Rubial nunca fue Lehendakari

Miércoles 31 de octubre de 2012

La Fundación Ramón Rubial ha recordado este miércoles el aniversario (28 de octubre 1906) de quien fuera presidente del PSOE, senador, resistente, y, en 1978 presidente del Consejo General Vasco. Me parece muy bien se recuerde a personalidades desaparecidas y que trabajaron por la sociedad que les vio nacer, sobre todo a una persona que como Rubial pagó con la cárcel dicha defensa.

El homenaje se realizó ante la estatua que Rubial tiene al lado del Guggenheim en el Paseo de Uribitarte. Rubial vivió en la Avenida de las Universidades y no era raro verle paseando por el Campo de Volantín, frente a donde hoy está su estatua.

La estatua de Rubial fue hecha por el escultor Casto Solano y está muy lograda Algo así debería hacerse con el Lehendakari Leizaola cuya calle está cercana a esta estatua.

Conocí y traté a Rubial. Él fue uno de los responsables de desbaratar la plataforma socialista vasca que el consejero Aznar quiso montar desde México con socialistas del interior. Tras la guerra mundial Prieto quería acabar con el gobierno Aguirre en el exilio y tras el fallecimiento del consejero Juan Gracia en París y del abandono del consejero socialista Juan de los Toyos en México, (Prieto logró lo nombraran gerente del Colegio Madrid) solo quedaba Aznar y éste se opuso a la pretensión prietista y, ganando aquella dura batalla política, tuvo que dimitir en 1946. Rubial fue uno de los artífices de que la propuesta Aznar no prosperara.

Rubial tiene al pie de su estatua puesto el nombramiento de Lehendakari. Nunca lo fue. Fue Presidente del Consejo General Vasco tras ocho votaciones que se tuvieron que hacer en pugna con Ajuriaguerra. Pero nunca fue Lehendakari. Éste, Leizaola, estaba en París, en el exilio y presidiendo un gobierno con un consejero socialista que se llamaba Juan Iglesias y al que le faltaba un brazo, perdido en una de las fugas del Fuerte San Cristóbal.

Rubial como presidente del Consejo General Vasco lo primero que hizo tras ser elegido fue ir a San Juan de Luz y en el hotel Madison entrevistarse con el Lehendakari Leizaola y su gobierno en el exilio. Mayor evidencia de que había un Presidente y un Lehendakari, imposible. Y es que además Rubial dejó de presidir el Consejo General Vasco en junio de 1979 ocupando este puesto Carlos Garaikoetxea que fue elegido presidente del Consejo General Vasco y, tras aprobarse el estatuto de autonomía de Gernika en octubre de 1979 y regresar Leizaola del exilio en diciembre de ese año, se convocaron elecciones en marzo de 1980 y fue entonces cuando Garaikoetxea pasó de presidir el Consejo a ser el tercer Lehendakari. Patxi López ha sido lehendakari. Rubial no lo fue nunca.

Y finalmente.

Me parece muy bien se recuerde a Rubial, pero me sigue llamando la atención el poco afecto que tienen los socialistas del PSE a sus referentes del siglo XX como Tomás Meabe, Santiago Aznar, Juan Gracia, Juan de los Toyos y sobre todo Julián Zugazagoitia, diputado, ministro y fusilado por Franco. Y lo malo es que hablas con cualquier socialista y no tienen ni idea de quienes fueron estas personas. Toda la historia del PSE se resume en Rubial. Y no es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *