GOFRE DE BACALAO

Hoy la intención entre fogones es divertirnos … ¡como siempre! y además acabar llenando el plato con un bocado bien rico. Tenemos la intención de preparar una masa crujiente, con apariencia de rejilla, cuyo origen es belga como el famoso detective Hercules Poirot y hasta a él le resultaría difícil desentrañar en que va a quedar todo ello, pues nuestros gofres van a ser diferentes: en vez de dulces, salados … y ya que apostamos por la sal nos acompañamos del pescado con más gracia: el bacalao.
Luego! … también vamos a salsearlos con una emulsión de piquillos de la de chuparse los dedos o de las de pilla pan y moja.

Yo ya estoy preparada, el delantal puesto, los ingredientes esperando, … empezamos.

Si en casa no tenéis gofrera, no hay mayor problema, simplemente la apariencia será la de unos buñuelos deliciosos.

INGREDIENTES (4 raciones)

Para la masa: 100 gr. de bacalao desalado, 125 gr. de leche, 75gr. de harina, 40 gr. de mantequilla, 1 diente de ajo grande, 3 huevos, 1 rama de perejil (sólo las hojas), sal y pimienta.

Para la emulsión de piquillo: 1 diente de ajo (grande), 100 gr. de pimientos de piquillo, 50 gr. de aceite de oliva, sal y azúcar.

Para las lascas de bacalao: 150 gr. de bacalao, 2 dientes de ajo (grandes), 1 ó 2 cayenas y 1 chorrito de aceite.

ELABORACION:

La masa de los gofres:
Calentamos una cazuela con la mantequilla y los ajos picados.
A fuego suave durante dos minutos dejamos que se vayan haciendo los ajos evitando que se tuesten.
Añadimos la leche y salpimentamos.
Cuando la leche comience a hervir, incorporamos la harina poco a poco y vamos mezclando con una espátula durante un minuto para conseguir evitar el sabor crudo de la harina.
Retiramos la cazuela del fuego y cuando se enfríe un poco, vamos añadiendo los huevos uno a uno, mezclando hasta que se integren bien a la masa.
Seguido agregamos el bacalao, el perejil, salpimentamos y mezclamos nuevamente.
Guardamos la masa en un bol cubierta de film en la nevera hasta que vayamos a utilizarla. (mínimo 20 minutos)

La emulsión de piquillos:
Confitamos los piquillos a fuego medio durante 10 minutos, con los ajos, un toque de azúcar y sal al gusto.
Una vez confitados, los trituramos con la batidora mientras que vamos incorporando el aceite en chorro fino.
Probamos, rectificamos la sal y tenemos que conseguir que quede una emulsión fina. Reservamos.

Para el bacalao:
Precalentamos el horno a 180º.
Colocamos el bacalao sobre una bandeja, le añadimos un chorrito de aceite y dejamos que se ase durante 5 minutos.
Mientras en una sartén echamos los ajos, la cayena, el aceite y preparamos un refrito. Reservamos.
Extraemos la bandeja de bacalao, retiramos la piel y sacamos las lascas.
Sobre las lascas, vertemos el refrito que tenemos reservado.

Montaje:
Ponemos a calentar la gofrera y una vez caliente la engrasamos y ponemos una cucharada de la masa, cerramos y dejamos que se dore bien. Así hasta que terminamos la masa.
En caso de no tener gofrera, en una sartén con el aceite bien caliente vamos echando cucharadas de masa poco a poco. Giramos los buñuelos para que se doren bien por todos los lados. Cuando estén bien dorados, sacamos a una bandeja con papel absorvente.
Colocamos las lascas del bacalao encima del gofre (o buñuelo) y decoramos con unos puntos de emulsión de piquillos.

Espero que os guste. Esta receta la preparamos hace unos días en la Escuela de Cocina de Aingeru Etxebarria. Nos encantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *