Cospedalilla de mi corazón!

trío Cospedal

Mira que nos lo pone fácil la Cospedal… en el Día Internacional de la Mujer que celebramos hoy 8 de Marzo, ni corta ni perezosa se atreve a decir:  es «muy ofensivo» y «machista» para las mujeres formar parte de una cuota por el mero hecho de ser mujer. Sinceramente, esta elementa como portavoz de lo que piensa el cada vez más derechoso PP y su gobierno, es simplemente una IGNORANTE, pero con mayúsculas. Y no hay nada más peligroso que un o una ignorante con poder…

Practico la solidaridad asertiva entre mujeres, pero en este caso, no. Mire señora Cospedal, usted se está cargando, así como que no quiere la cosa, y en aras de lamer los oídos de las personas que piensan como usted (que,desafortunadamente, no son pocas),  toda la lucha de muchas mujeres durante muchos años, sin la cual usted, prepotente y soberbia, no estaría ahora mismo donde está. Claro que seguramente, prefirirá darle las gracias a la Sección Femenina que es una de las instituciones que durante muchos, muchos años, destrozó a una generación entera de mujeres privándolas de sus derechos, y ha dejado un poso heteropatriarcal que han sufrido las generaciones posteriores.

Le recomiendo, aun sabiendo que le puede producir una urticaria, que repase un poco la teoría y literatura feminista para saber cuál es la realidad actual de las mujeres y se estudie bien los índices de desigualdad que en todos los ámbitos estamos sufriendo. Por todo ello,  muchas de nosotras estamos luchando ferozmente para conseguir la Igualdad real (no de la que ustedes hablan sin saber lo que dicen, como es el caso). Pero luchamos siempre  desde lo positivo, sin estar en contra de nada ni de nadie… pero es que usted,  nos lo pone difícil.

Este discursito del que ya estamos más que cansadas (como dice Nuria Varela, cansadas de estar cansadas), tiene un tufo neoliberal que se carga de un plumazo toda la teoría de género y da por supuesto que la valía es de los hombres, ya que son ellos los que siguen detentando el poder político y económico favoreciendo que los varones aseguren su supervivencia.  Y no voy a poner más cifras porque en un día como hoy los medios están inundados de ellas que sólo hacen confirmar lo que venimos denunciando y lo que reiteradamente muchas personas no quieren ver, y si pudieran, no nos dejarían verlo a las demás.

Algún estudio anticipaba, que sin la implementación de acciones positivas hacia las mujeres, no se conseguiría la igualdad hasta el 2040. Sinceramente, y eso que el estudio era de de la ONU, creo que no se conseguiría nunca. Porque la resistencia a ello es tal, que siempre habrá algo que la frene: antes la formación, luego la maternidad, ahora la crisis… y después, no se preocupen: el propio sistema generará justificaciones para que las mujeres no podamos conseguir la “plena ciudadanía” (Lagarde  denomina  “semiciudadanía” a la situación actual), porque ahora no la tenemos ya que muchos de nuestros derechos se los están pasando “por debajo de la pata” (ya me entienden que no quiero ser grosera), y así indefinidamente…

Las cuotas, cospedalilla de mi corazón, son el resultado de un proceso de concienciación sobre el real alcance de la subjetivación femenina y reflejan al mismo tiempo un intento de rediseño de las asimetrías de género. Pero es verdad, la concienciación sigue siendo precaria, pero no decrece. Por eso, días como hoy son importantes porque visibilizan y denuncia de forma masiva la precariedad que en diferentes ámbitos de la vida viven aún muchas mujeres y niñas.

Y por favor, no me vengan con la milonga de que lo mejor sería que no hiciese falta celebrar un día como el 8 de marzo. De obvio ofende.  Pongámonos a trabajar para que eso ocurra, propongámonos todos y todas, aunque sea un mínimo gesto que durante este año nos ayude, a que para el año que viene haya mejorado la situación para todas las Mujeres y Niñas de este planeta.  Porque lo que está ocurriendo es que con tanto por hacer, cada año nos damos cuenta de lo poco que han mejorado las cosas. La recesión económica, no sólo dificulta los progresos de la mujer, sino que amenaza los logros conseguidos. Pero no vamos a permitirlo, verdad?

Publicado por

Carmen Muñoz

Feminista. On Fire!

4 comentarios sobre “Cospedalilla de mi corazón!”

  1. Lamentablemente es un discurso que cada vez se escucha mas.
    El machismo trasngénico este que padecemos desde hace unos cuantos años ha encontrado un altavoz fenomenal en toda esa caterva de gaviotas y gaviotillas tan ávidas de atención pública como incongruentes en su propio discurso: si ellas fuera consecuentes con el papel que les ha asignado siempre SU partido, SU Iglesia, SU Revista-Amiga, etc, etc, no habría pasado de criar a los hijos de Su marido y, dependiendo de la casta social, inaugurar comedores sociales o asistir al último desfile del Gran Reducto del Sexismo Morbido llamado Mundo de la Moda.

    A ver si esta vez tengo suerte con el filtro antispam.
    ¡Qué pereza!

    1. Gracias Anlinber por tus comentarios…has entrado en spam pero te he recuperado. Efectivamente esta legión de frescas como diría Amelia Valcárcel, no reconocen la lucha feminista porque para detestan la palabra y con ella a nosotras. Y es verdad que da mucha pereza a veces… pero como sabemos superarla… hay que insistir, insistir e insistir…
      Carmen

  2. Carmen: me parece muy acertado todo lo que dices, lo comparto pero hay algo que no me gusta y creo que lo hacemos con frecuencia…minimizar. A veces nos quedamos en el diminutivo «Cospedalilla», en la broma, en el chiste. Quizá nos han hecho tanto daño que hemos buscado en la hilaridad y el sentido del humor -recursos muy inteligentes, por cierto- un escape a nuestra enorme frustración. Y no está mal pero no es suficiente. No perdonemos con tanta generosidad tanto disparate. No nos acostumbremos a sufrir en el poder a tantas personas misóginas, machistas, homófobas, como si fuera irremediable…La señora Cospedal ha caído tanto en el absurdo que ya lo habita, como una segunda piel. La señora Cospedal fría, seca y torpe debe dejar su cargo. No merece ningún giño porque no hay despiste que valga…saben muy bien qué dicen y para qué. Lo horrible es que ellas también son mujeres. Un saludo y de nuevo gracias por tus palabras.

    1. Tienes razón Ana. el sentido irónico y despectivo que le he querido dar al término cospedalilla, igual queda diluido en el artículo. Por lo demás creo que la pongo «verde» dentro de lo límites de la corrección que debe imperar en un medio de comunicación. En todo caso, si, QUE DIMITA YA!Esto si me ha faltado posiblemente xk lo doy x supuesto.
      Un abrazo, Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *