Filántropos y solidarios

 

MONOS
Aunque  existan otras compañías, Internet y Google parecen sinónimos. Así que cualquier mínimo fallo de Google es realzado exponencialmente por la red. Al parecer el software de aplicación GooglePhotos diseñado para reconocimientos faciales le ha jugado una mala pasada al gigante de la red al identificar a una pareja de afroamericanos como gorilas. Los jóvenes se han quejado, la compañía muestra su pesar y consternación, pide perdón y… pelillos a la mar. Aunque el error sea repetido, porque en mayo etiquetó a dos perros como caballos o cuando escribes “rey negro” o “la casa del negro” la aplicación GoogleMaps te lleva directamente a la Casa Blanca.

Pasados tantos años desde que Darwin expusiera sus postulados sobre la evolución de los seres vivos, bien podríamos pensar que no nos confundirían a los primos de hoy con nuestros antepasados comunes de ayer, pero por lo visto que el hombre sea solo una azarosa derivación del simio (la etiqueta de Anís del Mono encierra una injuriosa caricatura de Darwin), no es óbice para seguir laminando sesgadamente la dignidad de algunos humanos. En todo caso, lo más pasmoso de este error o despiste no es el hecho mismo del fallo tecnológico de esta inteligencia que al fin y al cabo es artificial, sino el ennegrecimiento total de la nube de Internet con la cascada de comentarios de unos humanos sobre otros humanos, algunos ziriqueros como“¿inteligencia artificial de reconocimiento de cara basado en deep learning…? pues tendrán que denunciar al algoritmo” o “este software ya no podrá ser nunca concejal”, recordando al concejal Zapata; pero la mayoría en tono mucho más vitriólico, “vaya cagada, claro que no son gorilas, no se ve la selva…”, “…menuda cagada confundir gorilas con chimpancés” o “es curioso, los gorilas auténticos no se han molestado en absoluto, aunque esta comparación sea difamatoria para ellos”. ¿Evolución, dices?

El multimuchimillonario príncipe saudí Al Walid bin Talal al Saud ha anunciado que donará su fortuna (¿cuándo? ¡No se sabe!) de 35. 000 millones de dólares a organizaciones solidarias/filantrópicas y caritativas. ¡Loado sea Alá!, pero me pregunto cómo otros muchos internautas, ¿Por qué no lo utiliza en tratar como iguales a sus hombres y mujeres? ¿Por qué no pagan dignamente a pakistaníes, indonesios, malayos, filipinos trabajadores casi semiesclavos en sus productivas industrias? ¿Por qué no para evitar que las pateras repletas de africanos (mayoría musulmanes) “naufraguen” camino de Europa? ¿Por qué siguen vendiendo armas al islamismo integrista o al IS con el que ganan buena parte del dinero que ahora quieren donar? ¿Por qué…?

Acaso porque Darwin solamente hablara de evolución biológica, nunca de evolución humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *