Ironman Frankfurt. ¿Por qué Ironman? 10 días.

Hay días que te levantas y solo el hecho de ponerse depiés es un triunfo. Ese hormigueo. Despertarse y llegar a la cocina, debería ser digno de una medalla. Te preparas tu café y piensas… en 10 días tengo que correr un Ironman. Dudas, dónde me he metido?. Llegaré, fallaré, me visitará el señor del mazo?. Y esto me pasa siempre. Será que me interesa y que lo vivo intensamente.

Dudas, preguntas, inseguridades, … pero dónde me he metido? Durante el año, siempre piensas que nunca llegará el día, que tienes tiempo… como cuando estas estudiando.  En ese periodo te autoperdonas; bueno esto lo hago mañana, la tirada larga la dejo para el lunes que hoy llueve… y en este periodo te lamentas, deberí­a haber hecho tal, a lo mejor más kms… Es lo que hay.

¿Por qué Ironman? Es una pregunta que me hace la gente, la verdad que no tengo el biotipo de un Ironman, 1’66, 66kg, parezco más un velocistas que un fondista… no creo que tenga una genética muy adaptada a la larga distancia… No sé, me gusta. Me gusta sufrir. Eres tonto? quizás. No lo sé, seguramente. Me gusta intentar hacerlo bien, aunque realmente sepa que quizás no pueda. Mejorar cada día. Intentar que éste sea mejor que el anterior. Esperando que algún día me salga la carrera perfecta. Es complicado. Son tantas las variables que es más fácil que algo salga mal, que bien. Pero hay que intentarlo. Hay que intentarlo siempre, el día que no lo intentes estarás muerto.

¿Qué sientes cuando te pones en la salida? Bueno es complicado, por un lado te sientes importante. Durante el año eres uno más, un DNI, una cuenta de correo electrónico. Pero amigo… cuando te dan el gorro, te pones tu dorsal, dejas la bici en boxes… ojito, ya no eres una más. Te sientes una estrella del rock, es tu momento, la gran cita… Supongo que solo por ese subidón merece la pena. Suena la música, la gente se pone a aplaudir y 2500 personas se echan al agua.

¿En qué piensas durante la prueba? Básicamente en superar pequeños puntos. Esa boya. El siguiente avituallamiento. Dejar la bici. Una vuelta más a pie. Si piensas en la totalidad, lo dejas. Durante la carrera mueres varias veces, hay que gestionar esas muertes y saber resucitar. Según como gestiones éso, tendrás un resultado u otro. Cuando vas mal piensas en momentos épicos, te imaginas corriendo por aquel sitio, rodando por aquella etapa del tour,… tienes que llevarlo a la mente, porque la mente es más fuerte que el cuerpo.

¿Y la meta? La verdad que siempre he pensado, que cuando llegase a la meta me iba a desplomar de la emoción. Pero será porque llegas tan cansado o estás tan deshidratado, que no me sale ni un lágrima… La meta es ese bálsamo recuperador, saber que lo has conseguido, que has podido, que has sabido hacer frente a los imprevisto… sabes que lo has hecho y con eso te vale.

La verdad no sé por qué lo hago, sé que me gusta. Sé que lo tengo que hacer y lo hago. En carrera nunca se me ha pasado retirarme, nunca. Y me ha pasado de todo, problemas físicos, técnicos,… Pero sabes que te debes un respeto a ti mismo después de tanto esfuerzo, y a Lucía por estar ahí y ayudarme, si no es por ella sería imposible, gracias!. Así que ni se me pasa por la cabeza. Solo tengo una dirección, la siguiente brazada, la siguiente pedalada, el siguiente paso… No hay lugar al debate. Me pongo en modo sufrimiento y solo se que hay que llegar a la meta.

Salvo giro radical, este será mi último Ironman, tal y cómo lo concibo hasta ahora: en verano, siendo cuasi objetivo principal y en Europa… Será el 5º, si no pasa nada y quiero disfrutar al máximo.

Os dejo un video muy bueno, posiblemente objetivo del año que viene:

https://vimeo.com/44091927

Da un error al cargarlo de manera directa, si no probad con el link.

Un saludo

¿Por qué? Porque me hace sentir vivo.

 

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *