Mil asesinadas: ¡obscenidad!

Hoy se llenan de artículos las páginas de los periódicos y habrá menciones en todos los medios de comunicación por haber llegado a la escalofriante cifra de mil mujeres asesinadas por violencia machista. Una cifra tan obscena como irreal.

Ciertamente, ver y leer que desde 2003 han sido mil las mujeres que han sido asesinadas es un buen titular pero la verdad, lamentablemente es aún más escalofriante porque han sido muchas, muchísimas más. Este número redondo, solo es parte de la cruda realidad que responde a la violencia sistemática y sistémica a la que estamos sometidas las mujeres y niñas ante la pasividad de las instituciones, que no terminan de entender que para acabar con esta violencia estructural hay que poner en marcha leyes que terminen de una vez por todas con el sistema heteropatriarcal, origen de toda esta violencia contra las mujeres solo por el hecho de serlo.

Leyes que por supuesto, deben estar acompañadas de los recursos materiales y humanos necesarios. Leyes que se aprueban pero no se ponen en marcha por falta de presupuestos para llevarlas a cabo, no valen para nada. Y leyes que deben ser puestas en marcha desde una perspectiva feminista, pero que si quien las «maneja» no hace más que reproducir aquello que debiera erradicarse, son leyes para tirar a la basura.

Es imprescindible que el Feminismo esté presente de forma transversal en todas aquellas políticas troncales que se pongan en marcha, sobre todo en la justicia, la educación  y el empleo pero también en la seguridad, en la acción social y en la salud. Y no debemos olvidar que otras políticas como las de movilidad y urbanismo son imprescindibles para crear ciudades y estados feministas.

No voy a hablar hoy de cifras. Las que vemos, las que saltan a los titulares son  las que solo tienen en cuenta los asesinatos de mujeres por sus parejas o exparejas pero no a cientos de mujeres asesinadas por otros hombres más allá de esas relaciones. Son cifras que no tienen en cuenta a las que son explotadas sexualmente, ni las agredidas y violadas, en pocas palabras: las que no tienen en cuenta la vida y dignidad de las mujeres en toda su dimensión para dejar de ser meros números que resuenan fuertemente por haber llegado a mil.

Pongamos por tanto en marcha gobiernos feministas que no sean dirigidos por machos alfa de los que ya estamos más que hartas. Pongamos en marcha mareas de feministas que lleguen a las instituciones y sean un tsunami en las calles, no sólo el 8 de marzo… Solo así, desde el compromiso y la creencia de que es posible acabar con el machismo y los machirulos que nos revientan los tímpanos y nos tocan los ovarios cada dos por tres, podremos dejar de lanzar titulares efímeros que duran unas horas pero que al leerlos, nos oprimen las entrañas.

#NosQueremosVivas #GoraBorrokaFeminista

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

Un comentario sobre “Mil asesinadas: ¡obscenidad!”

  1. Si, mil asesinos Y MÁS.
    Un triste balance. Ya son más muertas que por el terrorismo y es que esto es terrorismo. Hoy he oído una triste noticia, que los niños consumen pornografia a partir de los 8 años. Como se lucha con esta educación sexual tan toxica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *