Pelendengues!

Busca, busca...

El 22 de febrero se celebra el Día Europeo por la Igualdad de Salarios entre Mujeres y Hombres. Si ya sé que la mayoría del personal piensa que lo mejor sería que estos días no existieran, ni tampoco el día de la Mujer, ni tantos otros…sobre todo aquellos que tienen que ver con la reivindicación de nuestros derechos… Nadie ve tan mal el día de la Infancia, del Cáncer, del Sida o tantos otros. En fin, argumentos banales fruto de esta cultura patriarcal que tanto nos cuesta quitarnos de encima… si a mí también: a demás de ser humana soy Mujer (¿o al revés?). En todo caso estoy convencida de todo lo contrario. Días así son necesarios porque se ayuda a la concienciación sobre estos temas de justicia social y sobre todo porque los visibiliza. Ya saben que todo aquello que no se ve y de lo que no se habla, no existe. El día que no existan desigualdades no hará falta tener días especiales, porque aquello que lo originó que no es otra cosa que la desigualdad, habrá desaparecido.

Y es así que nos vemos obligadas a recordar que todavía, aunque muchos no se lo crean, hay desigualdades en los sueldos entre mujeres y hombres: sólo en Euskadi dicha brecha está cifrada en un 22%. Pero es más, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en puestos de alta cualificación es de un 31,8% según apuntan algunas investigaciones. Más allá de eso que es crucial, está la desigualdad en la contratación, en la promoción y la representación de las mujeres en las direcciones de las empresas. En la CAE sólo el 30% de los puestos de Dirección están ocupados por mujeres (es decir 1 de cada 4) y en puestos de Alta Dirección sólo hay un 7% de mujeres, lo que significa que el empresariado es netamente masculino. ¿Saben al respecto un dato significativo?: de tanto directivo que nos rodea sólo el 9.4% tiene estudios universitarios? Sí en Euskadi.

Pero claro, ellos están hasta los pelendengues (utilizo esta bonita palabra en extinción porque ellos utilizan otra mucho más ofensiva y testosterónica), de tanta reivindicación y tanta paridad, porque para ellos elegir mujeres siempre es sinónimo de no elegir a los que realmente valen… valen para qué ¿con qué criterios?. No será el de la formación claro, ni el de que lo están haciendo mejor. Miren sino el mundo que nos rodea en estos momentos…

Es evidente por tanto que hay una clarísima falta de suficiente masa crítica femenina necesaria para que las mujeres ejerzan una influencia significativa. Así que amigas no nos queda otra que manos a la obra, o mejor dicho manos al poder… femenino, claro!!!

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

6 comentarios sobre “Pelendengues!”

  1. Sin embargo,uno observa un poco el sexo (género) del profesorado de sus hijos en la ikastola,pública,y repara en el dato de qué el 99% son mujeres.¿Y las cuotas?

    1. Efectivamente eso es así, no sólo en tu zona sino también en otras.
      Como bien dices el % de mujeres en escuelas es del 99, en enseñanza secundaria varía algo y en universidades este % cambia de género correspondiendo a los hombres el 99 %.
      ¿Por qué será?, yo creo que los hombres tienen más representación donde tienen más poder. Al margen de que las retribuciones salariales de un profesor de escuela, secundaria y universidad no tienen nada que ver.

  2. El día Europeo por la Igualdad de salarios de las Mujeres con los Hombres. (Sin viceversa, claro).
    Encuestas realizadas por el Instituto de la Mujer y la Secretaría de UGT para la Mujer (No para el hombre, claro). Instituciones públicas, beligerantes contra la mitad de la población, de cuyas encuestas no te puedes creer ni el título.
    Una débil mujer te puede, por su sola voluntad, expulsarte de tu casa, arrebatarte a tus hijos y convertirte en un esclavo paga pensiones. Puede encarcelarte, con su único testimonio, cuando le dé la gana, sin que puedas decir ni pío.
    A ver cuándo despiertan los hombres, que siguen atontados, y se levantan contra la opresión de las poderosas mujeres.

  3. La diferencia salarial del 22% no es sólo en Euskadi, es la media en toda España. Trabajar igual o incluso mejor para cobrar menos: vaya fórmula estupenda, no?. Sobre todo para los hombres. ¿Cuándo entenderemos que a la hora de trabajar no somos ni ‘hombres’ ni ‘mujeres’. Somos personas. Y punto.

  4. Carmen comparto tus ideas y opiniones al respecto. Hasta que no consigamos la igualdad, necesariamente tendremos que ir visibilizando, aunque sea con medidas puntuales, que estás siguen presentes.
    Es el eterno debate, por qué establecer días para estas cuestiones, pues porque llevamos años luchando y aplicando políticas y las desigualdades siguen existiendo. Hemos conseguido muchos avances en materia legislativa que garantiza la igualdad, pero en la realidad las situaciones nos muestran que la igualdad no está presente.
    Quienes siguen con el discurso de que todo es para las mujeres y a los hombres se les excluye, no se han dado cuenta o no quieren reconocer que las desigualdades siguen estando presentes y que todas estas acciones lo que buscan es que hombres y mujeres sean iguales, porque benefician a todos y todas y no solo a las mujeres.

    Un saludo.

  5. Gusten o no los «días» dedicados a un grupo de población, a una enfermedad o a un problema concreto, es obvio que todavía son necesarios. Son una vía para sensibilizar a la gente y concienciar sobre un determinado conflicto o injusticia. Y, en cuanto, al salario, es muy simple: a igual trabajo igual retribución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *