Sopa de coliflor con crema de queso y bacón

Sopa de coliflor y bacón 4¿A alguien se le ocurre un plato mejor? . En estos días de frío propongo una sopa bien caliente  y con sorpresa, … a vosotros no me queda otro que contaros que dentro de esa tapa crujiente de hojaldre se encuentra una sopa deliciosa de coliflor con unos taquitos de panceta que da gloria comérselos, pero en casa, no he soltado ni media pista cuando he colocado las “marmitas en la mesa”. Tremendos nervios, he tenido que aguantar como una jabata miradas de las que ponen los jugos gástricos como escarpias, pero así soy yo, con el delantal puesto me crezco. Al final para que la cosa no fuera a mayores, ha llegado el momento de permitir romper el envoltorio y cómo aún era pronto, la familia ha estado soplando un buen rato pues el caldo llegaba recién salido del horno muy calentito.
Así que para evitar el riesgo de abrasarnos, nos hemos permitido disfrutar de unos entrantes deliciosos, así que cuando hemos dado buena cuenta de ellos, nuestra sopa y los nervios habían conseguido atemperarse.
Abreviando, después de la sopa nos hemos pasado directamente al postre…, también excepcional, pero éste os lo cuento otro día.
Necesitamos una coliflor blanca y preciosa, un caldo de ave y por supuesto esa tocineta con veta perteneciente al porcino con nariz más chata.
Hoy más que nunca es necesario que os arregléis bien para trabajar entre fogones pues vamos a preparar un caldo señorial.
El delantal bien atado para ir preparando los ingredientes.
Enseguida empezamos.


INGREDIENTES: 1, 5 l de caldo de ave, 200 g de tocineta, 1 cebolla blanca o cebolleta, ½ cebolla roja, 1 coliflor pequeña, 2 cucharadas de mantequilla, 125 g de leche, 2 cucharadas de harina, 3 cucharadas de crema de queso, pimienta, aceite, sal, perejil fresco, 2 láminas de hojaldre y 1 huevo.

ELABORACION


Cortamos la tocineta en tacos y calentamos en la sartén hasta que se doren.
Retiramos y reservamos.

Con la grasa de la tocineta que nos ha quedado en la sartén y si es necesario añadimos un chorrete de aceite, ponemos a freír la cebolla bien picada.
Removemos bien para que coja el sabor de la tocineta y que se vaya haciendo poco a poco.
Salpimentamos y seguimos removiendo hasta que esté blandita y con un tono dorado, sobre unos 12/15 minutos.
Desengrasamos y reservamos.
Aquí podemos elegir si pasar la cebolla pochada por la batidora o tal como está la incorporaremos más tarde a la sopa.
En nuestro caso la hemos batido y nos ha quedado un puré de cebolla que reservamos.

Ahora le toca el turno a la coliflor que estará bien limpia y cortada en ramilletes pequeños.
Echamos a la sartén con la grasa sobrante de la cebolla, salpimentamos y la salteamos durante unos 8/10 minutos.
Retiramos y reservamos.

En una sartén echamos la mantequilla y cuando se derrita incorporamos la harina. Removemos bien y vamos echando la leche poco a poco sin dejar de remover.
Tendremos el fuego medio bajo para conseguir que la harina se haga y nos quede un tono dorado.
Cuando tengamos la cremita bien disuelta, incorporamos la crema de queso, seguimos removiendo.
Si necesitamos más líquido, una vez que se nos acabe la leche, echamos caldo.
Removemos bien hasta que esté todo disuelto. Probamos y salpimentamos.

En una olla ponemos el caldo de ave a calentar, incorporamos la cebolla, seguido la coliflor, los taquitos de tocineta y por último nuestra bechamel de crema de queso.
Cuando rompa a hervir retiramos, rectificamos si es necesario la sal y la pimienta y reservamos.

Emplatamos:
Una vez que esté la sopa fría, cortamos el hojaldre a la medida de nuestro bol (un poco más para poder sujetarlo).
Repartimos la sopa en los 6 boles y echamos el perejil fresco bien picadito.
Cubrimos con el hojaldre y guardamos hasta ½ hora antes de servirla.
Precalentamos el horno a 200º y 30 minutos (aquí mirar las instrucciones que señalan en la masa de hojaldre sobre temperatura y tiempo).
Batimos bien el huevo y reservamos.
Cuando queden 10 minutos para terminar el horneado sacar y pintar con el huevo para que nos quede bien dorado.
Sacar y a la mesa. Un poco de paciencia que tiene que atemperar un poquito , … rompemos y a comer, vais a disfrutar un montón.
El hojaldre aporta un toque crujiente que a esta sopa le va de maravilla y está deliciosa.
Espero que os guste.

Bolas con tomate y queso feta. Tomatokeftedes

Os presento un entrante con auténtico sabor mediterráneo, es una receta griega y por ello no podía faltar en ella el queso feta (un queso de oveja muy sabroso) que es típico de esta cocina, pero además lleva tomate, orégano … y con todo ello,  hacemos una masa con la que preparamos las Tomatokeftedes, que mejor nos aclaramos llamándolas bolas de tomate, … están deliciosas y es que este buñuelo es un entremés típico de la Isla de Santorini y hasta que os lleguéis a la isla, que sin duda es la mejor manera de probarlas, de momento podéis ir haciendo boca con esta receta que os propongo.
Poner a tope la sartén, nos atamos el delantal y empezamos.

INGREDIENTES:    
3 ó 4 tomates pera, 100 gr de queso feta, 1/2 cebolleta, 1/2 cebolla roja, 1 cucharadita de orégano seco, 1 ramito de perejil fresco, unas hojitas de menta, 1 cucharadita de levadura química, 2 cucharadas de harina, sal, pimienta negra y aceite de oliva para freír.

ELABORACION
Lavamos los tomates, los pelamos, los cortamos en cuadraditos pequeños, echamos sal y los dejamos sobre un colador durante media hora para que escurran bien el agua.
Vamos picando bien fino el perejil, la cebolla, la cebolleta y la menta. Reservamos.
En un bol mezclamos los tomates con la cebolla y la cebolleta.
Con un tenedor aplastamos el queso feta que lo añadimos al bol junto con el perejil, la menta y el orégano. Seguimos mezclando.
Incorporamos a la masa la harina, la levadura y removemos para que todos los ingredientes se integren bien hasta conseguir una mezcla firme con la que poder hacer las bolas.
Dejamos reposar la mezcla en la nevera unos 30 minutos.
Para freír las bolas propongo dos formas:
1. Cogemos una cucharada de masa, la enharinamos, sacudimos la harina sobrante y a freír.
2. A la manera de Santorini, sin necesidad de enharinar, pasamos la cuchara por agua, seguido cogemos la masa y a la sartén. De esta forma la masa no se pega.
En ambos casos dejamos que las bolas se frían durante 2 o 3 minutos por cada lado.
En una sartén a fuego medio-alto, con aceite de oliva, freímos las bolas.
Las dejamos sobre papel de cocina para escurrir el aceite sobrante y a la mesa.
Seguro que os van a encantar.

Ensalada de tomate cherry con guindilla y queso

Ensalada con tomates cherry, guindillas y queso DEIA PortadaPor fin una ensalada muy sencilla y deliciosa que nos viene fenomenal para nuestros tomates Cherry, que en casa si no aparecen en algún pastel de verduras a todo el mundo nos parecen muy sosos, …, así que el otro día me llevé una rica sorpresa en una cenita cuando probé este plato tan sabroso, eso sí, los tomates llevan aparejados unas guindillas (que estamos de temporada y hay que aprovechar … y luego, el queso que más nos guste o el que ande rondando por la quesera, un buen chorro de aceite y espolvoreamos con orégano … el resultado …espectacular!!!.
Como veis no se necesita nada de fogoneo, pero como siempre para hacer un buen plato hay que ponerse el delantal y empezamos.

Ensalada con tomate s Cherry, guindilla y queso Ingredientes 1INGREDIENTES (2 ensaladas): 12 tomates cherry, 2 guindillas, queso (en nuestro caso parmesano), sal, aceite de oliva virgen extra  y orégano seco. (Opcional: 1 toque con vinagre balsámico)Ensalada de cherrys, guindilla y queso Ingredientes

ELABORACION
Ensalada de cherrys, guindillas y queso Elaboración Lavamos los tomates, los cortamos por la mitad y a la ensaladera.
Limpiamos las guindillas, cortamos y las incorporamos al bol.
Sazonamos bien, echamos el chorrete de aceite, 1 toque de vinagre y espolvoremamos el orégano al gusto.
Mezclamos todo bien, rallamos el queso por encima y a la mesa.
Bien fresquita, entra de maravilla.
Espero que os guste.Ensalada de cherrys, guindillas y queso 1

Ensalada con cherrys, guindilla y queso 2
Ensalada de Cherrys con guindilla

Focaccia de queso feta con aceitunas negras

Foccacia de queso feta con aceitunas negras deia _FotorLa Focaccia es una “hogaza” de pan. Italiana de nacimiento, pero que se adapta maravillosamente a nuestros fogones con sólo mezclar sus ingredientes principales, agua, harina, sal y levadura fresca. A partir de aquí cada uno libera su imaginación a su gusto y te queda una torta que es una bendición. Esta especie de pizza “mullidita”, es perfecta para disfrutarla cuando llegan unos amigos y preparamos una merienda, aunque puede suceder que como resulta tan deliciosa, corremos el riesgo de que se hagan fuertes agarrando el horno y en un pis-pas tendremos que preparar otra.
Bueno! cada uno sabe a quien invita a su casa, .. yo sólo os aviso y os propongo esta focaccia con queso feta, aceitunas negras, una cebolla fileteada que huele de maravilla y unas hojitas de tomillo y romero.
Veinte minutos en el horno tienen la culpa para presentar esta maravilla, pero ¡centrémonos! y comencemos por el principio, primero como siempre el delantal y ahora empezamos.

Focaccia con queso feta y aceitunas negras etiqueta ingredientes

INGREDIENTES (para 4 personas)
Para la masa:
100 g de agua, 40 g de aceite de oliva virgen extra, 15 g de levadura fresca, 200 g de harina de fuerza, 1 cucharadita de sal, tomillo (2 ramitas en fresco o 1 cucharadita en seco, orégano (2 ramitas en fresco o 1 cucharada en seco y y 1 pellizco de sal gorda.
Relleno: 100 g de queso feta en trozos, 1 cebolla pequeña cortada en rodajas finas, 2 docenas de aceitunas negras (deshuesadas) y 6 tomates secos.

ELABORACIONFocaccia con queso feta y aceitunas negras elaboración_Fotor

Método tradicional
(La masa la podemos elaborar a mano, es aconsejable mojarse las manos con agua fría, desde un bol donde mezclaremos todos los ingredientes (el agua,la mitad de aceite, la levadura, la sal, la harina y la mitad del tomillo y el orégano) hasta conseguir una bola pegajosa. Cuando terminemos, la cubrimos con un trapo de cocina y que repose unos minutos)

Método thermomix
Ponemos en el vaso el agua, la mitad del aceite, la levadura y mezclamos 1 minuto a velocidad 2.
Seguido añadimos la sal, la harina y la mitad del tomillo y el orégano.
Mezclamos 10 segundos a velocidad 4.
Por último amasamos a velocidad espiga, 2 minutos.
Retiramos la masa del vaso, nos untamos las manos con agua fría y hacemos una bola.

Preparamos la cebolla

La cebolla la podemos cortar en juliana y colocarla sobre la masa directamente.
En casa nos gusta un poco pocharla antes de colocarla sobre la focaccia, así que antes de ponernos con la masa, echamos una chorretada de aceite en la sartén y en juliana incorporamos esta cebolla para que se poche a temperatura baja, un poco (sobre 10/15 minutos).

Rellenamos la masa

Colocamos papel de horno sobre una bandeja y pintamos con unas gotas de aceite.
Extendemos encima bien la masa con las manos.
Vamos situando nuestros ingredientes, el queso feta, las aceitunas, la cebolla y los tomates secos en juliana.
Salpimentamos y espolvoreamos con unas hojas de tomillo y romero.
Rociamos con el aceite restante, aplastamos bien la masa para que queden bien fijados los ingredientes y al horno que estará previamente precalentado a 220º.
Horneamos durante 20 minutos, sacamos del horno y a la mesa.

Emplatamos
Sugiero servir esta hogaza directamente sobre el papel de horno.
Podemos acompañar con frutos secos y si tenemos hierbas aromáticas repartimos unas hojillas de tomillo, romero y orégano sobre el papel y ya en el centro de la mesa sacar las armas cortantes y empezar a preparar las raciones antes de que alguno se piense que se trata de ración individual y tengamos un disgusto.

Como veis es muy fácil, desde aquí animo a que probéis e incorporéis los ingredientes que más os gusten. A disfrutar!
Focaccia con queso feta y aceitunas negras 3Focaccia con queso feta y aceitunas negras 5_FotorFocaccia con queso feta y aceitunas negras 2_FotorFocaccia con queso feta y aceitunas negras

Crema de coliflor y calabacín con queso azul TUPPER-MENU

Con estos calores que nos acechan propongo una crema muy saludable y por supuesto: deliciosa … que además se puede tomar fría, pero no es así como nos quedamos cuando nos llevamos la primera cucharada a la boca, de hecho, además de sus muchísimas propiedades e insisto: su buen sabor, es un ejercicio impresionante para el noble deporte del cuchareo, que cuchara en ristre se inicia con un continuo vaivén del plato a la boca, ida y vuelta …. hasta que conseguimos otear toda la superficie de la porcelana …, del ejercicio que nos exige esta pitanza, la mano se nos queda ligera y rauda, en la mayoría de los casos, preparada para limpiar otro segundo plato.
Para todo ese poderío sólo necesitamos una coliflor, un calabacín, atarnos el delantal y a preparar la receta. Empezamos.
Ideal para el tupper-menú.

INGREDIENTES:  1 coliflor, 1 calabacín, 2 vasos de agua, sal, 2 cucharadas de queso philadelphia, pimienta, aceite y 100 g de queso azul.

ELABORACION:

Preparamos la verdura
Limpiamos la coliflor, la cortamos en ramitos retirando el tronco y las hojas. Reservamos.
Limpiamos el calabacín, pelamos (guardamos la piel) y reservamos.
Calentamos el agua en una cazuela y cuando rompa a hervir, echamos la sal y la coliflor.
A los 8 minutos, añadimos el calabacín y dejamos 7 minutos más.
Sacamos, colamos y guardamos el caldo.
En un bol incorporamos la coliflor y el calabacín, añadimos el queso philadelphia, 1 toque de pimienta, 1 vasito del caldo que tenemos reservado y lo batimos bien.
Vamos incorporando el caldo que nos queda poco a poco,  hasta conseguir la textura que más nos guste.
Rectificamos la sal, la pimienta y reservamos.
Troceamos el queso y picamos la corteza del calabacín.  Reservamos.

Emplatamos
Servimos la crema en el plato, espolvoreamos el picadillo de piel del calabacín y el queso.
Añadimos un chorrillo de aceite y servimos.
Espero que os guste.