EAJ-PNV. Nada menos que 125 tacos

Jueves 30 de julio de 2020

Estos días de pandemia me he dedicado a encarpetar documentos, cartas y convocatorias. Tenía un sótano lleno hasta los topes de cajas y mi mujer vio la oportunidad de su vida para que fuera poniendo fin a semejante tonelaje de papeles. Lo he hecho y a medida que buceaba en semejante depósito iba descubriendo mil documentos de todo tipo, sobre todo de la primera época en la que el PNV salía de la clandestinidad. Uno de esos documentos hacía referencia a una familia de Ubidea a cuyo pater familia habían detenido los milicianos por llevar 1.300 pesetas y un arma corta. El responsable de Ubidea  del PNV le escribía a Juan de Ajuriaguerra para que hiciera algo ya que Jesús de Axuria era padre de siete hijos, cortador de profesión y el dinero que llevaba era para el abastecimiento del pueblo, por  encargo del Párroco del pueblo. Una de las mil vivencias de todo tipo ocurridas hace 84 años donde están muchos de los elementos que hacen del PNV, parte del paisaje representativo del país, familia numerosa y comprometida, cura depositando la confianza en el detenido por los milicianos, guerra contra los militares sublevados y un hombre del pueblo. Cuando Otegi habla de un PNV autonomista, neoliberal y correa de transmisión de Confebask sin entender que en cuatro años no podrá hacer su ansiado Frente Popular usa el discurso de la descalificación gratuita sin ponerse a pensar que si un partido cumple 125 años no es precisamente por lo que él dice.

Cuento esto porque llevo dos semanas escuchando y leyendo análisis de todo tipo sobre el por qué el PNV gana las elecciones y preguntándose cuál es su fórmula mágica, el secreto de  la Coca Cola.

Un partido como el EAJ-PNV, que cumple 125 años de vida, ha demostrado una mentalidad tan fuera de lo común que lo hace ab­solutamente singular. Y sólo el hecho de haberse im­plantado entre gentes de un carác­ter sólido, capa­ces de un profundo ideal y de gra­nítica cerviz, hace posible la con­memoración que celebramos. Pocos partidos cumplen 125 años, además del PSE-PSOE.

Este partido nació justamente en el punto de lucha de las concepcio­nes liberales con las tradicionalistas y  en el momento de mayor vi­talidad expansiva de un socialismo que encontraba terreno abonado en el salto mortal de una sociedad que pasa de lo artesanal y agrícola a la revolución industrial, en la vorágine de una masiva inmigración y  de una feroz agresión cultural donde se perdía el euskera y su genio civil.

Este partido ha navegado por los acantilados de dos dictaduras de las que ha sido foco de agresión preferente; nació tras una guerra civil seguida de ocupación militar y del desmantelamiento de las insti­tuciones seculares del país; ha sido espectador de dos guerras mundia­les que cambiaron la faz política de la tierra; ha superado cuarenta años de un régimen centralizador que dejó en pañales la intransigen­cia jacobina. Todo ello sin hablar de las evoluciones tecnológicas, del cambio de costumbres, del enfria­miento de las creencias religiosas. Y moviéndose en un mundo en el que la desaparición de las distan­cias, el contacto de las gentes y la relativización de las ideas frente a los disfrutes materiales suponen un serio reto a sus ideales, a su fuerza espiritual y a su vitalidad de grupo.

Quienes se asustan ante los cam­bios y los problemas, tienen una actitud de quien no quiere complicaciones. Parecen desear un partido asimismo jubilado, que vi­ve tranquilo de una pensión o de unas rentas.

Pero la vida es problema. Tanto la individual como la familiar y la de grupo. Y quien se considera mi­litante ha de asumir con fuerza es­te hecho objetivo. Y más en un par­tido que juega a largo plazo, que no tiene prisa y está seguro de sí mismo. En el que las personas pa­san, pero el pueblo permanece, con toda su sed de identidad y au­togobierno.

La primera gran batalla in­terna de este partido fue su debate ideológico en su fa­se de expansión. Es aleccionador, en este sentido, la lectura del libro sobre Kondaño, y muy especial­mente la introducción de Jesús Ma­ría Leizaola.

La época de los Kondaño y de los Kiskitza, de Eleizalde o de Sa­rria, fue de un auténtico desgarro interno. La fijación de los concep­tos de patria, la interpretación del acervo foral, la afirmación de reli­gión,  democracia y represen­tación, la confederabilidad, el pro­blema social o de las relaciones Iglesia-Estado, son tensiones difíci­les de captar, a veces, por el afilia­do de hoy. Pero que en su tiempo supusieron desgarros internos, ex­pulsiones de los llamados «evolu­cionistas» o del propio Luis Arana, y disolución de un buen número de Juntas Municipales.

El propio Aingeru Zabala «Kon­daño” el auténtico sucesor de Sabino y depositario de sus secretos más íntimos, que ostentaba el car­go de Delegado General antes de que se instaurase la Dirección Co­lectiva del partido, se creyó en el deber de dimitir, porque como él mismo dice,«la decisión de expul­sar a los citados sólo sirve de toque de insubordinación y de piedra de tibieza a nacionalistas ardientes, entusiastas y sinceros, quienes en su leal sentir discuten mis últimos actos políticos de todos conocidos, refutándolos por incorrectos y fu­nestos». Pero si su actuación fue criticada, también lo fue su radical retirada a Arteaga. Y a pesar de su apartamiento de la vida política, fue acusado de fomentar el funcio­namiento de la «Guardia Negra», a la que se atribuía el control del funcionamiento del partido.

Pero si las fijaciones doctrinales supusieron tan serios desgarros in­ternos, otro tipo de problemas lle­varon al partido a la escisión. Du­rante años el partido de Sabino vi­vió dividido en dos organizaciones: Comunión y Partido. El fondo de esta escisión era más estratégico que doctrinal, aunque en el debate primaran a veces los argumentos doctrinales. Foralismo y Aberrianismo. La abolición de las leyes «funestas» de 1839 y 1876, abolitorias a su vez de los fueros, o el independentismo patrio liso y llano de las proclamas de Sabino. En el fondo y, aunque mezclado con otros elementos personales, econó­micos y de diverso orden, se trata­ba de cómo compaginar la pureza de la ideología con el pragmatismo de «hacer política», de avanzar ha­cia las metas propuestas desde una situación de minoría, casi de insig­nificancia numérica. Llegó por fin la reunificación, ya a la vista de la República. Pero Gallastegui y sus Yagi-Yagi continuaron en situa­ción de disidencia de hecho. Y en­tonces se produjo la escisión de Ac­ción Nacionalista con sus conteni­dos laicos y su republicanismo, frente al catolicismo, la reclama­ción foral y el caminar político jun­to a los derechos tradicionalistas del país.

La guerra, el exilio y la clandes­tinidad trajo también los proble­mas específicos producidos por la dureza de aquellas situaciones. Di­cen que los niños cubren instintiva­mente los traumas que sufren o las situaciones brutales que les haya tocado presenciar con un velo de autodefensa que les proporciona la propia naturaleza y que evita su destrucción. Tal vez existe también este mecanismo protector en la si­cología de masas o de los pueblos. Y así hemos recibido una imagen heroica de tan amargo período. Pe­ro si en tan largo período hubo he­roicidad sin cuento, hubo también grandes dosis de miserias, cobar­día, deserción, emboscamiento, in­tereses personales. En el interior y en el exterior. Porque si el exilio puede parecer una cómoda situa­ción para quien padece la represión en el interior, no deja de ser una de las situaciones más deletéreas y de­primentes para un militante po­lítico.

Los problemas de este período fueron los del miedo, la desespe­ranza, el abandono de la lucha pa­ra embarcarse en el auge económi­co. Hubo un momento en el que Ajuriaguerra lloró porque creía que se había acabado todo y por­que no respondía nadie. Y la ten­tación de la violencia armada con­tra la opresión de las armas. Vía que Ajuriaguerra calificaba como de muy fácil entrada y de muy di­fícil salida, como el tiempo demostró. De aquí el odio que destilan los que fracasaron con aquella revolución que solo dejó como saldo más de 800 muertos.

También hoy tiene proble­mas no tantos como qui­sieran hacer creer. El PNV no tiene problemas ideológicos ni estratégicos. Y ha conseguido una cota de poder y de influencia como no los ha tenido en su historia.

Arzalluz contaba que un militante  de buena fe le dijo:: «Aquí, lo que pasa es que hemos conseguido un queso hermoso y vienen los ratones por bandadas. Lo que hay que hacer es tirar el queso al mar, y así se aca­baron los ratones».

Pero no. Durantegeneraciones hemos luchado por conseguir el queso. Habrá que espantar a los ra­tones y conseguir más queso. Esa es nuestra lucha.

Y tampoco el problema es de ratones. Aunque los haya. Es una fase más de la vida del partido. Y más feliz. Ha llegado al poder. Y los problemas que trae consigo para todo partido. Especialmente si contiene un ideal de lucha y no simplemente un partido de interés.

Un partido como el EAJ-PNV, con su estructura social, su sistema de incompatibilidad y prioridades y su democracia interna, se ve inexorablemente sometido a la tensión entre los cargos públicos y el partido. Entre los dedicados a la función política con plena dedicación y conocimiento y los hombres y mujeres del partido que hacen política de horas libres. Con la irrupción de cuadros que no saben ni les interesa nada de la historia del propio Partido sino su propia carrera pegados a las tres letras mágicas.

Entre el presupuesto y la indi­gencia de medios. Entre los equi­pos de trabajo y los que trabajan a cuerpo. Entre quienes viven some­tidos a las tentaciones del poder, del burocratismo y de la tecnocracia, y el honrado sentir de quien pisa el suelo sin prebendas ni oropeles.

Es importante no perder la pers­pectiva. Quien acostumbra a juz­gar a ras de calle, tan sólo a partir de la sociedad de las aceras, de los plásticos y colillas de las esquinas, ha perdido la perspectiva. Convie­ne que suba a una cumbre para ver también los trazados, las nuevas vías, los cambios hacia adelante. Y se engañan quienes juzgan a este partido gozando en sus miserias. Hay muchos que desean verlo roto y caído. No lo van a ver. Aunque sus enemigos sean poderosos. No lo van a ver. La sociedad vasca de forma mayoritaria se vé representado en él.

La llamada Izquierda Abertzale sigue sin hacer su perestroika. Felipe González la hizo en 1978 eliminando el marxismo de su ideario  y adaptándose   a una  sociedad distinta a la que se había configurado bajo el franquismo. El PNV la hizo en 1986, tras su traumática división. Alianza  Popular la hizo asimismo  en su día con Aznar haciendo nacer el PP. La IA no la ha hecho y le cuesta adaptarse a una sociedad democrática donde imperan los valores y las cuestiones se deciden por votación. El último resultado del 12 de julio, a pesar de la venta que hacen de él, les condena a cuatro años de oposición enrabietada en la que tratarán de desgastar  al PNV en el Parlamento y en la calle y sobre todo no diciendo que modelo de sociedad propugnan. Si creen que bautizando al EAJ-PNV de partido burgués de derecha neoliberal y autonomista van a lograr que la ciudadanía cambie de percepción de un fenómeno tan conocido y arraigado, van a ir bien servidos.

Frente a esto, un EAJ-PNV gobernando con el PSE, viejo compañero de muchas fatigas históricas, a nada que siga conectando con las necesidades reales del país podrá prepararse para cumplir dentro de 25 años sus 150 tacos. Y, la IA, y los analistas políticos seguirán preguntándose cuál  es el secreto de un partido tan singular en Europa.

¡¡Y lo que te rondaré, Morena!!.

Con problemas ayer, con proble­mas hoy, pero durante 125  años en la brecha. ¡Zorionak EAJ-PNV!

11 comentarios en «EAJ-PNV. Nada menos que 125 tacos»

  1. ¡Magnífico artículo Iñaki!.
    EAJ-PNV es la «columna vertebral» de Euskadi. Demócrata cristiano, humanista se va a constituir en 1895 y tiene como misión el reconocimiento de la Nación vasca (Estatuto de Gernika cosoberano), la difusión del Euskara y la normalización del bilingüismo Euskara/Español de manera «pragmática y positiva».
    Euskal kulturak gai desberdineko lanak argitaratzen ditu: lan teknologikoak, euskal literatura, heziketa-liburuak…
    «Las Naciones de Flandes, Tirol del Sur, Gibraltar, Frisia, Córcega son orgullo de progreso social, tecnológico, medio ambiental, industrial, cultural, solidario».
    Gora EAJ!. EAJ aurrera!. EAJ herria zurekin!.

  2. Maitasunarekin.El sabino original frente a sus dudas postreras marca al pnv con la bipolaridad nacion-region) desde su genesis. El joven sabino pudo vivir que su aita debiendo ser liberal por logica empresarial, arriesgo lo suyo en la guerra a favor de la causa carlista; y que toda la familia tuvo que exilarse a Iparralde. El sabino regionalista de sus ultimos tiempos es al que se ha acomodado el partido en la actualidad, con el argumento de agarrarse aunque sea en fallo a las necesidades reales del pais : la tv, la etzaina y el concierto.
    De aquellos polvos quizas surja por ejemplo la traumatica deriva de Garaikoetxea con EA hacia la IA. Pero (IainkoariEzkerrak) hoy enclaban mejor con la vieja Navarra profunda «carlista», que aquel modelo liberal postmodernista, tan lejos de la Amalur napartarra.
    Asi pues se observa en general un avance amplio de las fuerzas muy historicas y mayoritarias viendo en todo el 7ak1.
    Coetaneo de Sabino, el judio marx de padre protestante, quizas acerto cuando mentaba al carlismo vasco de progresista por encima del liberalismo.
    Toda razon historica suele tener acomodo en la realidad.

  3. Pues los nacionalistas vascos nos autofelicitamos hoy por tanta Historia vivida y ninguna forma mejor de celebrarlo que la decisión del Lehendakari de no acudir al sarao patriotero de La Rioja.
    Presididos por un ocuro rey que no mencionará los millones desviados por la monarquía en tiempos de penuria y que se auto invita sin tener ningún papel que cumplir salvo el de lavar su mala imagen, eclipsando así el protagonismo del organizador del evento y persiguiendo el único objetivo de la foto y mostrar una hipócrita imagen de unidad, sin ningún contenido real.
    Ya muerde desde redes y medios y morderá mucho más el recio y rancio nacionalismo español mostrando su verdadera cara de odio al nacionalismo vasco cuando no es sumiso .
    Su cara real.
    España ha sido siempre partidaria del centralismo a base de hostias a quien no quiere someterse a su imposición.
    Y el PSOE siempre ha abusado de su falta de escrúpulos para firmar acuerdos que luego no cumple. Siempre el mismo tocomocho.

  4. CON UNION, RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD
    superaremos esta crisis.
    Esta obviedad simplona la pronunció ayer el actual rey.
    Hay que tener mucho desparpajo para decirlo.
    Que te roben la cartera y encima te tomen por imbécil es repugnante.

  5. Pues al final Urkullu estará. Unos se alegrarán y a mí me desilusiona otra vez.
    El Lehendakati serio no lo es tanto.
    Una cosa es el partido y otra los dirigentes.

  6. Acudirá pero después de salirse con la suya . Ahora que se hagan la foto y todos contentos
    Pero lo
    primero es lo primero .
    Para mi
    lo ha hecho muy bien .

  7. Los dirigentes de un partido son elegidos por ser los valedores de los principios del partido y el PNV nos lo viene demostrando desde hace muchos años. Hace un par de días el sr. Aitor Esteban ( portavoz del PNV en el Congreso ) decía que la reunión de La Rioja estaba vacía de contenido, que solo buscaba la foto de todos los presidentes alrededor del sr, Sánchez, seguirá pensando igual ahora que el sr. Urkullu estrá allí ?.
    «El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha afirmado que el acuerdo sobre déficit y endeudamiento de las instituciones vascas con el Ejecutivo de España permitirá mantener los servicios públicos y evitará que el Gobierno vasco lleve a cabo «recortes» «. Tomemos nota de esta afirmación teniendo en cuenta que el GV lleva varios años haciéndolo a pesar de las continuas manifestaciones del personal de Osakidetxa.

  8. Eso de salirse con la suya (ampliar deuda) debería ser consecuencia de un Estatuto ya desarrollado y no de una partida de póker con los tahúres socialistas.

  9. No quería escribir en este comentario, pero al final, escribiendo como estoy haciéndolo aquí de forma cada vez más asidua, no tiene demasiado sentido que no lo haga para celebrar el 125 cumpleaños de alguien que lo lleva tan bien, porque no se cumplen todos los días ese montón de años con semejante salud.

    Un partido joven y progresista, que decimos hoy, que lo fundó Sabino Arana hace 125 años.

    Desde aquel lejano 1895, hubo que esperar 36 años para que las mujeres tuvieran el poder de votar, hasta que llegara el año 1931. Pero el Partido Nacionalista Vasco, fue capaz de adelantarse a su tiempo y creó Emakume abertzale batza, con una fuerza increible dentro de un Partido Nacionalista Vasco adelantándose, como siempre, a la «progresía» de la época. Feminismo en estado puro.

    Sabino Arana, pone los pilares del sentimiento abertzale en la población de la nación vasca y crea en 1895 una herramienta, que es el Partido Nacionalista Vasco, para que Euskadi pueda acceso a dirigir su futuro.
    Ese Partido Nacionalista Vasco no es el fin, como sucede en la mayoría de los partidos, es el medio para llegar a una Euskadi libre, de hombres y mujeres libres.
    Así es hoy y así era cuando Sabino Arana lo fundó.

    Cuando nació aquel Sabino Arana, la esclavitud era legal en esa España que nos asfixiaba ayer y que lo sigue haciendo hoy.
    Tratar de racista a un hombre que cuando ya tenía unos años, el ABC de Sevilla publicaba el siguiente anuncio:

    «Una negra se vende por no necesitarla su dueño, de nación conga, como de 20 años con su cría de 11 meses, sana y sin tachas, muy fiel y humilde, no ha conocido más amo que el actual, es regular lavandera, planchadora y cocinera: en la calle del Baratillo, casa nº 1 informarán»

    tiene guasa, que dirían los sevillanos.
    El utilizar aquella época y traspasarla a hoy en día, no hace sino envilecer a quien a falta de argumentos, le hace aguas su ideología.

    Comienzos difíciles.
    Escisiones como en la vida de Brian.
    Prohibiciones, exiliados y fusilados.
    Más escisiones como cuando ves la Vida de Brian más veces.
    Poder en una parte de Euskadi.

    Futuro tan difícil como siempre, pero mejor que lo tuvieron nuestros mayores. Mucho mejor.
    ……………………………

    Dicen que se está debatiendo el por que de que el Partido Nacionalista Vasco gana siempre.
    Es sencillo.

    Se debe a que es el único partido que queda hoy en día con ideología capaz de atraer a las personas que quieren dar y no solo recibir.
    Muchos partidos, se han convertido en una agencia de colocaciones, han perdido su ideología antigua y sus gentes, únicamente buscan un empleo.

    Otros partidos se surten de personas que disfrutan con lo que hacen. Con la clandestinidad, con ekintzas nocturnas o con poder vociferar más alto que los demás. Éstos buscan su propio interés. Disfrutan con ello.

    En el Partido Nacionalista Vasco, hay de todo, como en botica. Pero hay muchos, muchísimos, que no buscan ni su beneficio particular ni el de su ideología, no tan siquiera el de su Partido.
    Buscan tan solo lo mejor para su pequeño y maravilloso País.

    Por eso, porque como hay muchos así, el Partido Nacionalista Vasco gana casi siempre.

    Es la opinión de quien ni ha querido, ni ha ostentado nunca ningún cargo en en el Partido Nacionalista Vasco, ni en las Instituciones de nuestro País.

  10. MARTIN

    Pues hay muchos, por no decir todos los políticos que han vivido de la teta del PNV por no decir del GV, Diputaciones, Ayuntamientos, …. sin pegar un palo al agua. De cargo en cargo y tiro porque me toca a otro cargo hasta la jubilación final con tropecientos tacos.

    No tiene porque ser un senador, juntero, …, no, con ser cargo de confianza o asesor de esto y de lo otro ya sirve. Estos cargos intermedios son los que pasan más desapercibidos, tal vez por ser los más inútiles, pues si los primeros están puestos a dedo en las papeletas, estos no salen ni en ellas y cobran como ellos o más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *