El futuro del deporte popular. Habrá cambios?

Si estás buscando información exacta de cómo va a ser la vuelta a la normalidad deportiva tras el confinamiento, no lea este post. No creo que nadie lo sepa… He leído todo lo que he podido sobre cómo va a ser el día de mañana, incluso hay «periodistas» que se animan a escribir calendarios, qué tipos de mascarillas habrá que usar, la distancia entre corredores/ciclistas… Y luego ellos mismos al de unos días publican otra cosa… El objetivo de este post es analizar cómo podría quedar el deporte popular tras el levantamiento del estado de alarma. Intentando jugar a los adivinos, pero con algo de información y la experiencia de estar «dentro».Abordaremos el futuro del negocio del deporte popular (del profesional no hablamos), cómo quedarán las carreras, si habrá carreras…

Yo no sé cómo va a ser el retorno a la vida normal en el plano deportivo…y no creo que nadie lo sepa a ciencia cierta. Porque habiendo información científica sobre cómo practicar deporte, hay muchas variables, muchas disciplinas y muchos lugares dónde se practican…Por lo que, para escribir estas líneas: suponemos que el día X habrá deporte en la calle y suponemos que con normalidad, por fijar una premisa de partida. Y qué va a pasar con las carreras? con las tiendas de deporte? con el negocio (sin ningún carácter peyorativo) que rodea el running/triatlón/cicloturismo/trail? Lo que sigue, es opinión personal, fruto de la experiencia, de hablar con personas del sector, con organizadores,…

Creo que la burbuja del deporte popular se va a desinflar. Ya estaba en algunos sectores más descinchada que en otros y habrá sectores y modalidades que, estando muy desinfladas tendrán más dificultades para volver a la normalidad pre-pandemia y otras directamente no lo harán. Es por ejemplo el caso del triatlón… creo y que tras haber visto la evolución del triatlón desde 2007 y haber vivido las dos grandes oleadas, estaba bajando un poco. Con un público muy estacional, la pirámide o el grueso de participantes fieles (en el tiempo) a las carreras era muy floja. Sí es cierto, que los numero macros, pese a ir en un claro descenso, parecen grandes. Pero lo cierto es que si haces una estadística de cada carrera, un 75% son deportistas que están en el triatlón desde hace 3-4 años y que vienen y van de otros deportes. Si vas a una carrera, siempre ves caras nuevas, muchas caras, pero nuevas… No tener un público fidelizado, sumado con la cantidad de pruebas suspendidas, el precio de las mismas, el precio del material…hace que crea que el daño en esta modalidad pueda ser el más grande. Además que va a costar que entren nuevos triatletas… ojalá me equivoque. El futuro puede ser el pasado, aquellas pruebas organizadas por clubes, con pocos corredores, con un ámbito más local y con menos infraestructuras de macro-empresas que buscan la rentabilidad. O dicho de otra manera, menos marca Ironman y más pruebas de club. O no… quién sabe.

El running o atletismo popular es diferente… hay estudios que en época de crisis suele crecer la participación. Como terapia, como deporte de bajo coste y máxima rentabilidad en lo temporal (lo que haces en 1h corriendo no lo haces en otros deportes), por lo que sea… crecerá la participación a nivel popular. A los que no os gusta, veréis más runners por los paseos… a lo mejor no cambiaremos de zapatillas cada 4 días o no irán con ropa super técnica…pero creo que veremos más gente corriendo. Mas kalenji y menos Zoomfly. Y las carreras? eso lo veo complicado… que va a haber menos, parece obvio, más era imposible… todas aquellas carreras que buscaban el beneficio económico por encima de cualquier cosa van a desaparecer, porqué? me da la sensación que las ayudas públicas van a caer hasta el mínimo y las pocas o muchas ayudas irán para los clubes de los pueblos (algo que veo lógico). Por lo que si antes, correr un 10km comercial venía costar entre 8-12€ los dorsales se pueden poner en 20€… si damos por cierto que nos encaramamos ante una crisis económica muy fuerte: ni podremos correr 15 al año a ese precio, ni en cada carrera habrá miles de corredores. Creo que habrá más corredores pero no tengo claro que haya más gente en las carreras. Si metes estas conjeturas en una coctelera qué te queda: menos carreras comerciales, las carreras de toda la vida con menos inscritos y más corredores pero menos consumistas. Espero equivocarme…

Su hermano el trail, lo veo a medio camino entre el atletismo y el triatlón… estaba subiendo…vemos hasta dónde sube o hasta dónde cae… Más claro el futuro que para el triatlón, pero más negro que si lo comparas con el asfalto.

El último deporte a analizar, y repito bajo mi humilde punto de vista es el cicloturismo. Aquí hay una variable diferente a las anteriores; el ritmo de la modalidad de moda, muchas veces lo marcan las empresas de bicicletas y todo lo que le rodea. Visto desde fuera parece que hay dos modalidades: carretera y mountain bike. Pero realmente hay muchas modalidades, desde el gravel, el enduro, pruebas por etapas, ciclocross… En ocasiones, algunas creadas de manera artificial… aquí el futuro podría pasar por la disminución de la venta de bicicletas y por extensión la caída de pruebas nuevas. El que salía a montar el domingo lo seguirá haciendo, que ahora no cambie a una bici nueva con frenos de disco o se pase una una segunda btt de enduro? pues seguramente… Al igual que con el running y el triatlón, muchas pruebas caerán…no se si llamarlo regulación, pero no creo que haya demanda para tanta oferta de pruebas. Ojala me equivoque también, porque yo era esa demanda.

Más o menos el el análisis es análogo…deporte popular crecerá, muchas pruebas por desgracia caerán…y al que peor futuro veo es al triatlón, por estar tan ligado al consumismo, a las grandes empresas y con un público medio no muy fidelizado.

Espero equivocarme, como muchas veces. Si bien es cierto que ahora no toca hablar de esto y hay que estar en casa y apoyando a los sectores que están luchando contra la pandemia, a nosotros nos gusta hablar de lo que nos gusta…

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

4 comentarios en «El futuro del deporte popular. Habrá cambios?»

  1. Pues mira para mi el deporte es personal y amateur, en cuanto se mete el dinero deja estas caracteristicas para convertirse en profesional si es profesional la esencia del deporte » lo importante es participar » que no ganar pues la hemos cagado. Soluciones a esto pues yo entiendo que no son tan dificiles : Una que se me ocurre a bote pronto es que los medios d comunicacion dediquen el mismo espacio informativo y de emision a todos los deportes, a todos y quitar de una vez ese monopolio informativo que tiene el «futbol».
    Si algun medio quiere tener exclusiva sobre un determinado deporte que el dinero que ofrezcan vaya a las arcas publica, que no a los clubes, y que desde las arcas publicas se reparta entre todos los deportes, a tanto el kilo, eso si si los aficionados a un deporte quieren que su club deportivo sea el mejor, pues lo tienen que tener claro que pongan su dinero como socios de la entidad. Es que es un sinsentido que, por poner un ejemplo, veamos a socios de equipos que en su casa comen purrulas y y esten pagando unos sueldos que no cobran ni los mayores sabios del mundo alguien piensa que un investigador, un cirujano, etc etc, cobre menos que mesi (mesi solo es un ejemplo no te cabrees), os imaginais que este personaje del futbol se pone enfermo y el medico que le atienda le diga que si no cobra como él no le atiende, quien esta mas preparado y quien hace mejor servicio a la sociedad?, pues mesi o no?
    Tengo mas ocurrencias el coronavirus te da alas

  2. Todo con responsabilidad es posible, atendiendo a las reglas de juego que las autoridades sanitarias determinen (de como salir a correr) y con respeto hacia los demás. Las diferentes experiencias que están en marcha en Europa (Francia, Reino Unido, Austria…) pueden ser una buena referencia.
    Correr, ademas de salud, nos fortalece el cuerpo y el espíritu (en la presente coyuntura necesitamos/necesitaremos fortalecernos para afrontar presente y futuro, por nosotros, y por los que nos rodean en todos los ámbitos de la vida). Es vitamina vitalidad. Nos transmite equilibrio y nos procura bienestar, satisfacción y hace crecer en la autoestima. Aumenta nuestras endorfinas, y nos aporta alegría. Es el mejor estimulante que conozco. …y ahora no hace falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *