¿Abortar no pero criar sí?

Este último giro del PP con respecto al aborto anunciando una proposición de ley para prohibir a las menores de 16 y 17 años que aborten sin consentimiento paterno, no es más que un viraje electoralista para contentar a los que durante toda la legislatura del Gobierno del PP llevan gritando en la calle en contra de que las mujeres decidamos sobre nuestro cuerpo, nuestra vida y en definitiva sobre nuestra sexualidad, que es lo que desde hace siglos (milenios, quizás) llevan intentando controlar.

Aborto no criar si

En principio, ya es denunciable que quieran reformar una ley aprobada con bastante consenso hace años, derogando  el apartado 4 del artículo 13 de la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo en estos momentos vigente. Pero sobre todo, es execrable que nos utilicen a las mujeres para fines electorales. A veces parece que vivo en un continuo «día de la marmota» donde todo se replica sistemáticamente y el punto de mira son los colectivos más vulnerables. En este caso el de las mujeres que queriendo abortar, ya no van a poder. Y sólo porque a unos señorEs se les pone allí, en ese sitio que no quiero ni nombrar…

Miren, el año pasado 113 (0,44% del total) mujeres comprendidas entre esas edades fueron las que abortaron por propia decisión, es decir, sin solicitar consentimiento . No parece que el «problema» sea tan grande, pero sí lo es el sentido coercitivo y de restricción de las libertades de las mujeres que se quiere aplicar con esta proposición que ahora quieren aprobar. La justificación para ellos es muy lógica: una «chica» a esa edad no es capaz de decidir por sí sola y necesita que sus padres le digan lo que tiene que hacer si se queda embarazada y tome la decisión ( ella solita) de no seguir adelante con el embarazo. Y eso, a pesar de que uno de sus progenitores de los que deba recibir sabios consejos pueda incluso ser un maltratador. Ahí la ley no hace excepciones y todo vale, pero recuerden que el 50% de los abusos y maltratos a menores se producen en el ámbito familiar. 

Esto no se tiene en cuenta, pero aunque Gallardón no pudo con la presión feminista a estos mercachilfes les importa un bledo nuestra opinión, porque ahora el asunto se ha convertido en un mero asunto a esta alturas de ganar votos. Me pregunto por qué este interés de la derecha por sacralizar la familia como institución, viendo que hace aguas por todas partes (y no digamos la sacrosanta institución que la defiende) y mucho más me pregunto por qué hay que pensar que las mujeres a esa edad son suficientemente capaces para tener relaciones sexuales con quien quieran (que lo son) y sin embargo, no se considera que tienen la suficiente madurez para tomar una decisión sobre si interrumpir su embarazo o no. Me lo pregunto porque frente a esto, sí se considera que son  sobradamente maduras  para criar, educar y mantener a sus bebés. No lo entiendo, y estoy segura que millones de mujeres (entre ellas muchas que quieren decidir por sí mismas) tampoco. Y no esperamos ninguna explicación porque no la necesitamos y sobre todo, porque no la hay.

 

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

Un comentario sobre “¿Abortar no pero criar sí?”

  1. Buenas noches,

    Llegué a este blog porque yo también pienso que es necesario tomar medidas en las distintas esferas sociales para mejorar las condiciones de vida de la mujer: la desigualdad, el maltrato, la falta de apoyo para la conciliación laboral y familiar, los roles impuestos, etc… Y me gusta leer distintas propuestas y experiencias. Pero hay algo que nunca deja de desconcertarme y eso es el tema del aborto. Quizá porque yo opino que el recurso al aborto debería estar mucho más restringido. Es decir, sólo en aquellos casos en los que no haya otra salida. Mis argumentos no son ni siquiera morales, son cívicos. La educación sexual es necesaria. Porque lo que no se puede permitir es que en un asunto tan delicado como son las relaciones sexuales, se enseñe a los jóvenes -y niños- que todo es decisión suya. No es así. Las relaciones sexuales implican una gran responsabilidad y unas consecuencias -desde afectivas, como de enfermedadea sexuales o embarazos no deseados- que nadie comenta. Quizá ocurre que hace falta cierta madurez antes de practicar el sexo. Y no me refiero a una madurez física, sino mental y emocional. En este sentido, me parece que la respuesta a la pregunta planteada en este texto sobre «por qué hay que pensar que las mujeres a esa edad son suficientemente capaces para tener relaciones sexuales con quien quieran (que lo son) y sin embargo, no se considera que tienen la suficiente madurez para tomar una decisión sobre si interrumpir su embarazo onoo» podría ser: ES QUE NO. TODAVÍA NO PUEDE TOMAR ESA DECISIÓN. NINGUNA DE ESAS DECISIONES. No puede ser que la gente se escandalice si ven a una cría de 14-16 años encargándose de realizar por sí misma un trámite burocrático o trabajando en un bar para ayudar a la economía familiar y que, sin embargo, les parezca tan normal el que (a) mantenga relacionea sexuales, (b) decida abortar y (c) cargue el resto de su vida con el recuerdo de haber matado a quien hubiera sido su primer hijo. ¿Y por qué? Pues porque obviamente una cría de 14-16 años debe asistir al cole y no puede trabajar para mantener a su bebé (no eaes lo suficientemente madura para ella. ¡Pero si está en plena infancia!).

    Disulpen el tono sarcástico. Pero me parece que esta obsesión por el aborto y por tener la ilusión de ser libres sólo mediante el cuerpo es una objetualizacion de la mujer que le niega lo que le es verdaderamente propio: vivir plenamente de cada etapa de su vida y poder decidir si concebir o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *