EL LEHENDAKARI ANTE EL EDIFICIO DE LA AVENUE MARCEAU, EN PARÍS

Jueves 7 de julio de 2016

906.3Me ha llamado la atención el poco eco de una noticia que para mí, y para mucha gente, la tiene y mucho. Y para el nacionalismo vasco y para la historia de nuestro pueblo. Y para la lucha contra el abuso de poder y en favor de la dignidad.

Creo que esta noticia debió abrir el miércoles todos los periódicos y las noticias en EITB y solo la he visto en un correo de Facebook y es lo que he sacado a duras penas. Deduzco pues que el Lehendakari aprovechó su viaje a Paris a la Unesco para hacer un necesario acto testimonial, que ha pasado desapercibido. Y no por él, sino por responsabilidad o mala valoración de alguien.

Y lo digo porque desde que el Lehendakari Aguirre y su gobierno fueron expulsados de ese edificio en 1951, no había habido ninguna foto de ningún Lehendakari frente a la sede de la Delegación Vasca en Paris. No hay foto de Leizaola, Garaikoetxea, Ardanza, Ibarretxe, Patxi López pero si de Urkullu quien además, deduzco, escribió de su puño y letra un mensaje en euskera y lo depositó en lo que es hoy, por robo, la sede del Instituto Cervantes en Paris.

906.2El edificio lo compró el PNV en agosto de 1936, lo cedió al Gobierno Vasco en Delegación, lo utilizó el Lehendakari Aguirre hasta 1940 con la entrada de los nazis en Paris, lo ocupó la Gestapo y la policía española desde donde establecieron su campo base de actuación contra los republicanos y nacionalistas, lo recuperamos en 1944 y en 1951 nos lo quitaron porque en tiempos de la ocupación alemana, en el Tribunal del Sena, lo pusieron a subasta y cualquiera se presentaba allí para pujar por algo propio.

El caso es que por complacer a Franco se lo dieron gratis al dictador no aceptando el Lehendakari Aguirre una permuta que le ofreció el gobierno francés, porque ese edificio era nuestro. Tuvo que hacer un llamamiento Aguirre a Venezuela para que en una semana tuviera el Lehendakari un dinero para comprar la sede de lo que fue de 1951 a 1979, la sede del Gobierno Vasco en el exilio en la rue Singer de Paris.

906.16.1Hoy es la sede del Instituto Cervantes, visitado el año pasado por Felipe VI para un acto de vasallaje. Un acto inmoral sabiendo como sabía, hice yo la pregunta parlamentaria pertinente, que ese edificio no es de España, sino de los vascos. Pero desoyó la objeción e hizo, en su viaje oficial, un miserable acto en favor del español, en la sede de un trozo de Euzkadi, territorio vasco conculcado por la Gestapo y la Falange.

No es pues algo menor lo que representa el Palacete de la Av. Marceau que pusimos encima de la mesa en 1996 en la negociación con Aznar, no logrando su devolución por muy poco. Y desde entonces nada se ha movido, salvo este importante viaje del Lehendakari. No se pues para qué sirve el Instituto Gogora, además de hablar de ETA, que está bien, pero no todo se acaba aquí.

Y ahora va el Lehendakari y no nos enteramos. Para mí, una pena, porque el mensaje de Urkullu es el correcto y el gesto mucho más. Le honra.

Joseba Zubia, José Ramón Beloki, Xabier Albistur, Iñaki Txueka y yo fuimos a Paris hace unos años a una feria Internacional dedicada a la aviación. Y aprovechamos para ir a ese edificio el 11 de la Av. Marceau y reivindicar el precioso palacete cantando el Himno Nacional Vasco.

No es pues cosa baladí.

El lehendakari Urkullu dejó escrito esto:

“Nos hemos acercado a la sede que el Gobierno Vasco tuvo en París, en la Rue Marceau y cuya incautación por parte de los nazis en 1940 fue uno de los peores pasajes para el lehendakari Agirre, como él mismo recordaba. En 1951, la sede pasa a manos del gobierno español durante el franquismo. La llegada de la democracia no trajo la devolución de la sede a sus legítimos dueños, y desde 1991 aloja al Instituto Cervantes en la capital francesa. Aprovechando nuestra presencia, hemos dejado una nota en ese edificio histórico para el Gobierno Vasco, recordando a quién perteneció. Para recuperar la memoria, objetivo en el que el  Eusko Jaurlaritza-Gobierno Vasco trabaja con intensidad, es importante empezar por recordar lo que ya sabemos.”

Un comentario sobre “EL LEHENDAKARI ANTE EL EDIFICIO DE LA AVENUE MARCEAU, EN PARÍS”

  1. Morralla cansina, señor Anasagasti, esta entrada.
    Con la recuperación para el Estado de ese edificio comprado por el PNV, sabe usted que el Estado no recuperó ni una mínima parte de lo que Heliodoro de la Torre se «agenció» por la nadademocratica, ni legal, formula de descerrajar las cajas con las reservas de oro depositadas en el Banco de España en Bilbao.

    No tergiverses el pasado envolviéndose en la pancarta de la dignidad: el robo del PNV al Gobierno de la II República, a través del Consejero De la Torre, es cualquier cosa menos «digno».

    ¡Qué cinismo y qué desvergüenza la de Urkullu en este asunto, montando ese numerito!

    Veremos si después de las autonómicas de otoño empiezan a entrar en razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *