Higos en almíbar

2013-09-23 09.13.37
Me acabo de currar unos higos en almíbar que tienen una pinta tan apetecible que cómo poco,  me va a dar pena comérmelos.
Por favor!, por favor!, … ¿a quién quiero engañar?, si mis higos están para cogerlos con los dedos, abrir la boca y gritar “SI SE PUEDE” y en ese mismo momento,  introduces este fruto que ya ha dejado de ser fruto para convertirse en una delicia y lo guardas en tu boca y a partir de aquí cada cual  lo deleita como quiera, (… con movimientos envolventes, mordiendo y aplastándolo sobre el paladar, manteniendo primeramente en el carrillo izquierdo y los jugos canalizarlos hacia el derecho o al revés, …), pero por favor, no hay que tragarlos pronto, tómense su tiempo, mis higos se merecen todo eso y más.
Luego, cuando el higo emprenda su viaje hacia adentro, todavía queda la ceremonia de chuparse los dedos.
Que ricos! que ricos!  … pero, qué ricos!.
Otoño e higos, un binomio perfecto, la fruta preferida de mi madre, sólo unos pocos, pero escogidos.  Mi padre de siempre me acercaba lo higos en una cajita de cartón bien colocaditos para que no se aplastaran.  Estos vienen de Muskiz, del huerto de Rosa y Koldo,  maravilloso día el pasado sábado en Muskiz, celebrando NATURAKO  Azoka (Feria de la Naturaleza), de la mano de Rediseñando Muskiz Zirriborratzen, que trabajan desde hace un tiempo en proponer iniciativas que tratan de conseguir un equilibrio en el modelo socioeconómico actual de su pueblo, que depende ya desde hace unos años casi en exclusiva de la Petroquímica  Petronor.
Muskiz, en el Valle de Somorrostro , se resiste a ser sólo Petronor.  Todos esos barrios unidos por el río Barbadún que desemboca en la Ría del mismo nombre en la Playa de La Arena, sugieren una nueva mirada al municipio y un debate sobre otros sectores posibles, potenciar los que ya existen, crear otros paisajes regenerando sus riquezas que ya las tienen, en definitiva, conseguir un modelo más sostenible que ayude a salvaguardar la esencia de la zona como herencia de los que lleguen en el futuro.   Otros pueblos movidos por la misma preocupación están consiguiendo importantes avances,  rediseñando conceptos,  apoyados en un primer momento con los esfuerzos y habilidades de sus vecinos.
Rediseñando Muskiz Zirriborratzen ya está en ello, Muskiz se ha puesto en marcha.
https://www.facebook.com/redisenando.muskizzirriborratzen

Ahora toca ponerse dulce pues vamos con el almíbar, delantal anudado, manos limpias y  prometo que enseguida nos vamos a tener que chupar los dedos.
Empezamos.

INGREDIENTES:
1 Kg de higos
1 litro de agua
1/2 Kg de azúcar
La peladura de 1/2 limón
ELABORACION:
Lavamos los higos con agua fría.
En una cazuela ponemos los higos y les cubrimos con agua.
En unos minutos aparece una especie de espuma y se la retiramos con una espumadera.
Cuando empiecen a hervir, retiramos los higos y reservamos.
Ponemos al fuego la cazuela con 1 litro de agua y el azúcar.
Echamos la cáscara del limón y seguido vamos incorporando los higos, que previamente les habremos pinchado con un palillo varias veces.
Les dejamos a fuego alto 2 horas.  Al final nos debe quedar un almíbar espeso y los higos totalmente impregnados.
Comemos unos poquitos y el resto embotamos, que el otoño se nos puede hacer largo.

GALERIA DE IMAGENES:

Mis higos en el árbol, primera tarea cogerlos.
Mis higos en el árbol, primera tarea cogerlos.
Los higos recién recogidos
Los higos recién recogidos
A la cazuela para conseguir que se cocinen con el almíbar.
A la cazuela para conseguir que se cocinen con el almíbar.
Recién salidos el puchero.
Recién salidos del puchero.
Listos para comer y para embotar
Listos para comer y para embotar
Presentamos higos de Muskiz en almíbar
Presentamos higos de Muskiz en almíbar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *