La campaña pepera vista en sus protagonistas.

Viernes 20 de julio de 2018

El PP debió montar este tinglado de las primarias pensando que no se iban a producir como se han producido ya que el dedo del jefe impediría este tipo de primarias más propias de partidos asambleistas que de un partido de “orden y predecible” que solo ha necesitado hasta ahora el dedo mágico del jefe de turno.

Pero no ha sido así. Rajoy se va a Santa Pola ante una imprevista Moción de Censura que pierde y dice que no va a intervenir en nada en el proceso electoral interno porque quizás pensó que en el caso de que fallara Núñez Feijó, para eso estaban sus dos damas, Cospedal y Soraya, y que cualquiera que saliera, él bendeciría el resultado con gusto y aquí paz y luego gloria. Pero, desde una esquina del cuadrilátero, les salió el menos pensado, un tal Pablo Casado, con cara de niñato, y que quería hacerse con el santo y la limosna, y ahí se rompieron todos los equilibrios y este sábado veremos quien se lleva el gato al agua. Me da que Casado.

Y ahora voy a analizar distintos protagonistas de este sainete que no ha estado nada aburrido.

Luis de Grandes Pascual, viejo conocido. Fue ocho años portavoz del PP en el Congreso. Me tocó lidiar con él, todas las leyes. Buena formación, olfato político, pero poco resolutivo. No quiso arriesgar siendo candidato para Castilla La Mancha, cuando se lo propusieron, por temor a Bono y creo que esta presidencia del Congreso le ha venido bien para sacudirse la modorra de su baja actividad en el Parlamento Europeo. Un clásico de Ciudad Real.

Lo mejor ha sido ponerle valiente y contundentemente en su sitio a Aznar que había protestado porque no le habían invitado al Congreso y lo peor no permitir un debate entre Casado y Soraya y, antes, con todos los candidatos. Gran amigo de Rajoy.

Alberto Núñez Feijó, presidente de la Xunta. En un mal remedo de Alfred Hitkoch. Le gusta el suspense y marear al personal. Me ha decepcionado. Ha tratado de engañarnos diciendo que no se presenta por respeto a los gallegos. Mentira y, ahora innova con su juego de a quien apoya y a quien no, y ha tratado a sus compromisarios como parvulitos. ¿Y éste es la esperanza blanca del PP?. Menudo petardo.

José Manuel Margallo. Un auténtico impresentable. criticado ahora, lo que no hizo siendo miembro del gobierno. Buena cabeza, estropeada por su carácter de chisgarabís. Poco serio y muy poco inteligente en sus ataques a la Vicepresidenta. Seguramente la comida de ayer la organizó él. Un enredador con sonajero que no quiere perder pie y está más para andar con su velero en el Mediterráneo que para hacer política por estos lares con recetas muy viejas.

Javier Arenas. El video en el que aparecen en sepia Arenas, Villalobos y Montoro produjo rechazo y hablaron de juego sucio y manipulación y sin embargo a mí me gustó hasta la música. ¿Por qué no recordar lo que algunos les interesa tapar como por ejemplo descubrir que por mucho que digan que son la regeneración están más ajados que la Chelito?

Arenas Bocanegra es un conspirador nato, un señorito andaluz con limpiabotas, el tipo que le ha trabajado a Soraya Andalucía sin depurar el censo, el hombre que como Martín Villa no se baja del coche oficial ni harto de Manzanilla, el político de aparato y de conspiraciones por antonomasia. Alguien a quien en mi sano juicio no le compraría un coche de segunda mano. En fin, un impresentable de tomo y lomo.

El Jai Alai. Restaurante donde iba antaño el Real Madrid. Fuimos como Grupo un día a comer y no hemos vuelto. No se come bien y no te tratan bien.

José María Aznar. Un fantasma de la Opera que se cree un gran estadista y es un metepatas de manual, un narciso, un resentido y un bobo de campeonato. No fue a votar, y siendo presidente de honor se dio de baja y sacó a FAES de la órbita del PP, se rió de Rajoy y le hizo la vida imposible porque éste no quiso comer de su mano, está todo el día cabreado, pretende impartir doctrina y solo causa rechazo y tras decir que ya no estaba en el PP y abogar por una plataforma distinta, critica no le hayan invitado y encima quiere mangonear. Hará bien quien gane en no invitarle ni el día de la Hispanidad absolutamente a nada.

Alonso, Oyarzabal, Semper. Los vascongados que han apoyado a Sáenz de Santamaría con una vehemencia digna de mejor causa. Los tres quieren hacer política en Madrid y creen que Soraya les garantiza el puesto, a pesar de que el PP en Euzkadi camine hacia un espacio residual por no haber hecho el menor aggiornamento de su partido. Me da que se van a quedar para vestir santos en sus pueblos .Ojalá.

Pablo Casado. Ha hecho una buena campaña. Se ha movido como una ardilla. Se ha mordido la lengua. Se equivocó en Navarra hablando contra el euskera y no ofreciendo una salida a la situación catalana. Aunque pierda, se ha labrado bien su hueco. Es un Rivera de Palencia y el único que puede arrebatarle a Ciudadanos los votos perdidos. Muy español español y siempre español.

Soraya Sáenz de Santamaría. No es tan centro derecha como dice. Le hice una pregunta sobre el Valle de los Caídos y sobre Franco y me dijo que buscara la mayoría parlamentaria suficiente que ellos no se iban a mover. Prepotente y poco hábil a la hora de actuar y haber concitado tanta animadversión alrededor de su persona. Si gana lo va a tener más difícil internamente que fuera de su partido.

Mariano Rajoy. El más listo de todos. Su principal defecto es siendo gallego y con abuelo galleguista, ser más español que un botijo de Santa Pola. Listo como él solo, buen orador, amigo de fumarse un puro viendo un partido de fútbol, cometió el error de denunciar ante el Constitucional el estatuto catalán, no recibir al Lehendakari durante su mandato con mayoría absoluta y haber hecho una política plana en casi todo.

Su discurso final quedará para la historia del PP y por no querer tomar la decisión de dimitir durante la moción de censura y de tomar la decisión de optar por Soraya como candidata, ha logrado se hagan estas curiosas primarias. Vivirá menos amargado que Aznar, será una referencia y a ¡vivir que son dos días!

 

3 comentarios en «La campaña pepera vista en sus protagonistas.»

  1. De Alonsotegi se sabe algo?, o de eso aquí en este medio no se habla?. Ah es que no son del PP.

  2. Asambleistas no, en castellano, se dice asamblearios, puede que en su querido Venezuela lo digan de otro modo, e incluso la RAE lo acepte, pero mientras estemos aquí digamos como siempre, asamblearios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *