14 de julio

Con tanto ciudadano engañado-despistado seguirá por mucho tiempo el tinglado del rey desnudo

El emérito y la familia, que no se enteraban de nada.

DECÍA mi profesor de Historia que los franceses han sabido tratar con precisión cirujana a sus reyes, pasando de adorarlos como soles a darles el finiquito definitivo por la vía Guillot. Y después celebrarlo por todo lo alto cada 14 de julio, mañana precisamente. Aquí, aquende los Pirineos, ni lo uno ni lo otro; nos chirigoteamos del rey desnudo de turno en privado, y en público también, pero contra toda crítica de honestidad, le sostenemos como mandamás a él y a su vasta prole legítima o no; es más, le declaramos inviolable penal total tanto en el ágora pública como en la cama de la barragana o en el metemano a la bolsa común. Vamos, derecho de pernada adaptado estilo borbón siglo XXI.

Hace unos días, coincidiendo con algunas de las muchas declaraciones-brindis al sol sobre subida de impuestos a las grandes fortunas que hacen «los compas» de los socialistas en el gobierno, un jubilado de los que cobran 1.020 euros/mes, me expresaba no su temor, sino su pánico a que «esos podemitas me quiten la pensión». Me recordó a Eulalia en el tardofranquismo perorando que la pensión se la daba Franco, el desenterrado vivoinpectore para tantos.

Un primo político me presentó hace unas pocas semanas a una prima por su otra rama familiar con bastante más pasta que la que ambos podamos acumular en siete vidas setenta y siete veces. Sin apenas conocerme me lanzó la misma diatriba contra los mismos demonios podemitas por su sugerida-prometida subida de impuestos a las grandes fortunas. Su razonamiento de buena española era consecuente, ella había trabajado mucho para labrarse su fortuna heredada y no estaba dispuesta a que el coletas (sic) se la administrara ni esquilmara y que por lo tanto ya se había llevado un buen puñado de euros a paraísos de impunidad fiscal y que de seguir la incertidumbre de la covid-19 (añagaza perfecta) se llevaría todo. Suiza, como a toda buena monárquica/o juancarlista le parecía perfecto para su seguridad. Como exculpación me dejó bien claro que ni ella era una excepción ni el simpático borbón un pillo, sino un hombre previsor.

Con estos mimbres es fácil entender que JuanCar&Cia sea tapadera perfecta. No importa que matara a su hermano, que abandonara el Sáhara con la tajada de Fosfatos BuCraa, ni que jugara en el 23F con dados marcados, ni que estimulara a Urdangarin a seguir sus pasos, ni sus incontables amantes sostenidas con dinero público, ni que haya cobrado mordidas, prevaricado, evadido capitales y cometidos delitos fiscales€ actos presuntos y además no-denunciables por su inviolabilidad pública (aceptable) y también privada (deleznable). Este batiburrillo maloliente de rey desnudo genera rechifla popular con tímida repulsa ciudadana, pero el rechazo es escaso en la mayoría política (PSOE monarcopublicano a conveniencia), y nulo entre los grandes del reino. Parece lógico, todos ellos también iban en Ave a la Meca y tampoco volvían de vacío, que los emires son muy generosos para la buchaca impune de la tapadera real. ¿Podría hacerse con un presidente de república? Sí, pero habría que trabajarse la nueva tapadera cada cuatro años; aquí no, la tapadera real es de por vida.

Aunque muchos podemos desear la República con un 14 de julio hispano en pacífico referéndum, presumo que con tanto ciudadano del común engañado-despistado y tanto grande de España beneficiado directo, seguirá por mucho tiempo el tinglado del rey desnudo como tapadera inviolable.

nlauzirika@deia.eus @nekanelauzirika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *