un camión para lograr su Master, y que si hoy tuviera que repetir la operación, se sacaría selfis todos los días y organizaría meriendas con sus condiscípulos, pero en su día no lo hizo porque bastaban los amigos del PP. Lo malo es que paralelamente veo una campaña sucia de la Sexta, una debilidad terrible del PSOE con su candidato Gabilondo, un caradurismo de Errejón que clama al cielo y, repito, una corrupción informativa oceánica de un canal de televisión y de su gran pope Antonio García Ferreras.

Madrid, el rompeolas de España es así, Sra. Baronesa.

3 comentarios sobre “Gabilondo, Cifuentes, Errejón, La Sexta y la Universidad del Monte Sollube”

  1. señor Anasagasti, a usted le pasa lo mismo que a mi y estamos ajilipollados. Gabilondos y errejones han pasado raudo y veloz. La otra señora Cifuentes todavía hay salsa pero creo que está todo el pescado vendido.
    Al señor Puigdemont le han liberado y no le entregan a España.
    Esa es a estas horas la noticia.
    Manos a la obra y ganese el sueldo porque sus comentarios son a veces buenos excepto cuando ataca sin fundamento a la IA.

  2. QUE HABLES DEL TAL MONTALBAN, QUE QUIERES QUE TE DIGA, ES BUENO PARA QUE LOS QUE LE VEMOS EN LAS TERTULIAS SALGAMOS CONTENTOS PUES ES UN CANTAMAÑANAS ADOCTRINADO QUE CADA VEZ QUE ABRE LA BOCA SUBE UN DURO EL PAN, VAYA, VAYA TERTULIANO.
    PERO HAY UNA COSA QUE CON RESPECTO A TI ME TIENE PREOCUPADO ES TU ACTITUD HACIA PODEMOS, NO LA ENTIENDO, QUE GENTE VAYA A GANARSE EL PAN ASESORANDO A OTROS PAISES,A OTRAS PERSONAS YO NO LE VEO NINGUN PROBLEMA; COMPARAR LO DE ERREJON CON LO DE CIFUENTES PUES QUE QUIERES QUE TE DIGA YO CREO QUE ES DESVARIAR Y HACER UN FLACO FAVOR A TU INTELIGENCIA, PORZIERTO LO DE ERREJON ERES TU EL UNICO QUE HABLA DE ELLO Y YO NO HE VISTO NINGUNA RESOLUCION QUE JUSTIFIQUE LO QUE DICES.
    SOLO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE TU INTERES SUDAMERICANO ES POR LO QUE VEO TU ACTITUD HACIA PODEMOS UNICO PARTIDO NO ENCAUSADO POR CORRUPCION.
    TIENES CLARO QUE YO NO SOY DE PODEMOS, NI HE SIDO NI SERE, PERO CREO QUE ES INJUSTA TU ACTITUD HACIA PODEMOS.`
    PORZIERTO EL PSOE ES UN PARTIDO CORRUPTO QUE HA FICHADO AL PAN SIN SAL, GABILONDO; ESTE BUEN HOMBRE CON TODOS SUS TITULOS NO TENIA QUE HABER FICHANO NI POR EL PSOE NI POR NINGUN PARTIDO CORRUPTO, PERO LAMETAFISICA ES LA METAFISICA Y A TI TE ENCONTRE EN LA CALLE.

  3. Qué poco interés demuestra el Sr. Anasagasti por informarse sobre el tratamiento televisivo dado al “caso Cifuentes”. La cadena Cuatro le da bastante más más cera a la citada señora que la Sexta. El periodista Javier Ruiz, a mi juicio con buen criterio, denuncia día a día los acontecimientos referentes a ese asunto y, así mismo, del resto de la actualidad. No sé yo ese “anti ferrerismo” a qué obedece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *