8×05. Lesotho Ultratrail. La carrera: Mal de altura,las alucinaciones y el no saber rendirse.

No es fácil resumir más de 9h en una entrada. No es fácil resumir lo que viví y lo que sentí en esta carrera en una sola entrada. No es fácil explicar cómo se siente una persona cuando está 4h a casi 4000m de altura sola. No es fácil que pueda plasmar por escrito todos los recuerdos que me vinieron a la cabeza durante la carrera. 

Nada más llegar a la meta le dije al organizador: probablemente uno de mis peores resultados, probablemente mi mejor carrera. Quédense con esta frase y arranco. Si tienen la posibilidad, dejen de fondo la canción que al final del post he dejado.

El día amanecía pronto, 3:30 de la mañana y un frío propio de la altura. Desayuno con uno de los más grandes corredores Scott Jaime, definimos el plan de carrera, un viaje (o dos al WC) y prepararnos para la carrera. Aún me acuerdo de las palabras de Scott (ganador de Hardrock entre otros ultras…): Sonríe, disfruta y vive el momento porque seguramente nunca más estarás aquí otra vez. Y así lo hice.

10446502_604789219647990_8317186355866490670_n

La carrera consistía en dos bucles. El primero muy pequeño, de entorno a unos 10km y el segundo ya más amplio de unos 30km. Que con sus enlaces hacen los más de 50km que al final tuvo la prueba. Si entramos en detalles: el corto era un carrera semi plana, sencilla, de sendero y para disfrutar. El segundo, era un trapecio y un triángulo. Se subía, se llaneaba, se bajaba, se subía y se bajaba… La «gracia» de estas subidas era el desnivel. Estamos hablando de que para ascender 1200m-1500m tenías 3km. Por ejemplo para subir a un monte aquí de unos 500m tienes al menos 5 o 8 km. Subíamos y bajábamos paredes.

20702_607660656027513_3702472007645721715_nSalida a todo lo que daba… yo no miento nunca. Dije que iba a por todas y a por todas fui. Paso los primeros kms en segundo lugar mano a mano con Scott y Iain Don-Wauchope (uno de los mejores, si no el mejor corredor Sudafricano) que me quiten lo bailado. Si me permiten un símil: jugar la final de champions y salir al ataque… luego te pueden meter 7, pero hay que atacar siempre. Esta situación duró unos 3 o 4km no más. Luego me instalé en un grupo entre los 15-20 primeros.

Comienza el gran bucle… Subida dura, dura… me limito a andar rápido, queda día. Pongo un ritmo constante, de panzer. Como y bebo. Paso y me pasan. Me siento corredor. Domino la situación.

Soy la mancha roja de la izquierda
Soy la mancha roja de la izquierda

Hemos llegado arriba. Y lo blanco se vuelve negro, lo bonito duro y lo alegre triste. Me empiezo a encontrar mal. Me paro en el control, como un barrita y bebo una coca-cola. Estamos a casi 3600m o pasados, no lo recuerdo. Comienza el espectáculo. Desde este punto hasta la bajada, todo se vuelve confuso. Voy a tratar de ser lo más objetivo posible, créanme lo que les digo, no tengo ni la más mínima intención de mentir.

Es aquí cuando empiezo a sufrir el mal de altura. Empiezo a oír voces, realmente no las oía, pero me hablaban. Notaba que alguien se quería ponerse en contacto conmigo y lo consiguió. A casi 4000m de altura y tan cerca del cielo pude despedirme de alguien. Por momentos le pedía ayuda y él me daba fuerzas. Este tramo duró como 4h. 4h a esa altura, corriendo sin apenas fuerzas y solo… se hace duro créanme. Los kms pasaban y no veía el momento de bajar. Me empecé a hinchar y a retener líquidos. Tal era la situación que el anillo de boda se me incrustó en el dedo y en la otra mano el reloj me cortaba la muñeca. Los labios se me hincharon y comer y beber fue imposible. Tocaba sufrir. Se sufrir. Me gusta sufrir.

10256414_10153377543269951_4974559917015278280_nMi estancia ahí arriba terminó con otro episodio de alucinaciones. Esta vez era «un demonio» el que me seguía por mi derecha. Obviamente yo sabía que no era nada, sabía que estaba sufriendo alucinaciones y sabía que había que estar tranquilo. Cabeza fría y culo duro. Apretar para bajar. En este momento tengo un caída y tengo que pedir ayuda a esas voces interiores. Si no me creen me da lo mismo. Una vez recobro las fuerzas de nuevo y doy gracias, el pájaro que lleva un rato siguiéndome abandona mi presencia. Se que no era real, se que era casualidad. Y muy probablemente esto sea un mecanismo de mi cerebro para que no me viniese abajo. Pero es lo que pasó.

1960004_10153377515264951_3292090522714140008_n 10636008_10153377555734951_5833427002237125605_n

Una vez abajo, quedaba otro problema. Llegar a la meta. Estamos a mitad de ese segundo bucle y aun me queda el triangulo que les comentaba. El trapecio estaba resuelto. Subir hasta arriba otra vez. Pero esta vez por la otra cara. La subida era un delirio. Ayudado de manos y pies y cual mono, trato de subir lo antes posible. Ahora se me añade un nuevo problema. La carrera la estimé para 7h y en ese momento llevaba 7:30h y aún me quedaba lo más divertido… Como puedo alcanzo la cima y consigo un móvil. Llamo a Lucía y le pongo al día de los cambios en las previsiones. Más tranquilo, una larga bajada me espera.

10410599_608089029318009_6859232841746332934_nSe huele la meta. Toca acabar con dignidad y llegar hasta la meta. Más de 9h de carrera en soledad. Saben ustedes las vueltas que puede darles la cabeza durante tanto tiempo y en esas condiciones. Disfruto, me siento corredor otra vez. Lo hemos conseguido otra vez.

10177240_1006329062727303_1346932442125667015_n

Una carrera que me ha cambiado la forma de ver los ultras. Que me ha dado mucho y que me ha quitado poco. En la que he sufrido como nunca, he llorado, he reído y he crecido como persona. Porque no se engañen, la vida es esto, tropezar y levantarse, sufrir y apretar, ser fuerte y no rendirse.

Vine a hacer una gran carrera y me llevo una de las mejores experiencias que el deporte me ha dado. Gracias Maliba, gracias Lesotho.

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Un comentario sobre “8×05. Lesotho Ultratrail. La carrera: Mal de altura,las alucinaciones y el no saber rendirse.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *