Carta a una amiga en paro.

 

Estos días ando de la ceca a la meca ya que se está celebrando, el Foro para la Igualdad en Euskadi. Es un Foro para la reflexión en el que se repite constantemente los niveles de desigualdad en los que todavía estamos, la precariedad y pobreza femenina y cómo no, siempre aparecen como estrellas invitadas los datos del paro femenino fruto de la desigualdad laboral que casi nadiequiere aceptar.

Tanto es así, que no puedo dejar de pensar en ti querida amiga que estás en paro y que muy a tu pesar, sólo eres un número más entre los que  conforman esa tremenda cifra que no va a dejar de crecer. Tú, amiga, que fuiste despedida con cuatro mujeres más y nadie dijo nada. Tú que con una carrera profesional brillante y una carrera académica, sacada a pulso de tus ratos libres igualmente espectacular, no te sirvieron para que alguien lo valorara. Ser mujer y estar cerca de los 50, no te ayudó, pero lo que es peor, me temo que vas ser invisible de aquí en adelante. Qué sociedad más ciega! En cualquier país europeo se valora la experiencia, el talento y la trayectoria de las personas y la importancia que ello tiene en la transmisión del conocimiento. Aquí, la mayoría de las veces sólo se les valora a los varones. Alguien que sabe mucho de esto me lo decía claramente hace unos días: si fuera un hombre sería un “fichaje”. Si eres mujer no te valoran. A nadie le importa. Eres una viejuna en el mejor de los casos, y una menopáusica en el peor  de ellos

Así que te he visto en pura desesperación por no tener eso, ninguna esperanza. Vagando alrededor de ti misma sin encontrar el rumbo. Pidiendo ayuda a gritos cuando pocos tuvieron la enorme paciencia de escucharte, porque si alguien pudo hacerlo pasó de largo y los que no podíamos hacer nada, nos moríamos de pena al verte llorar. Viajaste tan dentro de ti que estuviste a punto de perderte. Hasta tus amantes te dieron de lado. Siempre creíste que te querían por cómo eras, pero estabas equivocada. Posiblemente lo hicieron por lo que significabas en su imaginario masculino. Te dolió, pero no te sorprendió. Igual es que nunca esperaste nada de ellos. Y cuando tus propias lágrimas te ahogaron, el desencanto te había dejado paralizada y la decepción recorrió como una bala tu cerebro de lado a lado, empezaste a respirar, con dificultad. Apenas se te oye, pero respiras.

A veces, cuando estoy contigo no puedo evitar un sentimiento de compasión pensando que tú te crees que lo has superado, pero yo veo que la línea para volver atrás es tan delgada que siempre me estremezco. Otras veces, te admiro por tu esfuerzo titánico, por querer vivir y sobre todo, por querer cambiar de vida en una sociedad que te ha dado la espalda. Porque nadie que conozco es tan fuerte y tan vulnerable a la vez. Porque estás aprendiendo a mirarte tú misma y no a través de la mirada de los demás. Y no me queda otra que quererte. Aunque visto lo visto, lo mejor es que te quieras tú. Y no tengo duda de que estás en ello.  Larga vida, amiga, pero eso sí, siempre cerca de mí.

 

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

6 comentarios en «Carta a una amiga en paro.»

  1. Cuánta razón en este post, Carmen! ¡qué manera de desperdiciar la experiencia y el talento!…Pero estoy segura de que esa amiga saldrá del pozo porque esa experiencia y esa vida que tiene tras de sí no la valorarán los demás, pero para ella será fundamental a la hora de enfrentar esta etapa.
    Y, a la larga, no te olvides, el tiempo pone a cada uno en su sitio…..

  2. Es sabido, desde hace tiempo, que un hombre en paro por encima de los cuarenta años, tiene harto difícil encontrar un empleo y para uno en los cincuenta, es prácticamente imposible.
    Lo que expones es la misma matraca victimista y lacrimosa de siempre, sin el menor sentido.
    Saludos

  3. Estoy de acuerdo en que existe una desigualdad salarial dentro del concepto salario economico hacia la mujer ,es mas que claro como tambien es visible la violencia de genero , dos factores de mucho peso a considerar en sociedades desarrolladas ,? que dejariamos para las sociedades subdesarrolladas ? , Equidad salarial justa y violencia de genero , dos temas que la sociedad de hoy ignora , desconosco las razones ,la verdad .

  4. Parece que esa carta va dirigida a mi y tienes razón, hay que quererse una misma porque si esperamos que nos quieran los demás…….siempre pensarán que las mujeres estamos para cuidarles y para sacrificarnos por ellos.

  5. Tengo menos de 40 años y una gran experiencia en actitudes misóginas encubiertas como ¨bromas¨ …uno de mis jefes proclamaba a gritos que en su cocina no quería negros ni mujeres y ¡sorpresa ! no los había , otro se reía cuando sus subalternos colocaban compresas pintadas de rojo a la «freganchina» en el lavavajillas y cuando esta sña de más de 50 años lloraba era problemática e hipersensible …¡era broma mujer! hay que reírse …. lo que más gracia me hace es cuando se pregunta a jefes de cocina por la presencia casi testimonial de cocineras y empiezan a inventar o a acordarse de las dos que son propietarias de su negocio… pero señoras de la limpieza y freganchinas hay miles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *