¡Sólo quería hacer pis!

Este fin de semana, estando de viaje por carretera, paramos en una típica área de descanso. Esperando en la cola del baño de chicas (el de hombres siempre vacío!!), se acercó un chico con un bebé en brazos y un pañal en la mano.  Buscaba el espacio que en estos lugares convenientemente siempre existe, para cambiar los pañales a los bebés. Tenían que haber visto su cara de perplejidad cuando se dio cuenta de que dicho espacio estaba dentro del baño para Mujeres… Miraba, miraba y no daba crédito. Era el vivo retrato de una gran interrogación preguntándose: qué hago???.

Era comprensible! Cómo atravesar aquella barrera de mujeres esperando en una interminable cola y sumergirse en ese terreno tan personal como era dicho lugar! No sabía qué hacer, miró el pañal,  miró al bebé y nos miró a nosotras. Atónito y fruto de su propia timidez,  se dio media vuelta. Pensé que no le quedaría otro remedio que cambiar al bebé en el coche.

Cuando después de un rato salí del baño, vi a una mujer cambiando un bebé que
reconocí como el que hacia un rato llevaba aquel hombre en los brazos!!!! Sólo había lugar para una reflexión: por qué los lugares para cambiar a los bebés no están pensados para que puedan ser utilizados por los papás y mamás indistintamente?

Es indudable que cada vez más papás quieren y tienen el derecho a hacerlo. Cada vez más padres reclaman justamente la custodia compartida, por lo que asumen que son capaces y quieren claramente hacerse cargo en todos los sentidos, del cuidado de sus hijas e hijos: adaptemos por tanto la vida cotidiana a esta nueva realidad. Y es que este pequeño “incidente” no es sino un ejemplo más de micromachismo y cómo se perpetúa el rol de la Mujer como cuidadora de la prole y encargada del ámbito doméstico….

Sí, no crean que es el único ejemplo de lo cotidiano a este respecto.  Si se fijan, seguro que a partir de ahora lo harán, cuando en los lugares públicos no hay espacio para cumpliendo la Ley, hacer baños para  mujeres, hombres  y personas discapacitadas, este último siempre se incorpora al de mujeres…. Desde luego nadie se lo toma a mal. El otro día en un lugar público también oí preguntar: «dónde está el baño de mujeres?» y alguien contestó con toda naturalidad: «donde está el de personas discapacitadas..: es que las chicas necesitan más espacio» !!!!!. Asombrosa deducción! Cuando discretamente les conté esta teoría que ahora comparto a través de este blog, todas me dieron la razón: «pues es verdad, nunca nos lo habíamos planteado así«,  fue la respuesta unánime!

Ya ven, se perciben estos temas como algo natural, porque evidentemente natural es que las Mujeres nos encarguemos también de las personas mayores y las personas discapacitadas de la familia. La «normalidad» con que esto se asume, es pasmosa…

Denunciemos pues estos pequeños detalles “sin importancia” que nos confirman y relegan a roles que no se adecuan a la capacidad y deseos de las Mujeres actuales…. Simplemente es así, así se hacen las cosas y así se dan por hechas… y lo que es peor, así serán si no rompemos este círculo vicioso que genera Desigualdad de forma continua y solapada…. Aboguemos por la Co-Responsabilidad en todas las tareas, trabajos y roles que nos toque desarrollar… pero por favor, pongan facilidades aquellas y aquellos que tienen la responsabilidad de hacerlo… Yo por si acaso he empezado a ir a lugares donde no me sienta discriminada hasta por hacer pis….

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

15 comentarios sobre “¡Sólo quería hacer pis!”

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Carmen….No descuidemos los ‘pequeños’ detalles que, al final, son los que vivimos en el día a día. En casa, creo que mi marido ha cambiado más pañales que yo y es absurdo que no pueda hacerlo en un sitio público….

    1. Qué bueno, Carmen, este espacio donde se revindique que no debería haber papeles asignados de antemano, aún fruto de una historia reciente; que un hecho tan cotidiano y natural se convierta en un símbolo de desigualdad nos debería alertar de cuántos otros hay menos cotiianos y evidentes. Felicidades y mucha suerte con este espacio!

    2. Intentaré ponerlos en evidencia en la medida k la actualidad me lo permita… creo como tú que forman un tejido invisible que conforman el «ropaje» de la Desigualdad!

    1. Lo intentaré con vuestra ayuda! eres el único hombre k ha hecho un comentario, te animo a seguir diciendo lo k piensas: tú y muchos más… es importante para este blog que acaba de nacer!

  2. ¡Sí señora!
    Como dice Ángeles, es en los pequeños detalles del día a día en los que se perciben las desigualdades más sutiles. Y no por ser cotidianas son menos importantes, porque evidencian que la sociedad no ha cambiado tanto como quieren hacernos creer. Eres una gran observadora. Estas pequeñas denuncias son imprescindibles si queremos lograr una IGUALDAD REAL.

    1. Sin duda,,,, desvelemos poco a poco lo que forma parte de la «normalidad» y no deja lugar a la reflexión… esto es una pequeña contribución que sin vuestra aportación no tiene ningún sentido!

  3. Donde vamos a parar un hombre cambiando el pañal al niño y ¿Dónde está su mujer, fumando en la calle? si es que esto es el mundo al revés.
    Bromas aparte asumo mi culpa como mujer de haber contribuido a perpetuar tantos roles estúpidos y también comprendo la estupefacción de algunos hombres hacia ciertas actitudes que mantenemos las mujeres .
    Queda mucho camino y mucho por hacer
    Me asalta una duda, quién ha «diseñado» el cartel del area de descanso un hombre o una mujer?.

    1. Ni idea… de diseño tiene poco, pero de significación mucha! sólo es un intento de representar con una imagen lo que intento trasladar a través del lenguaje… espero tenerte al lado en este largo camino.. serás sin duda una gran «contertulia».. al fin y al cabo un blog aspira a ser una especie de contertulia libre y sin sesgo editorial!

  4. ¡Sólo quería hacer pis! y la necesidad fue tan imperiosa que entré casi de estampida al wc diciéndole a mi compañero «para mi una tónica». Roja como la grana a punto de inundación tuve que esperar pacientemente a que me atendiera el barman y me diera la llave. ¡Estaba cerrado!. Mi compañero me dijo, haberte colado al de hombres y le contesté si pero estaba ocupado. Sacando la parte positiva me dediqué a hacer ejercicios anti-escape.

  5. Bienvenida al mundo digital de DEIA y gracias por el espacio que nos brindas. He aprovechado tu artículo para hacer una denuncia de lo que sucede más a menudo de lo que parece con el wc de las emakumes. Reflexionando sobre tu evidencia he pensado como llevar a cabo la denuncia con ánimo de solución y es la siguiente: en una mesa del centro de un bar hacer el cambio. Invito a los hombres a hacerlo y veremos lo que sucede. Las conquistas sociales cuestan esfuerzo no cejemos en éllas.

    1. Gracias por tu acogida! soy una gran defensora de visibilizar de cualquier manera la injusticia y siempre he creido que las actuaciones visuales tienen mucha fuerza…. ánimo y como aunque sin prisa pero sin pausa, un poco más de kaña no viene mal.

  6. No se puede tener más razón, Carmen. Aunque la verdad es que yo directamente instauraría baños mixtos y punto. Entre otras cosas porque esto del «baño de hombres» y el «baño de mujeres» es excesivamente cisgenerista… es decir, excluye y confunde a las personas transgénero, intersexo, etc…

  7. Ya ven, se perciben estos temas como algo natural, porque evidentemente natural es que las Mujeres nos encarguemos también de las personas mayores y las personas discapacitadas de la familia. La “normalidad” con que esto se asume, es pasmosa…

    Quizá hay un pequeño detalle que no se tiene en cuenta, los hombres efectivamente necesitamos menos sitio para orinar y como normalmente se tiende a aprovechar al máximo el espacio, es lógico usar el baño mas amplio así. Deberíamos todos pensar en dar razones, pero con un mínimo de lógica, no solo siendo oposición descontrolada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *