¿Monarquía republicana o bipartidismo Borbónico?. La mentira de Sánchez

Miércoles 5 de agosto de 2020

Le escuché al presidente del Gobierno español Pedro Sánchez su rueda de prensa de la Moncloa. Si todo lo que dijo tiene la calidad de su contestación en relación a donde estaba D. Juan Carlos es que estamos ante un mentiroso compulsivo. Lo hizo muy mal. Podía haber dicho que no contestaba esa pregunta, pero replicar que no sabía nada de su paradero, era mentira. Y mentir en sede gubernamental en una democracia es muy grave. Y no se puede hacer una democracia sin demócratas.

Pero es lo que hay en relación a como se trata al ciudadano. Como a un menor de edad y además un menor sin luces para comprender una situación como la creada por un sinvergüenza como el rey emérito al que llaman ahora el MENA (Emérito no acompañado) y que deja una monarquía para irse a una República.

He conocido a muchísimos socialistas de larga trayectoria en Venezuela, en París, en San Juan de Luz y en Toulouse. Ninguno era monárquico. Todos eran militantemente republicanos. Esta condición constituía una de las enseñas socialistas mientras tildaban al pretendiente Juan Carlos de Borbón como Juan Carlos el Breve (estuvo en la jefatura del estado más que Franco) y Juan Carlos el Tonto. Pero a nadie en su sano juicio escuché la posibilidad de que se instaurase la Monarquía del Movimiento.

Por eso al principio los socialistas comenzaron a decir que eso no era monarquismo sino un “juancarlismo light”, pero con el tiempo se ha demostrado todo lo contrario. Es un monarquismo duro. Juancarlismo hubiera sido que este tránsito tras la abdicación hubiera acabado con Juan Carlos, pero no fue así. El PSOE ya hacía planes para una Monarquía con Felipe VI (Felipe V fue el rey que tanto odian los catalanes). Y las monarquías se basan en la continuidad de la especie y en que un hijo herede a su padre. Gana el espermatozoide más rápido.

Pero no siempre fue así.

Quizás Felipe González por no haber tenido una mayor relación con el exilio republicano y con el de su partido, no tenía interiorizado, como sí lo tenía su aversión al comunismo, que en 1931 a la Familia Real le habían puesto de patitas   en la calle y que Alfonso XIII no había sido precisamente un rey demócrata. Y quizás por eso y porque generacionalmente conectó con una persona “campechana” y demasiado normal como Juan Carlos, el caso es que practicó   desde el principio el accidentalismo a la hora de apostar por la Monarquía o por la República quizás pensando que era asunto menor y que si lograba convertir   al rey en un florero, le importaba poco que estuviera residiendo en La Zarzuela   y leyendo gangosamente discursos que nunca redactaría. Un rey león, pero no por su fiereza, sino por leer lo que le ponían delante. Lo malo es que, si no se le cambia el agua al florero, el agua se pudre, que es lo que ha ocurrido.

De todas maneras, González es el gran responsable de la vida regalada y sin control que ha llevado el rey: cacerías, amantes, negocios, imposibilidad de control democrático, dudosas compañías, desapariciones sin dar cuenta, yates, motos, coches, y un cerco informativo de tal eficacia que durante años y años y

gracias a estos muros, la institución más valorada en las encuestas ha sido la figura del Rey. Pero en cuanto se ha entreabierto la ventana y se ha colado una brizna de aire informativo, la aceptación ha bajado a la mitad y hoy es el día en el que, con el latrocinio de su yerno, su cacería en Botswana, Corinna y su huida, así como su abotargamiento, la Corona era ya más pasto de los programas de humor que de un tratamiento informativo serio. Y el gran responsable de todo esto no fue Suárez, a quien el rey despidió porque Suárez ejerció como presidente y se le enfrentó, ni Calvo Sotelo que tenía pavor al entorno del monarca, sino a un Felipe González dicharachero, contador de chistes verdes, fumador de puros, admirador del mal llamado sexo débil y que además le   permitió hacer absolutamente todo.

En 1975, como en el caso del referéndum de la OTAN, dijo lo siguiente: “En principio, soy republicano y en todo caso debería ser el pueblo el que decidiese”. De todas formas, ante el hecho consumado, creo que el primer acto político como rey debería ser la apertura de un proceso constituyente, con las libertades políticas y sindicales, así como la puesta en libertad de los presos de una manera inmediata”.

Y como ya se había producido en 1976 el pacto con Suárez en el que González admitía a la Monarquía del Movimiento, en la primera campaña electoral había que tener mucho cuidado con que los viejos y jóvenes socialistas no enarbolasen la bandera Republicana. Sin embargo y a pesar de esto se produjeron varios chispazos sobre este asunto.

Concurrió a un mitin en la plaza de toros de la capital. Le precedió Julio Feo, a la sazón responsable de campaña, en lo referente a la imagen central, para dar el visto bueno a todo. Quedó espantado al ver decorada la andanada del coso con una inmensa bandera republicana que tapaba por completo la mitad de su galería, y para mayor escarnio acompañada de un inmenso escudo tradicional del PSOE, con el yunque y el libro, que también servía de telón de fondo.

Requirió de inmediato al responsable, Federico Suárez, para que se cambiara el decorado, y el joven militante le invitó a que, si eso quería, fuera él quien retirara ambas enseñas, advirtiéndole que, como se atreviera a hacerlo, del primer   mamporro (la definición del golpe con el que se amenazaba fue evidentemente menos relamida) acabaría en el ruedo. Felipe González aceptó dar el mitin en   la forma ornamentada, pero su equipo de resonancia y seguimiento se cuidó muy mucho de que no se publicara una sola foto de tan comprometedor acto.

En este sentido fue muy importante el Congreso celebrado en el Hotel Meliá de Madrid de aquel PSOE que invitando a prestigiosas figuras internacionales quería con aquel acto indicar que el socialismo era el de Felipe González y no el de otros grupos. Y en dicho Congreso, con presencia de Willy Brandt, Olof Palme, Carlos Altamirano etc., se produjo otra de las escenas en las que González tuvo que tragar saliva, porque durante aquel congreso no todo fueron alegrías para él.

Para empezar, el día de la inauguración apareció en el pasillo central un joven alto, fuerte y guapo agitando solemnemente una bandera republicana de tamaño   descomunal. La fotografía -muy hermosa, por cierto- apareció en periódicos y revistas, y también en la televisión, pero aquel paseíllo republicano ante lo más granado del socialismo internacional y los cerrados aplausos que recibieron el abanderado y la bandera tricolor no le debieron de hacer mucha gracia a Felipe González, quien, a aquellas alturas, ya sabía el final de la película: una   democracia coronada. Aunque, para decirlo todo, el PSOE mantendría sus históricas posiciones republicanas incluso en la ponencia y en la comisión constitucional, aunque lo hiciera solo retóricamente. Mañana hablaremos de eso. Hoy solo quería comentar la mentira de Sánchez que enlaza con la postura desde 1976 de Felipe González.

16 comentarios en «¿Monarquía republicana o bipartidismo Borbónico?. La mentira de Sánchez»

  1. Hay elusiones que informan más que las afirmaciones.
    Es imposible que el presidente del Gobierno no sepa a donde va el ex Jefe del Estado cuando su salida ha sido pactada por él con el actual Jefe de Estado.
    ¿Cual es la razón por la que se oculta su destino?
    Según la Vicepresidenta el Rey retirado no ha sido imputado ni encausado, por lo que no ha huido. ¿Hay alguna razón para justificar esa salida ocultando donde va a estar?
    Si, como dice el TS Juan Carlos de Borbón tiene libertad de movimientos para salir y entrar en España, para qué hacerlo tan oficial, con publicación de carta al jefe del Estado, negociando con el presidente del Gobierno.
    ¿Sucede, como siempre, que no sucede nada?

  2. Excelentísimo Sr: Por una vez, creo que estoy de acuerdo en CASI todo su comentario, pero a estas alturas de la película querer enseñarnos quién fue y quién es Felipe Gonzalez, alias X, es algo que a quienes le hemos «vivido» nos las trae bastante floja. Felipe Gonzalez es un canalla incluso cuando usaba chaqueta de pana. Recuerdo que en el mitin (como soy bastante mayor mi memoria falla y no tengo ganas de buscar en ningún sitio) ¿1974/75? en Sarriko y al día siguiente en Eibar donde, resabiados, los de seguridad dieron más hostias que los grises, según Diario-16, la policía tenía orden expresa de no detener a Felipe Gonzalez… ya no era Isidoro.
    Sin embargo, me gusta más, Excelentísimo Sr. aunque a otro nivel, cuando canta las gestas del PNV. A mí el Felipe, a quien ya he sufrido, el VI, al que lo seguiré sufriendo no sé cuánto tiempo (¡ojalá no mucho!) me molestan menos que lo que sufro por culpa del PNV día a día… con la salvedad de que lo primero es casi inevitable y lo segundo tendría remedio…. si se quisiera. Sanidad, Educación, sistema fiscal donde los que más ganan se van de rositas…. me molestan más que Felipe Gonzalez.
    Y eso estaría en manos del PNV

  3. Da igual donde este el factotum coronado , pues cumplida su representacion transicional en la complejidad iberica , los Factitivos deben mimar su ancianidad . Todo sistema inestable tiene su correspondiente ajuste temporal, bien adobado si conveniente con un plus viral y un preciso punto de corte postelectoral. O algo asi.

  4. Mr. X y el fugado formaron un tandem perfecto. Ambos se forraron con su mutua colaboración. Uno más que el otro, pero el sevillano de la chaqueta de pana y tortilla de patatas en el campo se convirtió en un multimillonario socialista.

  5. El tema, no es que Sanchez mienta. El tema sería si no mintiera, dada la trayectoria del jefe de Ferraz.

    Pero el centro de la cuestión no es que Sanchez no vaya diciendo la verdad ni al médico.
    Tampoco Felipe Gonzalez, que al final ha hecho buena la imitación televisiva de Gurrutxaga y su Viaje con nosotros.
    Ni tan siquiera un rey casquivano y viajero, que se ha reído de Franco, de Felipe, y de todo el mundo conocido.

    El centro de la cuestión, es la enorme transformación del partido socialista obrero español, que desgajó en su día navarra, tras dejar de pasear la pancarta pidiendo autodeterminación, abdicó de la república, del socialismo, del federalismo hasta llegar a la situación actual, funcionando maravillosamente como una perfecta agencia de colocaciones.

    Vienen tiempos duros, ataviados con mascarillas sucias, con la mentira como moneda de cambio cotidiana, perdiendo descaradamente la lealtad a la palabra dada y por ello, a nosotros mismos y prevaleciendo siempre lo individual sobre lo colectivo.

    Al final, desgraciadamente va a resultar que el rey emérito, no era sino un adelantado a su tiempo.

  6. Los millones que investiga la justicia Suiza (manda huevos) son sólo una minúscula porción de la cantidad total manejada por la familia borbona.
    En España no se habla para nada del resto. Es algo elementalmente necesario saber en primer lugar si la fortuna del bribón asciende a los 2.000 millones que comentan por ahí o son aún más, de dónde proceden y cuánto supone el supuesto fraude fiscal al estado.
    Por otro lado, los millones investigados por la justicia de Suiza corresponderían a las comisiones del AVE del desierto.
    Pero resulta que no suele ser el cliente final quien paga las comisiones sino los adjudicatarios de las obras.
    Basta recordar cuáles fueron las empresas españolas participantes para saber quiénes le pagaron al Borbón a través de los sátrapas saudíes.
    ¿Por qué el sultán de Oman le regaló un apartamento en Londres de 24 millones de Euros? ¿Qué hizo presuntamente el campechano para recibir eso?
    ¿Por quéel sátrapa marroquí le regaló presuntamente un terreno enorme en aquel país? ¿Qué hizo el Borbón para ganárselo?
    Esas y muchas cosas más que no sabemos podrían haber supuesto perjuicios económicos al estado español por «favores» a terceros. ¿Eso sería traición al estado?
    Pero como dice Iñaki, no serían los Borbones los únicos presuntos delincuentes. Hay por detrás un ejército de cortesanos, funcionarios de las diversas instituciones, políticos, periodistas y demás que lo favorecieron, lo ocultaron o silbaron a la vía.
    ¿Y quién creó el esperpéntico personaje del comisario Villarejo?
    ¿Fue un monstruo que se les escapó de las manos a los servicios secretos? Pues ni idea, pero desde luego parece muy raro que un tipo así acumulara tanta informacion por su cuenta sin más objeto que el chantaje y sin que nadie se enterara.
    Las alcantarillas son ya todo el estado. Sólo una parte está en el subsuelo.

  7. Buenos días, don Oñaki.

    Leyendo la descripción que hace de época de Felipe González, me viene a la memoria el Congreso de Suresnes de 1974 y cuyas resoluciones fueron reafirmadas en los posteriores de 1978 y 1982. Se pueden consultar, y entre ellas se adoptaban medidas como eran su carácter REPUBLICANO y la defensa del DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS.
    En ambos casos se han traicionado a sí mismos (o a los verdaderos socialistas), porque cuando Isidoro venía de las cumbres europeas, decía defender el derecho de autodeterminación del pueblo corso, saharaui o kurdo. Pero cuando le preguntaban sobre esos derechos en Cataluña y Euskadi, daba una larga cambiada.
    Si lo reconocen como un derecho, su obligación es defenderlo. Da igual como se llame, es un de-re-cho.

    Dicho esto, podría hacer un paralelismo…
    ¿Quién mejor para cargarse un partido socialista que su presidente? y ¿quién mejor que un rey para cargarse una monarquia?

    Un saludo.

  8. Anasagasti jauna, otro montaje del Correo Español «El PNV, ni monárquico ni activista por la república en España».
    Sin acritud. Un saludo.😮💲😮

  9. El Correo español es un periódico monáerquico,antiPNV.No hay mas que ver el tratamiento dado en campaña.Y esto es una manipulación más.En esa información que hacen me omiten olímpicamente.les molesto.Rompo sus esquemas.Y fui el portavoz del PNV.Desconocen la realidad y la distorsionan.Solo les gusta Azkuna.Es un mal periodismo.Poco profesional.Y en esa desinformación está su penitencia.El ciudadano sigue votando al PNV a pesar de ellos.

  10. VOCENTO y HOLA están en el mismo nivel de adoración monárquica siguiendo la senda marcada por ellos durante el franquismo.
    La revista amarilla, que tiene una distribución enorme sigue llamando al fugitivo REY.
    Lo mismo que BENEDICTO 16 siempre será Papa para los ultracatolicos, el campechano siempre será rey para los lameculos franquistas de EL CORREO ESPAÑOL.
    No hay que olvidar que el susodicho monarca fue escogido personalmente por Franco.
    Y eso es lo que le dio su «legitimidad».

  11. Y el Correo sigue siendo el periódico más vendido con diferencia incluso entre militantes del PNV.

    Votar al PNV no es ser nacionalista, como tampoco lo era votar a Unió en Catalunya, desde luego quienes quieren un estado vasco no llegan ni al 25 % de los votantes del PNV, entre ellos muchos de sus altos cargos, quienes se parecen muy mucho a Duran i Lleida, quien acudió a varios alderdi eguna.

    Para hacerselo mirar.

  12. Excelentísimo Sr. D. Iñaki Anasagasti:
    «En esa información que hacen me omiten olímpicamente», dice Ud. Yo no he leído el artículo en cuestión, pero si le omite a Ud. no puede ser bueno, por principio. ¿a quién se le ocurre?
    Usted, a nivel personal (y de eso entiende mucho) ha escrito dos libros y varios artículos contra la monarquía, contra Juan Carlos I (el Sr. que cuando a usted le concedieron la Orden del mérito Civil, no sé si como español o como venezolano era el Gran Maestre de la Orden), y no me extraña porque ese mismo mérito se lo dieron a Sadam Hussein, a, en el mismo año que a usted, Amancio Ortega y a otros muchos Pro-Hombres y alguna Pro-mujer…. en fin qué le puedo a contar que usted no sepa….). Pero me he perdido un poco. Decía que si bien Ud. ha escrito libros y artículos contra la monarquía… ¿qué ha hecho o dicho su partido? Quizás, para que se joda, le mandaron malos dantzaris para lo del aurresku (que no me malinterpreten los dantzaris, que no he visto las imágenes y era una reductio ad absurdum), porque mucho más no han dicho ni HECHO.
    Sr. Anasagasti, Excelentísimo Sr, Sr. Senador (supongo que no es ex-senador, porque eso será como el bautismo y la orden sacerdotal…. que imprimen carácter de por vida, como marcaba la constitución de 1845).

  13. Pues si.tenemos la inmensa satisfaccion de cuando estiremos la pata podemos poner en la esquela que somos senadores.Está en el reglamento que es ley.Sobre mi persona le recomiendo lea cualquiera de los dos libros.Ahí está todo.Yo no era el llanero solitario en Madrid.Yo representaba al PNV,era su portavoz y busque usted alguna rectificación que me haya hecho mi partido.No la encontrará.Otra cosa es que la cortesía institucional,mientras no cambien las cosas,obliga a las autoridades representativas a recibir al jefe del estado español.Asi de sencillo.Pero si tiene duda sometámoslo a referendum y verá lo que dice el PNV y la ciudadanía vasca.
    Sobre el Correo español ,no es de extrañar .Es un medio privado y como tal manipulan a gusto.Sin más.

  14. » la cortesía institucional,mientras no cambien las cosas,obliga a las autoridades representativas a recibir al jefe del estado español»
    Cuando los monarcas fueron a Catalunya no salió a recibirles …¡¡ni el alcalde del pueblo!!, dejando clara su postura tan diferente a la de quienes les bailan aurreskus por «cortesía institucional»
    Sr. Anasagasti: el PNV no ha hecho NUNCA nada contra la monarquía.
    En su esquela podrá, legítimamente, poner que es Senador, pero no se le olvide que Maduro podrá poner que es Jefe de Estado.

  15. «Arantza Tapia(…) sorprendiéndole en su buena fe (…) “Hay que intentar fórmulas como bajar los salarios antes de recurrir al despido” ¿Recuerda que escribió usted esto? A esta consejera no se le pilla en su buena fe para decir que anulará los sueldos vitalicios de los parlamentarios…. incluso, si fuera ministra del Estado, no se le pillaría en su buena fe a la hora de decir que se eliminarían los vergonzosos sueldos vitalicios de Senadores y parlamentarios y demás, aunque «Está en el reglamento que es ley»…. pero que, con voluntad se puede cambiar, como se cambió lo relativo al incentivo de jubilación anticipada de los profesores/as… sin atreverse a cambiar la ley, sino a «tiro fijo» (y no hablo de la guerrilla de Colombia, sino de Euskadi), como, con voluntad, se podría cambiar la Constitución del 78 o la Monarquía, aunque a algunos/muchos privilegiados les encante que «Está en el reglamento que es ley». Podríamos empezar, algunos a renunciar a los privilegios económicos, honoríficos y sociales que nos da la ley que emana de la Constitución que el PNV, le recuerdo, no quiso aprobar, aunque esté dispuesto a título individual y colectivo a recoger los beneficios derivados de la misma.
    ¿Contradicción? ¡¡qué vaaaaa! política PNVista.
    Es lo que tiene vivir en un país bananero, que algunos siempre recogen plátanos (o nueces)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *