A Lucia no le importa usar el apellido de su marido

Viernes 9 de agosto de 2019

En política me gusta la gente sin complejos y con personalidad. Lo digo porque conozco gentes que antes de hablar han de consultarlo todo para no desentonar. No es el caso de Lucia Topolansky, vicepresidenta de Uruguay, casada con   el ex presidente Pepe Mujica, antigua guerrillera que estuvo encarcelada, escapó y volvió a caer presa antes de la amnistía postdictadorial en 1985. Una mujer endurecida por una vida de compromiso.

No es pues una mujer blanda, componedora, débil de carácter, sino todo lo contrario. Lo comprobamos el miércoles 31 de julio en Deia cuando apareció publicada a dos páginas una entrevista sobre su persona.

El trabajo era muy interesante y  recomiendo su lectura  a ese hiperfeminismo del que no se puede discrepar en nada. Me quedo con este  feminismo que lucha por la igualdad pero no va en contra del hombre sino del abuso de algunos hombres y de una sociedad patriarcal. Y digo esto porque Lucía Topolansky respondió así a esta pregunta al  final de la entrevista.

“A pesar de su amplia trayectoria para mucha gente fuera de Uruguay usted sigue siendo “la mujer de Pepe Mujica”. ¿Cómo se puede luchar contra esa alargada sombra?.

-C.T. Yo no lucho contra nada, porque nadie me obligó a ser la mujer de Pepe Mujica. Primero, que no me gusta este debate absurdo. Esa gente que firma “fulana de tal” o las que eliminan el apellido del marido me parece infame.

Yo me he tomado el trabajo de saber cómo se apellidan  algunas mujeres importantes del mundo como Ángela Merkel o Hillary Clinton que no se apellidan así sino Kasner y Rodham respectivamente.

Primera precisión. Somos compañeros de vida y de lucha. Eso yo lo elegí libremente por lo que no me tengo por qué defender de nada.

Y, además, mi visibilidad en el mundo me importa poco”.

¿Se imaginan lo que dirían por aquí  si  alguna política vasca o española dijera algo parecido cuando  nadie puede poner en  duda sobre el feminismo de esta dama ni su capacidad y compromiso con una lucha por la igualdad. Y no solo detrás de una pancarta.

Pero la diferencia es que no tiene complejos.

2 comentarios sobre “A Lucia no le importa usar el apellido de su marido”

  1. No veo ninguna ventaja en perder el apellido y adoptar el de su pareja. Porque no se hace al revés?? No sería un homenaje también ?? Son costumbres de muchos países , pero por muy unidos que estemos no tenemos porque perder nuestra imdividualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *