Careta de cerdo Wellington

Careta de cerdo Wellington deia_FotorCareta Wellington y no estamos de carnavales. Delicioso plato que lo hemos preparado al estilo Arthur Wellesley más conocido por su título de duque de Wellington, que además de ser un militar, político y estadista británico, fue muy aficionado a la buena mesa y cuentan que para celebrar la victoria en una de sus muchas batallas le obsequiaron con esta deliciosa receta: un solomillo de ternera, con trufas, champiñones, paté y vino cocinado en hojaldre que pasó a llamarse como el Duque. Hay otras muchísimas historias sobre los orígenes del nombre del plato, pero lo que está claro es que según oigamos el apellido Wellington ya tenemos que saber que el plato nos llega con un crujiente hojaldre.
Aquí en casa nos hemos hecho con la parte más descarada del chato porcino de cuatro patas y rabito tirabuzón y lo hemos preparado con un relleno delicioso y luego cubierto por su puesto de su hojaldre.
Nos ha quedado delicioso y en el plato juro que no ha quedado ni una miga. Riquísimo.
Es muy fácil de preparar, así que si os animáis a elaborarlo, os colocáis el delantal y empezamos.Careta de cerdo Wellington Etiqueta

INGREDIENTES: 1 careta de cerdo, 1 lámina de hojaldre, 1 hoja hoja de eucalipto, 100 g de paté (a vuestro gusto, en casa hemos elegido a la pimienta), 100 g de jamón de pavo, pipas peladas, 1 huevo, sal, perejil y pimienta.
Para la salsa: orégano, pimienta, 1 toque de pimentón, 1 diente de ajo, aceite de oliva y salsa de soja
Careta de cerdo Wellington Ingredientes_Fotor ELABORACIÓN

Careta de cerdo Wellington Ingredientes 3 _Fotor Limpiamos la careta del cerdo y metemos en la olla express cubierta de agua con sal, pimienta y con una hoja de eucalipto.
Cerramos y cuando la olla empiece a silbar, bajamos la temperatura y dejamos unos 30 minutos.
Sacamos y según se atempere un poco, hacemos con la careta un rollo y lo cubrimos de papel film.
Dejamos enfriar unas horas.

Extendemos la lámina del hojaldre y cubrimos con el jamón de pavo y encima el paté elegido.
Quitamos el film colocamos la careta sobre el hojaldre envolviéndolo con ello hasta formar un paquetito.
En la superficie donde estemos trabajando echamos las pipas peladas y pasamos el paquete por encima para que se queden encrustadas.
Con una brocha pintamos con el huevo batido y metemos al horno que lo tendremos precalentado a 200º en 30 minutos.
(Aquí es muy importante seguir las instrucciones del fabricante del hojaldre utilizado).

Preparamos la salsa
Cuando sacamos la careta del puchero, recogemos unos 4 cazos de caldo y dejamos enfriar, según podamos metemos en la nevera, de esta forma cuando vayamos a utilizar, retiraremos la capa de grasa que se haya solidificado y colamos el caldo para que esté bien limpio.
Lo ponemos a reducir incorporando una ramita de orégano, pimienta, un toque de pimentón y el ajo cortado y dorado previamente en la sartén.
Dejamos al fuego sin tapar y esperamos que vaya reduciendo poco a poco.
Cuando haya reducido a la mitad, colamos y echamos un chorrillo de soja.
Probamos, rectificamos de sal si es necesario.
Dejamos unos minutos más al fuego, sacamos y rellenamos la salsera.

Emplatamos.
Cortamos nuestro Wellington que estará delicioso y cada uno que se sirva la salsa necesaria.
Está muy jugoso. Espero que os guste.

Careta de cerdo Wellington 1Careta de cerdo Wellington 4Careta de cerdo Wellington 5Careta de cerdo Wellington 2

Surtido de fiambres con nueces, parmesano y toque de oliva virgen

Surtido de fiambresHoy toca una receta para picotear, facilona y que os va a encantar.
Este surtido se prepara en cinco minutos y se presenta a la mesa bien fresquito.  Para ello tenemos que elegir los fiambres que más nos gusten, aquí como estamos cuidándonos el pavo gana por goleada en versión jamón, en pechuga braceada, con trufa y luego la clásica mortadela-lunch y la cabeza de jabalí, nuestra preferida y además nos hemos echado un largo y la hemos puesto ibérica, … prácticamente he tenido que salir escoltada de la cocina.  Todo ello lo colocamos en una bandeja con un poco de mimo, salteamos unas nueces y rallamos por encima un queso que tengamos por casa, en la nuestra Parmesano. Como nos gusta la pimienta, pues hemos molido un poquito por encima y luego unas gotas de aceite de oliva virgen extra.
Sano y de aspecto espectacular. Nos ha encantado, muy rica la merienda.
Además acompañando a la bandeja, la consabida reina del picoteo, la aceituna, que incluso algunas han saltado a la bandeja para decorar un poco.  En los huesos las hemos dejado.  ¡ que tarde ! … muy aconsejable, .. luego para amenizar la propuesta nos hemos puesto una peli de cine negro, también con mucho “fiambre”,  pero como ya habíamos acabado con los nuestros éstos han pasado sin pena ni gloria, ni un mal susto nos han dado.
Si os animáis, hoy no es necesario ni colocarse el delantal, pero ya sabéis que en nuestra familia es parte de nuestro ADN, así que me ato una lazada coquetuela y empezamos.

INGREDIENTES (para 4 personas)
Surtido de fiambre receta para picotear_Fotor

100 g de jamón york
100 g de pechuga de pavo braseado
100 g de pavo trufado
100 g de cabeza de jabalí
100 g de mortadela lunch
1 bote de aceitunas verdes
1 bote de aceitunas negras
8 nueces
Queso curado para rallar
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra.

PREPARACION
A tu aire, con un poco de mimo, colocando los fiambres de manera diferente (en rollo, en abanico, en horizontal, … otros en vertical ) y luego es saltear unas nueces, unas pocas aceitunas y si tienes algunas hojas (opcional) de albahaca, eneldo, cebollino … o lechuga cortas muy menudito y las extiendes también.
Rallamos un poco de queso por encima y por último echamos un chorrillo de aceite y a la mesa.
El resto de aceitunas las presentamos en un cuenco aparte.
Espero que os encante el picoteo.
Ahora sólo quedan los refrescos, o un buen vino, o un txakolí….. aquí lo que queráis.

Fiambres con frutos secos y Parmesano_FotoraceitunasSurtido de fiambres con nueces y Parmesano_Fotor

Cruasanes de hojaldre con jamón y queso

la foto-1254_FotorVolvemos al cruasán, acompañante ideal para estas tardes de alerta amarilla o naranja que nos tiene a todos arrebujados en casa un tanto aburridos.  ¿Aburrida yo,  en casa? … a unos simples metros del horno, ¿a quién quiero engañar?, … acabo de colocarme el delantal de las tardes lluviosas y propongo una merienda a base de marisco, más que frescos , calentitos, recién salidos del horno, sin conchas ni cáscaras, rellenos de un buen jamón de pavo y un queso muy rico.  Crujiente el hojaldre ya empiezo a oír vuestros gritos acompañados de esa revolución de los jugos gástricos, … ahora sólo queda que toméis nota de los ingredientes y a la faena.
El delantal, … que siempre lo tengo que repetir y es imprescindible para entrar en mi cocina, (aviso: si tenéis niños con este plan podéis preparar una merienda memorable) y ahora sí,  empezamos.

 INGREDIENTES:
la foto-1247_Fotor_Collage2 masas de hojaldre
50 g de mantequilla en pomada (temperatura ambiente)
150 g de jamón de pavo (aquí lo más os guste, york, chorizo pamplona, salchichón, cabeza de jabalí, … etc)
8 lonchas de queso havarti (tranchetes, …  etc)

ELABORACION:
la foto-1247_Fotor_Collage 5Extendemos las masas de hojaldre sobre una superficie lisa .
Sobre una de ellas colocamos las porciones de mantequilla.
Ahora extendemos el jamón cubriendo toda la superficie y seguido el queso.
Situamos encima la segunda masa de hojaldre cubriendo todo.
Amasamos bien para que todo se integre.
Preparamos un triángulo con el cartón que envuelve a las masas y éste, nos servirá de molde
Vamos con él marcando encima de la masa y recortamos los triángulos.
Luego hacemos un corte vertical en la base del triángulo y enrollamos la masa desde la base hacia la punta.
Doblamos los extremos hacia delante y ahí tenemos a nuestro cruasán.
Forramos con un papel de horno la bandeja donde les vamos a hornear.
Les vamos colocando y con huevo pintamos los cruasanes.
Horneamos 15 minutos a 190º, los últimos 5 minutos ponemos el horno en posición de grill y así nos salen doraditos.
Antes de sacar, colocar a la familia al fondo del salón, con fuertes medidas de seguridad y las típicas amenazas familiares de si te mueves, no pruebas.
Todo esto mientras atemperan los hojaldres, porque si tus bocas cercanas son tan ansiosas como las mías no descartes que alguno se abrasa la boca.
Cinco minutos más, apartas tu ración y les sueltas.
Posiblemente oirás a estos pobres cangrejos gritar, … y es que cuando están calentitos al menos en mi casa, nos pierden.
la foto-1247_Fotor_Collage 7la foto-1247_Fotor_Collage 3