Runners solidarios

He perdido la cuenta de las veces que he borrado y escrito este post. En diferentes épocas y por diferentes motivos. Los de escribirlos: el cansancio de ver a gente comercializar (a favor y en contra) de la solidaridad. Los de borrarlos: si meto la pata y a uno de los que pienso que lo hacen por oportunismo, no es así, con solo a uno, habré cometido un error, un error que nadie se merece. Con uno solo. Por eso, hay que ser fino, y si alguien se siente ofendido quiere decir que este post no va por él. Va por todos aquellos que se valen de la «solidaridad» para llenarse el bolsillo.

De un tiempo a esta parte me he encontrado con gente que se plantea retos o acciones deportivas (las habrá de otros ámbitos, pero los desconozco) con un fin social, un fin de ayuda, un fin altruista… Eso en principio es bueno. Todo lo que sea ayudar al prójimo debería ser positivo. Pero luego rascas y ves que le han puesto la etiqueta solidaria para conseguir: patrocinadores, difusión, salir en los medios… Maquillan una acción con el barniz de la solidaridad en beneficio propio. Y eso creo que no es lo correcto.

Como decía en el primer párrafo me da miedo meter la pata y meter en el saco a todos. Por eso no me voy a meter a dar ejemplos concretos, cada uno que haga su juicio y saque sus conclusiones, evalúe y piense (que es gratis).

En esta sociedad en la que vivimos es muy difícil ser coherente al 100%, hay que interactuar con muchos actores y la vida a veces es muy complicada. Pero como se suele decir: tener un acuerdo de mínimos con tu alma y que te metas a la cama sabiendo que eres honrado. No estoy aquí para justificarme de nada, ni para demostrar que soy más o menos que nadie, para nada. El que me conoce sabe cómo soy, y el que quiera conocerme aquí me tiene.

Soy el primero que sé que se puede y se debe hacer más. Pero soy de los de acción-reacción-repercusión. Lo que seguro que no haré es buscar en un web enfermedades que desconozco para conseguir el aplauso fácil apadrinando mis acciones, ni me lucro con lo que hago (ni tengo intención de ello), ni digo que hago tal cosa para dar visibilidad a proyectos que son más grandes que yo mismo, ni nada por el estilo.

Cada uno que haga lo que quiera y pueda, pero que ni maquille cosas que las iba a haber hecho sí o sí, ni utilice la solidaridad en beneficio propio.

Unos con el amor calculan interés y si lo rompen calculan otra vez.

 

 

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *