Nadie te debe nada 2. Los ofendidos.

Durante una época a este blog se solía entrar a «cotillear» lo que hacía, con el único fin de acudir a redes sociales o en pequeños grupos de cobardes criticar las ayudas que recibía para los resultados tan lamentables que tenía. En esta frase hay una verdad y una mentira, la verdad: los resultados, la mentira: las ayudas. No sé si lo he contado por aquí, pero no eran pocos los voyeurs-haters. Algo que no entendía la verdad… El perfil era claro: gente que era mejor que yo (el 99% de los que leéis esto) y que pensaba que el mundo le debía algo porque si a mí me lo daban a ellos el doble. Y en un 100% triatletas. Hubo una época en la que me cansé es desmentir que a este blog entraba el dinero con volquetes, luego dejé de defenderme de algo que era mentira. Lo más gracioso era que alguno me mandaba privados para saber cómo hablar con tal o cual marca o si conocía a alguien en… Hoy en el blog: las injustas víctimas de la falta de patrocinios.

Pocas cosas tengo más claras sobre este mundillo que mi posición en este tema. Será por las vueltas que le he dado. De primeras y obviando las faltas de respeto referidas en al párrafo anterior, nunca he entendido la comparación de si a ese que hace X le dan Y, a mí que hago 2X que me den 2Y. Primero porque no sabes que hace esa persona (y ya no me refiero a mí, sino a deportistas que si cuentan con ayudas), si aparte de los resultados colabora de alguna u otra manera con la marca, qué tipo de ayudas son con las que cuenta, qué impacto produce a las marcas que le apoyan…Seguro que si le dan Y es porque a la empresa le hace ganar Y+3. Y que comprarse así, es de mediocres. La verdad que este argumento es de primero de la vida, pero quería empezar por algo.

Para mí el matiz fundamental de toda esta historia es: ¿Por qué? ¿Por qué te tienen que ayudar? en función de qué? en que cuantía?… pero lo más importante es por qué? Cuando alguien solicita una ayuda a una empresa (no hablo de ayudas públicas ahora) entiendo que es a cambio de algo o por alguna razón. O dicho más fácil: ¿qué me llevo yo por ayudarte? la mayoría de los contratos de patrocinio son por alcance, como los accidentes en la A8. Yo pongo mi nombre en el mallot ciclista de tal equipo, para que se vea en el Tour… si corre la vuelta a mi pueblo pongo menos. Y en la mayoría (salvo mecenas que apoyan determinados deportistas por afecto a la persona o al deporte) de los casos es así. Nadie pondría un cartel anunciando un bar al final de un callejón sin salida donde no pasa nadie y no puede leerlo… Y al que le moleste que a influencers de medio pelo les den de todo solo por tener 200.000 seguidores y a su amigo que tiene 2.20 en maratón no le den nada, que asuma las palabras de Rato: es el mercado amigo. No digo que sea justo o injusto, pero como dije en el anterior post, no creo en la justicia cósmica. Y por desgracia es así, no entiendo a esta gente que, desde el sofá, está con el trantrán de que con todo lo que entrena y lo bien que hace tal cosa, tenga que pagarse él o ella las zapatillas y los viajes…

El siguiente argumento y seguramente el último en este post, que si no se me hace muy largo es. ¿Para qué? para qué quieres que te patrocinen? No es que voy a hacer una carrera en Noruega y joder es super cara… y como es muy extravagante y nadie va pues ayúdame. Y me niego a abrir el melón de los que se inventan que es por una buena causa para que se la paguen, estos dan asco. Si no eres capaz de tu dinero quitarte X € para pagarte ese sueño, es que realmente no era tu sueño. Yo no soy rico, pero cuando he hecho cosas me he privado de otras para pagarme los costes, porque me hacía ilusión real. También se puede caer en el argumento del egocentrismo deportivo, como para mí es super importante el lanzamiento de guito de aceituna (un saludo Teo) no entiendo como nadie me patrocina, pues porque no le interesa a nadie majo.

Me da la sensación de que algunos hacen las cosas para que les den algo o no las hacen si no se lo dan. Vas porque te gusta, porque esto proporciona placer al que lo hace, el pago es la experiencia.

En mi opinión (que es la mía y es una puta mierda) dónde se tiene que dotar recursos es en deportes en edad escolar o formativos y federados y en el que las propias federaciones con dinero público (que debería ser el grueso de la ayuda) no llegan. Para mí y que no se ofenda nadie, un equipo de voleibol federado no debería quedarse sin viajar por no tener fondos, pero que una persona se haya clasificado para el maratón de new york y no pueda ir…pues mira lo siento. Pero a veces esto no es justo y si ese corredor o corredora tiene mucho impacto en redes sociales y todo lo que derive de la carrera, va a tener mucha visibilidad. No le costaría encontrar alguien que le dé la ropa, un hotel… Y nos gusté o no, pasa así. Yo si fuese diputado compraría un bus a los del vóley, pero si fuese el de marketing de Nike elegiría al runner.

Cuando actúas de manera individual, haciendo lo que te gusta, debes pensar en autofinanciarte. O ser lo suficientemente imaginativ@, para que más gente se suba al barco. Pero esperar, que una actividad de este tipo deba ser sufragada per sé es un error. Si vienen ayudas bien, pero no lo esperes, porque NADIE TE DEBE NADA.

Con las liebres.

 

 

Publicado por

Iker Martín Urbieta

Deportista a media jornada. Contacto: iker.martin@gmail.com Follow me: @ikermu21

Un comentario sobre “Nadie te debe nada 2. Los ofendidos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *