Esto qué es, ¿la Sección Femenina?

Muy dura ha sido la lucha de la perseverante Viviane Reding que, por fin esta semana, ha conseguido que la Comisión Europea haya aprobado su propuesta de una ley europea para que haya un 40% de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas en 2020. Ha sido una lucha titánica contra un frente, donde países que se autodenominan modernos y progresistas como Reino Unido y Holanda, se han opuesto rotundamente a su propuesta de una cuota femenina obligatoria en las empresas.

Admiro profundamente a esta Vicepresidenta y Comisaría de Justicia de la Unión Europea. Mujeres así necesitamos en este precario mundo que nos ha tocado vivir a las mujeres. Pero ha sido, desde mi punto de vista, una victoria amarga ya que para sacar la propuesta adelante,  ha tenido que ceder en que sean los estados miembros los que diseñen las sanciones  a las empresas que no cumplan ese 40%. Y eso es muy peligroso, porque va a ocurrir  lo que está ocurriendo aquípor ejemplo,  con la “Ley Orgánica para la Igualdad efectiva de Mujeres y Hombres” de marzo del 2007: una ley bastante innovadora en sus intenciones pero que las empresas no  cumplen, y no pasa nada. Ni se han puesto en marcha los suficientes Planes de Igualdad que con un plazo máximo de ocho años, habiendo pasado ya casi seis, debieran estar en funcionamiento en todas las empresas de más de 250 trabajadoras y trabajadores ya que es obligatorio, ni como se dice en su artículo 75, haya en sus Consejos de Administración una presencia equilibrada de mujeres y hombres.

Y nadie mueve ficha. Con la que está cayendo, para qué vamos a meternos en estos menesteres, si lo que importa es salir de la crisis. Evidentemente, una crisis provocada por los varones que son los que detentan el poder, toman las decisiones y que miren por dónde, nos ha abocado a la denigrante situación actual.

Y claro, lo de cuánto nos aburre esto de la paridad, porque somos personas y lo que importa es la valía de los individuos, es un discurso ferozmente neoliberal que no atiende a que la discriminación es evidente en este ya viejo y contaminado (en todos los sentidos) continente: el 86,3% de los consejeros son hombres y el 60% de las nuevas licenciadas mujeres. Y es que a mí también me aburre a veces… pero porque creo que tanta injusticia debiera desaparecer…ya, de cuajo, sin contemplaciones.

Así, que como a mí me gusta decir, de aquellos polvos estos lodos y tenemos que escuchar estupefactas a la presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso español, diciendo sin un mínimo de decoro ante el Comité de Derechos de la Mujer en el Parlamento Europeo que hay necesidad de lograr la paridad pero “con premios y desde la voluntariedad”. ¿Pero dónde se cree que estamos? Pensará que aún seguimos en los años de la Sección Femenina, porque su discurso huele a eso: a rancio, patriarcal y a pobres chicas sin talento que sólo nos queda interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho. Y es literal de lo que por entonces pregonaba el aparato de educación femenino, junto con curas y médicos de aquellos años de la dictadura.

Es evidente que  control masculino del mundo público sigue siendo una base importante de las relaciones patriarcales modernas, porque los varones regulan las condiciones en las cuales se les permite a las mujeres acceder al mismo. Aunque actualmente lo “políticamente correcto” es afirmar que es positiva la incorporación de las mujeres a los ámbitos de decisión, la realidad es que si no se emplean estrategias de género como los sistemas de cuotas (directos o indirectos), la paridad entre mujeres y hombres no va a ser nunca una realidad.

Esperar con los brazos cruzados a que porque una ley se promulgue, cambie algo, es cuanto menos, ingenuo. Porque la resistencia de los varones a perder sus cuotas de poder es férrea y no va a ser fácil que con el montón de mujeres que se necesitarían para ocupar dichos cargos, nos los cedan generosamente.

Pero cueste lo que cueste, seguiremos hablando de paridad, y lo haremos en la esfera pública si nos dejan, y sino en la calle (quién sabe, dentro de poco igual tampoco nos dejan a base de golpes), porque sabemos organizarnos y porque la presión externa es imprescindible para conseguir ser eso: personas sí, pero personas con igualdad de derechos. Sin ese movimiento feminista y asociativo, les puedo asegurar que hoy nos estaríamos donde estamos. Aunque haya mucha gente a la que no le guste y siga ridiculizándonos. Y porque aunque la ley de Reding al final no salga adelante (realmente está difícil con Cameron y Merkel en contra),  aunque las leyes no se cumplan para sonrojo del sistema democrático en el que vivimos, y aunque en los nuevos presupuestos del Estado para 2013, se haya reducido un 24% en políticas de Igualdad y Bienestar Social, seguiremos perseverando como Viviane. Porque para Sección Femenina ya tuvimos una y con las majaderías que decían sólo nos queda hacer chistes y reírnos un poco. Pero aparte de eso, ni un paso atrás!

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

4 comentarios sobre “Esto qué es, ¿la Sección Femenina?”

  1. El control masculino para proteger a las féminas.
    Con un machismo propio de la Edad Media los hombres se ocupan de legislar en favor de las mujeres contra toda razón y contra todo hombre que se atreva a levantar la voz. Las mujeres son víctimas, así que hay que protegerlas contra otros hombres malvados que se atreven a decir que somos iguales.
    La increíble ley de divorcio, la ley contra el maltrato machista sin presunción de inocencia, las leyes fiscales en las que el padre paga los impuestos de la madre, las subvenciones y bonificaciones a las mujeres por el mero hecho de ser mujer, los Institutos, Concejalías y Asociaciones de la mujer, profusamente subvencionados, etc. etc..
    Mientras manden los hombres, ser mujer es un chollo.

    1. XD, cuantos hombres quieren la custodia compartida? Efectivamente las leyes no suelen ir por delante de la sociedad. La custodia para la madre, no se implantó para proteger a las mujeres de nada. De que te protegen cuando te quedas al cargo de tus hijos y el padre no pasa la pensión? Mas bien se trataba de proteger a los niños de la irresponsabilidad endémica de algunos hombres (bastantes) hacia sus hijos. No es algo que ocurra aquí, ni siquiera en Europa, ocurre en todo el mundo y de una forma lacerante en el tercer mundo, millones de niños que solo tienen madre.

  2. Completamente en desacuerdo. Si tengo una empresa con 10 puestos en el consejo, tengo que tener 4 que sean mujeres por decreto ley. ¿Así entienden las mujeres la igualdad?

    Si tienen que ser 10 mujeres que sean 10 mujeres, si tienen que ser 10 hombres, que sean 10 hombres. En cualquiera de los casos, que sea siempre la gente más capacitada para ese puesto.

    Vale ya de victimismos. Imponer una cuota no es igualdad, huele más a feminazismo. A ver si termina el mandato de esa señora porque no hace ningún bien a quien realmente se preocupe de la igualdad.

  3. Vaya, qué cosas, creía que había quedado muy claro que la igualdad real NO EXISTE, y que si hay leyes injustas respecto a la custodia por hijos (por ej), la culpa era del articulado e interpetación de esa ley, no de las mujeres en general.
    Será hipnosis colectiva, entonces.
    Al dia de hoy, las dos únicas profesiones (o así) donde una mujer gana mas dinero que un hombre por el mismo trabajo son a) las modelos
    b) las actrices porno.
    Oh, qué casualidad, las dos únicas actividades pagadas en las que la persona femenina es reducida a un mero objeto decorativo o de placer.
    Y la definicición de lo que es decorativo o no es una definición masculina y sólo masculina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *