Crónica 10km Puente Bizkaia. Retomar los buenos hábitos.

Otra de las cosas que quedaron atrás en este humilde blog fueron las crónicas de las carreras. Salvo las dos o tres grandes pruebas, el resto pasaban al baúl de los recuerdos. Muchas de esas veces, por pensar que no fueron grandes pruebas, pero no hay que obviar lo que es esto: el blog de un corredor paquete contando sus andanzas. Es importante no perder nunca el norte. Si no miren a Marilo Montero.

El sábado a eso de las 7:30 ya estaba en pie. Hoy tocan los 10km del puente de Bizkaia. Teniendo en cuenta que la carrera era a las 10:30 y que de mi casa a la salida hay 10min, es una hora un poco temprana. Pero si tienes un niño de 16 meses sabes de qué hablo. Súmele que hemos empezado la guardería y con ello las enfermedades de transmisión pedagógica… y tenemos eso: una noche sin dormir y un madrugón guapo. Desayuno rápido, mis cereales, mi cafelito… y hacer tiempo por casa, limpiando vómitos y recogiendo aquello que pudiésemos.

Me planto en la recogida de dorsales con el tiempo suficiente para contar las típicas mentiras del buen corredor: solo que en mi caso cualquiera que lo oiga, se pensará que miento en mi contra…ya que siempre pienso que la cosa va a ir mejor de lo que luego es. Me pasaba en los exámenes. Típicas gestiones en el servicio, hay que salir descargado, calentamiento y listos para la salida. Veo caras conocidas, lo mejor es estas carreras.

Salida caótica, que si si que si no, pumm todos a correr. Salida lenta, es de las pocas veces que veo la cabeza de carrera hasta mediada la primera vuelta (de tres), bien es cierto que tengo una buena vista. Yo voy a 3:45 y delante no creo que vayan a más de 3:35. En los tiempos que corren, lento. El circuito era muy sencillo. Se iba por una calle y se volvía por la paralela. La ida picaba para arriba y la vuelta para abajo. Solo que había más tiempo subiendo que bajando. Cómo??? La subida era más tendida, la bajada era más corta y luego era llano. Por lo que estuvimos más tiempo subiendo que bajando.

Tres vueltas decía, de las que me sobró una, por lo menos. Sin ritmo desde la mitad de la segunda. Pesado y sin chispa. Bien de caja, bien de piernas… pero esa sensación de que no te entra la 5. Acabamos con dignidad lo que iba para test y se quedó en entreno. 4:04 de media, con una gran parte a 3:50, otra a 4:15 y vuelta a bajar un poco. Es lo que hay, el atletismo no miente. Vales lo que dicta el crono.

Aprendizaje: Hay que ser más realista con los ritmos objetivo. No vale lo que hicimos hace X meses o cuando iba a COU, eso delete, borradlo… Hay que jugar las cartas que te toquen ese día: calor, falta de sueño,… y adaptar el día a eso.

Material: Muy contento con las zapatillas Reebok One lite, pensaba que a lo mejor se quedaban algo pesadas pero para nada. Pantalón Reebok One de la misma colección verano, perfecto. Calcetines del HyM, ojo que parece broma pero están de cine y no sé si valen 1€. Camiseta de competición Victory Endurance, transpirable… normal sin incidencias.

Alimentación/ suplementación: Para una carrera de 10km no creo que sea importante hacer nada especial, incluso ni tomar un gel yo creo. Pero dado que había desayunado muy pronto y tenía miedo a llegar justo, me tomé un Energy up con cafeína mientra me tomaba un café antes de la salida. Lo que si suelo tomar es el Race Start que contiene L-Carnitina, que para algunos no vale para nada pero a mí me va bien, ambos de Victory Endurance.

10659455_958175890875954_5726203833757268972_n

Hurrengo geltokia Spartan Race:

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *