Sería bueno volver a desenterrar a Sabino

Sábado 1 de agosto de 2020

En 1976 abrimos en la calle Marqués del Puerto de Bilbao una oficina donde hacíamos de todo. Formación, reparto del Euzkadi, dossier de prensa, atención  a las Juntas, Asociación de Gudaris y Mutilados, reuniones de todo tipo. Trabajar allí era como estar en una coctelera. Fueron años del inicio de todo y a aquel piso  acudía mucha gente con documentación que había tenido guardada como oro en paño en su casa en lugares recónditos. Lo recibíamos todo y lo guardábamos. No teníamos un archivo como en la actualidad existe el de la Fundación Sabino Arana.

Estos días de confinamiento me he dedicado a sacar y sacar papeles y entre ellos me ha aparecido un acta de un valor  increíble como fue la que se redactó con primoroso cuidado y ornamentación cuando se exhumaron los restos de Sabino Arana del pequeño cementerio de Sukarrieta donde murió en 1903. Se ve que el EBB percibió que la guerra se perdía y pensaron en abril  de 1937 que lo primero que harían los sublevados sería  ir al cementerio y profanar la tumba del fundador del nacionalismo vasco y, con buen criterio y mirada larga, decidieron en acto solemne con el EBB presente y diversas autoridades sacar sus restos y llevarlos al cementerio de La Herrera en Zalla, jugando con el despiste ya que se creyó habían sido llevados por mar a Iparralde. Fue por más de cincuenta años uno de los secretos mejor guardados.

Encontré el acta e invito a su lectura. Es un modelo de respeto y veneración por la figura de aquel hombre que fue quien creo el movimiento abertzale con el fin de lograr que un pueblo que se iba y desaparecía como tal ponerlo en pie. La ikurriña, el nombre, el himno, el grito de que Euzkadi era la Patria de los Vascos, el aprendizaje del euskera y su valoración, sus polémicas y encarcelamientos y su muerte a la joven edad de 38 años deberían hacer que su memoria estuviera más presente. Pero no lo está. Solo lo está para el ataque y la simplificación de su obra desconociendo un hecho indudable: cuando alguien crea un partido como el PNV y 125 años después este partido gobierna en todas las instituciones vascas, esa personalidad no es la de un cualquiera y un mínimo de  reconocimiento  se le debe. Y no se está haciendo.

La IA no lo traga. Lo primero que ha logrado gracias a ETB es que su gran creación que fue formular los derechos de la Nación Vasca y crear el  neologismo Euzkadi como pueblo de los vascos que vienen del sol, en clave poética, sea sustituido por Euskal Herria nombre anterior lingüístico y geográfico pero no político. Sabino sabía perfectamente que los  euskalerriacos eran unos tibios defensores “de la tierra” pero nada más y sacudió el arbolito. Conocía el Gernikako Arbola pero sabía también que  era una preciosa canción foral y vinculada al carlismo perdedor y de ahí que innova y comienza su Himno con ¡¡Gora ta Gora Euzkadi!!. Y tantas y tantas cosas que innovó. Era un activista, un pionero, un propagandista  y un hombre de gran personalidad. Mi propio nombre Iñaki es una novación suya. Por cierto el nombre Euskal Herria y el Gernikako Arbola fueron permitidos por el franquismo. Euzkadi y el himno fueron perseguidos.

El escritor Ramón Saizarbitoria escribió un libro con cinco relatos y uno de ellos era el de un gudari mutilado que estuvo presente en la exhumación reflejada en el acta. Escribe muy bien pero manipula la escena, como no puede ser menos en alguien vinculado a ese mundo. No valora el momento de guerra, la figura de Sabino, la importancia de los que estuvieron allí muchos posteriormente ejecutados o perseguidos  y lo manipula todo con ese tono antisabiniano de la IA. Es una pena que acto de tanta trascendencia  e impacto hecho en plena guerra quede en una manipulación. Lo malo es que el mundo sabiniano ha quedado reducido a algo casi invisible. Ya no hay Lauaxetas, Lizardis, Tellagorris, Ugalde, Sota, Gurrutxagas  y Basalduas que glosen con respeto este tipo de historias. Por eso digo que habría que volver a desenterrar a Sabino Arana y poner a circular su contundente mensaje no vaya a ser que en breve los nuevos superabertzales nos traten de demostrar que el nacionalismo vasco nació con ETA.

La Fundación Sabino Arana, receptora del documento entregado el pasado miércoles emitió esta nota. Imagínense que un documento de esta importancia lo hubiera tenido alguien de la IA y entregado a su  Fundación. Hubiera abierto informativos y estaría en la portada de todos los periódicos y comentarios. Y Saizarbitoria hubiera escrito un libro laudatorio. Es  a eso a lo que me refiero tras haber vivido una celebración del 125 aniversario de la gran creación de Sabino Arana como si fuera  un día más.

Una pena.

Dice así la nota:

“Hemos recibido en la sede de Sabino Arana Fundazioa una copia de un documento histórico con especial valor para el patriotismo vasco, de la mano de Iñaki Anasagasti. Acta 30 de abril de 1937 Se hizo en la sede del Partido Jeltzale de Euzko Alderdi Jeltzalea  en Bilbao, donde participaron 19 burukides y personalidades.

El 27 de abril, 24 horas antes del bombardeo de Gernika, una junta de miembros de EBB de EAJ-PNV acudió al cementerio de Sukarrieta con Doroteo Ziaurritz. Juan Ajuriaguerra  también era miembro de esa junta. El objetivo de estos hombres era sacar los restos de Sabino Arana de la fosa y llevarlos a otro lugar seguro y bueno. De hecho, mencionaron los restos de Sabino en ese cementerio en 1903, pero viendo la agresion de los franquistas temían que profanaran  la tumba de Sabino.

Primero y uno, los restos de Arana fueron llevados a Sabin Etxea, y los metieron en una caja  de zinc. Ese acto fue recogido en el acta que hablamos. Más tarde, esa caja de zinc  se dejó en el panteón familiar de Manuel Sainz de Taramona en el cementerio de Herrera, en el municipio de Zalla.

Sin embargo, no todos los restos de Sabino fueron guardados en Zalla; algunos de los huesos fueron trasladados al lugar de nacimiento del don Michel Garikoitz, al Valle (País Vasco). Se propagó que todos los restos fueron trasladados a ese lugar para guardarlos en secreto en Zalla. En cualquier caso, a través de esta acción, si los franquistas descubrieron los restos de Zalla, se quiso evitar que todos los restos de Sabino Arana se pierdan para siempre.

El 1 de enero de 1989, todos los restos de Sabino Arana Goiri fueron trasladados de nuevo a la tumba original de Sukarrieta, donde  actualmente está situada como antes de esta iniciativa reflejada en el acta.”

10 comentarios en «Sería bueno volver a desenterrar a Sabino»

  1. Pues como le desenterremos menudo movimiento de michelines fláccidos que habría.
    Seguría el camino del Lehendakari Ibarretxe, acusándole de desestabilizador del sistema actual de la comodidad y del pacto por el pacto, revoltijo de tripas incluido.
    Por no hablar de quienes en otros tiempos le hubieran pegado un tiro en la nuca para que se callara.
    Como fruto de la campaña eterna de odio hacia Sabino Arana impulsada por el nacionalismo español y compartido por la IA, parece que a los modernos ejecutivos y ejecutivas del partido les avergüenza hablar de él.
    La Fundación, y los premios no son suficientes. Como dicen ahora esos mismos modernos «hay que poner en valor» su figura en su contexto y en el actual.
    Sin sus «locuras» no se hubiera producido la sacudida del latente nacionalismo vasco, ese sentimiento que es algo más que medidas económicas y gestión de la gobernanza en un ambiente cada vez más desmotivado.

  2. Neronek,contigo no hay formas…cuanto te esta costando encontrar la u de neurona..eres un absoluto irrespetuoso….busca la u,campeon,que te harias un favor…

  3. Los franceses crearon su estado nacion tejiendo una telaraña de abogados y guillotinas , lo que hicieron aquellos jacobinos justamente en la pequeña Ipar-alde y en la Bretaña
    nos trae el recuerdo de lo swemejante que hizo Julio Cesar en tiempos de Cristo en esas mismas zonas del Veneto y Aquitania.

    Total que la francia de los jacobos, como en Roma, pasan tras la monarquia a una breve republica y a un emperador enano en un plis plas. La historia parece ser una cadena de ridiculeces sangrientas y semejantes. En estas los imperiales pasaron a Iberia, Jauregi y Mina ponian los soldados mientras «otros» negociaban en Bayona un acuerdo con Napo el enano sordo. (Los estados en general siempre aupan el nacionalismos en las pequeñas naciones solo si quedaban bajo imperios contrarios).
    Poco despues en las tres salicas carlistadas el pueblo vasco se fue con Carlos porque mantendria los fueros que siempre juraban, (como cuando los reyes godos), mientras los «otros» apostaban en las cortes de Madrid a lo Aviraneta.
    Al final traicion y desguace , era lo propio del cansancio mas la trampa marotiana y el plus del juramento espateriano.
    La revolucion industrial despega de mano de los ingleses en Vizcaya y Sabino reacciona, Iparralde y Donostia son devorada por el turismo de palacetes, mientras tanto navarra queda aislada lejos en el siglo XIX; Y salta Franco con Mola a la cabeza justo para neutralizar a los vascos, con los vascos, desde la Navarra (de cunetas), todo ello con con el apoyo precalculado de Alemania e Italia y el «pacifismo» aliado. Cuando los aliados ganan a la Segunda , «los otros» se quedan a dos velas, con Aguirre en agonica espera esta solo, al Franco lo quedan, y con un pueblo agotado nace ETA. Karrero, y franco muere en el 75, llega la democracia-monarquica-autonomista hace 40 años, ETA no se la cree y continua, va arriando velas tras el ataque musulman del 9/11-3M , cierre total con perdon por el dolor causado ; los alemanes tambien fueron a GerniKa a disculparse por el bombardeo. en tierra ajena. No es lo mismo, pero vale.

  4. Lástima que sólo se podrían desenterrar los huesos, porque las ideas, como las de su hermano Luis, se enterraron y el actual PNV rompió el mapa… y si no que se lo pregunten a Ormaza… Garaikoetxea… ¿Ibarretxe? y todos aquellos que han querido cuestionar algo de la apisonadora, y como la gente no es tonta, en sus peores resultados, Ibarretxe logró 3000 votos más (y el censo era bastante menor) que Urkullu en los mejores suyos.

  5. Cosas curiosas e irritantes.
    La jueza Murillo que llevó de forma chulesca y muy poco democrática el juicio farsa de Bateragune no ha sufrido ningún tipo de sanción por su actitud repulsiva y su parcialidad.
    Ni el dictamen del Tribunal de Estrasburgo ni la anulación por el supremo español han provocado acción alguna. ¿Por qué?
    Si una persona acude a un acto de protesta contra la presencia del partido fascista español en Euzkadi recibirá alguna hostia de los antidisturbios y será detenido si tira algo. Habrá un gran despliegue de la policía vasca con decenas de furgonetas y un helicóptero.
    Si ese mismo señor está en un botellón de 500 individuos en la calle después de la hora marcada por la normativa, sin mascarilla y sin distancias sociales, poniendo en peligro a los ciudadanos normales y por estar borracho, drogado o ambas cosas llama hijos de puta a los policías y les tira una botella, será cariñosamente reconvenido por unos pocos policías poco motivados que se le diran que se vaya a casita tan tranquilo o se lo cuentan a sus papás. ¿Por qué?
    Todo cristo hablaba de la puñetera conferencia de presidentes con el tándem Sánchez- Borbón y nadie se pregunta por sus resultados prácticos si los ha habido ¿Por qué?
    Juan Mari Torrealdai, intelectual euskaldun, miembro de Euskaltzaindia, Presidente del Consejo de Administración del asesinado EGUNKARIA y sobre todo gran persona conoció el infierno de manos de la guardiacivil y del juez Del Olmo, lo cual le provocó secuelas durante el resto de su vida en libertad.
    Ni tras su reciente fallecimiento ninguno de ellos ha tenido la dignidad de reconocer el daño causado a un intelectual sabio, justo e inocente. Ni qué decir que los «intelectuales» y periodistas españoles miraron para otra parte o aplaudieron y jalearon.¿Por qué?
    Personas como Torrealdai han hecho grande este país yendo de cara y sin complejos con la cultura y el respeto por delante.
    Lo pagó muy caro.

  6. Los muertos, muertos están. No podemos divinizar a alguien , aunque fuera el iniciador. Muchos postulados fueron simplemente erróneos a la luz de 2020, aunque diese aire a mucha gente, al ser su discurso semilla que quedó en tierra abonada: un cambio de época brutal, un mundo que desaparecía, miedos y sobre todo, ganadores y perdedores. Pero estamos en otra era. Creo que es justo decir que el lehendakari actual, en la época del fraccionamiento y la atomización, ha conseguido aglutinar.

    Siempre habrá puristas (y talibanes) dispuestos a erigirse en guardianes de las esencias y si es posible, a transformarse el líderes de alguna facción. Pero el hecho es que Sabino tuvo valor de explorar un mundo nuevo, con postulados propios de la época que le tocó vivir que deben verse como ideas de la época, al igual que pasa con escritos de otros autores de hace mucho tiempo. Y el partido actual es más eficiente y tiene más mecanismos internos de resistencia que hace 100 años o hace 15. Desde luego la violencia no es el camino ni la ruptura, por mucho que a los impacientes o a las mentes juveniles les resulte atractivo: aquí y ahora, todo de repente.

    Dicho esto, sin divinizar, respetar a Sabino Arana. Y para eso, escritos como los del Sr. Anasagasti.

  7. Sabino era un genio. Lo de sus desmanes era una cosa de notoriedad. Como dijo Oscar Wilde «no hay cosa peor de que hablen de ti excepto por el que no hablen de ti». Sabino sabía eso y por eso tiró de hiperbole y demás pasadas, tan bien que aún más de un siglo después se sigue hablando de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *