Pantxineta con crema pastelera y almendras

panchineta7Hoy probamos con un pastel clásico de la tierra, cuyo origen es italo-francés según cuentan los paladares más doctos.  Consta de una base y una tapa de hojaldre, con un relleno de crema pastelera y luego a la tapa la sembramos con almendra blanca que se nos tuesta mientras crece el hojaldre en el horno.
Cuando termina el horneado sentimos ese olor a “cosa” rica, maquillamos nuestra tarta con azúcar glas y esperamos, al menos en mi casa con cierto grado de ansiedad a que se atempere un poco y a comer.
Es recomendable sacarla del horno cuando nos sentamos a la mesa a disfrutar de una buena comida.  Se coloca en la bandeja golosa y cuando se llega al postre nuestra panchineta está con la temperatura perfecta.
Si es para desayunar algún fin de semana, esperamos a enchufar la cafetera cuando salga del horno y luego nadie va a poner peros para levantarse a la mesa a disfrutar de ella.
Es un dulce que lleva ya muchos siglos haciéndonos vivir bocados exquisitos, es un postre que tenemos que seguir haciendo porque además de saber muy rico nos deja un aroma en casa de felicidad.
Ánimo y a ponerse el delantal de los días felices, por mi parte cuando estéis preparados empezamos.

INGREDIENTES
panchineta22 Láminas de hojaldre
75 g de almendra blanca triturada
1 huevo para pintar
azúcar glas

Para la crema pastelera
100 gramos de azúcar
500 gramos de leche entera
50 gramos de maicena
3 huevos
1/2 cucharadita de aroma de vainilla

ELABORACION

panchineta3Preparar la crema pastelera

Tradicional
:
Calentamos la leche con el azúcar y apagamos cuando empiece a hervir.  Reservamos.
En un bol, mezclamos las yemas con la maicena y cuando la leche esté tibia, mezclamos todos los ingredientes.
Ponemos la mezcla a fuego bajo y removemos.
Retiramos del fuego cuando consigamos la textura deseada (aproximadamente unos 5 minutos)

Thermomix:
Incorporamos todos los ingredientes en el vaso y programamos 7 minutos, 90ª a velocidad 4.

Colocamos en el molde elegido la lámina de hojaldre y la tensamos bien para que quede un ribete alrededor que nos servirá para coserla con la lámina que utilizaremos para tapar.
Pinchamos el hojaldre con un tenedor para que no se infle durante el horneado y extendemos la crema pastelera.
Pinchamos la segunda plancha de hojaldre y seguido la colocamos sobre la base y sellamos bien los bordes para evitar que salga el relleno durante el horneado.
El sellado lo hacemos presionando con un tenedor todo el borde.
Seguidamente se pinta toda la superficie con huevo batido y espolvoreamos por encima la almendra.
Precalentamos el horno a 200 y horneamos la panchineta.
Lo mantenemos así unos 40 minutos hasta que el hojaldre está doradito y crujiente.
Sacamos, esperamos que se temple un poco y a disfrutarla.

EMPLATADO

panchineta4panchineta5panchineta6

Rosquillas caseras de vainilla

rosquillas14Sin necesidad de salir de casa, en estas tristonas noches de otoño, propongo un plan de ensueño:  te levantas y sin necesidad de abrir el ojo (tengamos en cuenta que estás en tu casa), te diriges hacia el armario de la cocina donde tienes guardada la caja de las galletas, retiras la tapa, metes la mano  bien abierta y atrapas a toda aquella que no oponga resistencia.
Por cierto, procura en todo este proceso no meter ruido.
… Caso de que tengas un día más intrépido, llega hasta la lata, apóyala en tu pecho y vuelve sigilosamente sobre tus pasos, lógicamente con los ojos cerrados por si te pillan a la mitad del  pasillo.  (Popularmente está muy extendido lo de la peligrosidad de despertar a un sonámbul@ y normalmente si realizas esta estrategia, a  tu gente, caso de ser pillad@  in fraganti, les despertarás la duda y es razonable pensar que si te quieren,  no se atreverán a despertarte.  Aún así, puede que no cuele, entonces ni lo dudes, echa a correr sin soltar la lata y que sea lo que Dios quiera).
Cuando por fin consigas cruzar el umbral de tu habitación, cierra bien la puerta y aquí, ya sabemos cada uno lo que hay en nuestra casa, en mi caso,  que soy muy “segurola” con estas batidas de media noche, apuesto por cerrar bien la puerta y atrancarla incluso con una par de sillas … y ahora sí, cómo decía Amenábar, abre los ojos …  y sin miedo,  disfruta a papo lleno de éstas, en nuestro caso maravillosas rosquillas.
Bien, ya que vamos a pecar hagámoslo “comme il faut”, así que empieza a tomar buena nota de los ingredientes que te voy a dar y conseguirás cocinar unas maravillosas rosquillas para tus noches de correría.
Es muy fácil y son riquísimas, pero claro para conseguir este sueño, necesitamos ponernos el delantal y meternos, nunca mejor dicho en harina , … y bueno, si tu gente se porta como te mereces, quizás con la receta que vamos a ofrecer al final llegue para tod@s.
Así que quien esté por la labor, es necesario que se limpie bien las manos, porque con estas rosquillas nos las vamos a manchar, pero ya veréis que antes de que finalicemos y las tengamos que volver a limpiar,  ya la masa habrá desaparecido de los dedos a chupetones.
Empezamos.

INGREDIENTES:  (para unas 20 rosquillas)
100 gr de azúcar
La piel de 1/2 limón (sólo la parte amarilla)
50 gr de aceite de oliva virgen extra
1 huevo
25 gr de aroma de vainilla
250 gr harina de repostería
1/2 sobre de levadura química
1 pellizco de sal

Para freír:
300 gr de aceite oliva virgen extra

postre rico3
Proceso de elaboración: Preparamos la masa, damos forma a las rosquillas, freímos y por último, espolvoreamos con azúcar.


ELABORACION
 :

Modo tradicional:
Mezclamos todos los ingredientes en un bol hasta conseguir una masa esponjosa.
Dejamos reposar unos 15 minutos.
A continuación nos untamos las manos con aceite y formamos bolas del tamaño de una nuez y presionamos en el centro con el dedo para formar la rosquilla.
Las freímos con aceite bien caliente y las escurrimos sobre papel absorbente de cocina.
Espolvoreamos con azúcar y a disfrutar.

Modo thermomix:
Echamos el azúcar en el vaso bien seco y programamos 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.
Añadimos la piel del limón y programamos 1 minuto, velocidad progresiva 5-10.
Agregamos el aceite, los huevos y la vainilla y mezclamos 10 segundos, velocidad 6.
Echamos la mitad de la harina, la levadura y la sal y programamos 8 segundos, velocidad 6.
Incorporamos el resto de la harina y mezclamos 15 segundos velocidad 6.
Si la masa que nos sale no es blanda, podemos incorporar unos 50 gr más de harina, programando 15 segundos, vaso cerrado, velocidad espiga.
A continuación nos untamos las manos con aceite y formamos bolas del tamaño de una nuez y presionamos en el centro con el dedo para formar la rosquilla.
Las freímos con aceite bien caliente y las escurrimos sobre papel absorbente de cocina.
Espolvoreamos con azúcar y a disfrutar.

GALERIA DE IMAGENES:

Freímos las rosquillas
Freímos las rosquillas
Damos forma y tras freírlas las escurrimos sobre papel absorbente.
Damos forma y tras freírlas las escurrimos sobre papel absorbente.

postre rico155

postre rico144

Bizcocho con base de crujiente, cubierto de frutos secos y castañas

DSCF0074

Hoy es domingo y si has tenido la suerte de madrugar un poco y has observado los primeros claros que entran por la ventana, estarás conmigo que tiene toda la pinta de ser un día precioso. Aquí en casa, los días buenos como éste los recibimos poniendo a tope los fogones y se me ocurre preparar un bizcocho para desayunar esta mañana como se merece.
Propongo un bizcocho sencillo, a medio camino entre la textura del bizcocho y la quesada, con algún truquito que cuando lo desayunemos nos ponga un humor excelente para lo que resta del día y sobre todo para que nos acompañe el ánimo en la próxima semana.
Por cierto, en estos comienzos de otoño ya hemos hablado bastante de las manzanas, de los higos, … vienen las buenas naranjas y he conseguido un montoncito de las primeras castañas.  He puesto a cocer unas pocas  con un pizca de canela y al sacarlas las he envuelto en un paño para que suden y nos sea más sencillo pelarlas.  Nuestro bizcocho las va a llevar encima y además en el culete, se le va a hacer un crujiente con azúcar y almendras que va a ser difícil, tras el primer mordisquillo que no nos salga un irrintzi.
En unos días, el resto de las castañas, acompañadas de unas ramitas de romero que vendrán de Muskiz, serán la protagonistas principales del postre.  Hoy de momento hacen su entrada en escena como actrices de reparto.
¡Plas, plas, plas! aplaudid por favor, no vaya a ser que se mosqueen y se nos pongan pilongas.
Así, que seguimos con el desayuno, … sin hacer mucho ruido para que nadie se despierte, … me pongo el delantal y sigilosamente empiezo con el mortero a darle a los secos (hoy , sólo a los frutos).
No os despistéis, empezamos.

INGREDIENTES:
100 gr de harina de repostería
70 gr de azúcar
1/2 sobre de levadura química
45 gr de aceite oliva virgen
90 gr de leche (desnatada, entera, en nuestro caso de soja)
2 huevos
Aroma de vainilla ó raspadura de limón
Frutos secos para adornar y 3 castañas
Sal

Preparación tradicional:
En un cazo echamos tres castañas peladas a cocer con una pizca de canela.  Sobre 10 minutos, comprobar que están blandas pinchando con un palito y sacar.  Partimos en trocitos. Reservamos.
Machacamos en el mortero los frutos secos y reservamos.
Preparamos un molde y lo cubrimos con papel de horno.   Espolvoreamos la base con azúcar y encima esparcimos la mitad de los frutos secos.
Vamos precalentando el horno a 180º.
Echamos al vaso sólo las claras y una pizca de sal. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos en un bol grande.
En otro recipiente incorporamos la harina, la levadura, el azúcar que falta y mezclamos bien.
Añadimos a la mezcla anterior el aceite, la leche, el aroma deseado (vainilla o limón) y las yemas, revolvemos todo bien.
Vertemos todo en el bol del merengue  y con la ayuda de la espátula vamos integrando con movimientos envolventes para que el resultado sea como una mousse.
Echamos la mezcla en el molde preparado e introducimos en el horno 30 minutos a 180º.  Paramos, echamos sobre el bizcocho los restos de los frutos secos y horneamos 15 minutos más a 170º.
Comprueba con la ayuda de un palillo que está perfectamente cocido (pincha con el palillo hasta el fondo del bizcocho, si sale seco es que está cocido).

Preparación thermomix:
En un cazo echamos tres castañas peladas a cocer con una pizca de canela.  Sobre 10 minutos, comprobar que están blandas pinchando con un palito y sacar.  Partimos en trocitos. Reservamos.
Machacamos en el mortero los frutos secos y reservamos.
Preparamos un molde y lo cubrimos con papel de horno.   Espolvoreamos la base con azúcar y encima esparcimos la mitad de los frutos secos.
Vamos precalentando el horno a 180º.
Pesamos 30gr de azúcar y reservamos.
Ponemos la mariposa y echamos al vaso sólo las claras y una pizca de sal, programamos 8 minutos velocidad 3 1/2.
Cuando el merengue empiece a montar, añadimos el resto de la azúcar sin parar la maquina. Reservamos en un bol grande.
Agregamos ahora al vaso la harina, la levadura y el azúcar que falta y mezclamos durante 20 segundos en velocidad 6.
Añadimos a la mezcla anterior el aceite, la leche, el aroma deseado (vainilla o limón) y las yemas y programamos 10 segundos en velocidad 6.
Vertemos el contenido de vaso en el bol del merengue y con la ayuda de la espátula vamos integrando todo con movimientos envolventes para que el resultado sea como una mousse.
Echamos la mezcla en el molde preparado e introducimos en el horno 30 minutos a 180º.  Paramos, echamos sobre el bizcocho los restos de los frutos secos y horneamos 15 minutos más a 170º.
Comprueba con la ayuda de un palillo que está perfectamente cocido (pincha con el palillo hasta el fondo del bizcocho, si sale seco es que está cocido).

GALERIA DE IMAGENES:

Machacamos los frutos secos. Incorporamos en el molde azúcar y los frutos secos
Machacamos los frutos secos. Incorporamos en el molde azúcar y los frutos secos
Cubrimos con la "mousse"
Cubrimos con la “mousse”
Cortamos las castañas cocidas
Cortamos las castañas cocidas
Sacamos del horno
Sacamos del horno
Amanece, parece que viene un día precioso
Amanece, parece que viene un día precioso
Desayunamos
Desayunamos