Marcela Lagarde: madresposas, monjas, putas, presas y locas!

La gran Marcela Lagarde dice:“Para las feministas, cada mujer es la causa del feminismo. Cada mujer tiene el derecho autoproclamado a tener derechos, recursos y condiciones para desarrollarse y vivir en democracia. Cada mujer tiene derecho a vivir en libertad y a gozar de la vida”. Algo tan sencillo y tan simple pero que cuesta tanto conseguir. Me ha gustado siempre la relación entre Feminismo y Democracia porque sin esta última el Feminismo no sería posible, pero a la inversa tampoco. Por eso, creo sinceramente en el lema cada vez más extendido, la Democracia será feminista, o no será!

Hoy escribo este post sobre Marcela Lagarde, una gran defensora de Democracia y Feminismo como forma de vivir. También le hemos dedicado nuestro espacio “No somos recién llegadas” de la Galería de Radio Euskadi. Es una mujer conocida en los entornos feministas, pero fuera de ellos no tiene el reconocimiento que se merece.

Nació en 1948, en México, un año importante además de por su nacimiento porque ocurrieron hechos históricos de gran importancia: pocos días antes de su nacimiento, en Nueva York la ONU decretó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se habían celebrado los Juegos Olímpicos en Londres y fue el año en el cual Gandhi fue asesinado, apenas seis meses después de que India se hubiera independizado del Imperio Británico.

Es catedrática de Antropología en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero sobre todo, feminista. A ella le gusta denominarse “feminista utópica”, y como mujer comprometida, ha participado activamente en política. Desde muy joven perteneció al Partido Comunista y entre 2003 y 2006 fue diputada independiente por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Congreso Federal de México.

Siendo diputada impulsó la Ley General de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, fundamental porque tenía en cuenta todos los tipos de violencia de género. Promovió la tipificación del delito de feminicidio (término que ella misma había creado) a raíz de los asesinatos masivos en México y sobre todo en Ciudad Juárez. El documental Silencio en Juarez, emitido por Discovery Channel, en 2012 nos acerca a esa cruel realidad que ha llevado al asesinato de casi 11.000 mujeres sólo en esa ciudad mejicana en seis años. En todo el estado mexicano se calcula que son asesinadas 6 mujeres al día:

Admirable, llegó a declarar en una entrevista que concedió a El País en noviembre de 2012 a Andrés García de la Riva: “[Enlace roto.] denunciando la intervención de la Iglesia contra los derechos de las mujeres y eliminado el derecho al aborto que tanto tiempo nos ha costado conseguir y por el que hoy, lamentablemente, seguimos luchando…

Pero si algo nos ha regalado Marcela Lagarde es el maravilloso término de la SORORIDAD. Uno de sus planteamientos fundamentales ha sido destacar, frente al concepto-lema de fraternidad proveniente de la Revolución Francesa, la Sororidad, que significa el reconocimiento y la unidad de las mujeres en su actuación pública. Ella lo explica mejor que yo en este encuentro en Fuenlabrada el año pasado:

Autora de más de 100 artículos y de varios libros en materia de género entre los que destacan Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas escrito en 1990 y que se ha convertido en uno de sus obras más conocidos. . Ella misma nos cuenta como fue fruto de una investigación:

El año pasado publicó El feminismo en mi vida. Hitos, claves y utopías: “un recorrido por la república feminista: un viaje por sus ideas, obsesiones y anhelos”. Tengo que decir que me apasiona el término “república feminista”. La verdad es que Marcela no deja de sorprendernos con términos que amplían y profundizan en  la teoría feminista y sobre todo, nos inspiran para seguir construyendo una sociedad más justa.

En la actualidad preside la Red de Investigadoras por la Vida y la Libertad de las Mujeres. Enseña en instituciones académicas y agrupaciones civiles, y colabora con asociaciones de mujeres en España y Latinoamérica. Gran Mujer!

Me es casi imposible despedir este post habiendo hablado de México sin incluir en el mismo a la también mejicana de adopción Chavela Vargas que en una de sus canciones, Noches de boda, dice “que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena…”, porque si algo no le ha faltado a Marcela Lagarde, es eso, valentía. No nos faltes…

El Segundo Sexo

beauvoir

A veces me he sentido irritada en una discusión cuando un hombre me dice:`usted piensa tal cosa porque es mujer´; yo sabía que mi única defensa era contestar: `lo pienso porque es verdad´, eliminando así mi subjetividad; no podía replicar: `usted piensa lo contrario porque es hombre´, pues se da por hecho que ser hombre no es una singularidad”. Simone de Beauvoir. 

Simone de Beauvoir  (puedes escuchar el programa radiofónico “No somos recién llegadas” que le hemos dedicado, clickando en su nombre) fue una escritora y filósofa feminista francesa. Nació en 1908 y ha sido una de las figuras claves de la cultura contemporánea junto con el padre del Existencialismo J.P. Sartre, junto al que pasó 50 años de su vida. Pareja fuera de lo común, intelectuales  y fieles a sus ideas, vivieron siempre independientes y en casas diferentes, desde aquel día que la brillante Simone se cruzó en un pasillo de La Sorbona con Sartre. Tenía 21 años, y a pesar de que le consideraba “malvado y borracho y el que peor y más sucio vestía”, se enamoraron y estuvieron juntos toda su vida. A su manera.

En aquellos maravillosos años veinte, en Francia había surgido un estilo de mujer “garçonne” que quería actuar como los hombres “mi vida me pertenece a mi misma” proclamaban… En aquella época Simone de Beauvoir ejerció como profesora de filosofía y recorrió Francia durante la II Guerra Mundial dando clases. En plena ocupación de la Alemania nazi, se instaló en París a escribir su primera novela “La invitada”. Tiempos difíciles aquellos. Edith Piaf escribió entonces la letra de una canción que, durante la posguerra, se convertiría para las y los franceses en un himno de regreso a la vida, “La vie en rose”:

 

Al acabar la guerra, Simone de Beauvoir fundó junto con Sartre la revista Tiempos Modernos y poco tiempo después, La Liga de los Derechos de la Mujer, para luchar contra toda discriminación sexista. Como auténticos revolucionarios de la época, Beauvoir y Sartre estaban ligados al partido comunista, a movimientos de base y al maoísmo que se hizo con el poder en 1949. Eran los auténticos intelectuales de izquierda. La gente peregrinaba en los años sesenta a Paris para comprar sus obras o simplemente participar en una manifestación que estuviesen ellos.

Y 1949 fue un año importante porque Simone B. escribía El Segundo Sexo, obra clave del Feminismo, donde se analizan todos los pormenores de la vida de una mujer. En él, Simone B. concibió la célebre fórmula que ha pasado a ser una de las frases de la historia, “la Mujer no nace, se hace”.

Sin embargo, el libro tuvo muchísimas críticas: Camús lo acusó de haber ridiculizado al “macho francés”. Algunas librerías se negaron a vender la obra. El Vaticano la condenó. El Partido Comunista decretó que “esto” no interesaba a las obreras. Pero se vendieron 22.000 ejemplares en la primera semana. Y es que el libro fue una bomba, y esto no era de extrañar: la obra desvalorizaba la función maternal de las mujeres, cuando en Francia reinaba una política familiar y maternalista, lo mismo que en España, bajo la batuta de la Sección Femenina. El propósito de Beauvoir en El Segundo Sexo era denunciar la opresión generada por la tradición y por los mitos que los hombres han forjado alrededor de las mujeres. 

Pero es en los años 70 cuando la escritora se radicaliza materializándose su influencia y convirtiéndose en la inspiradora del renacer del movimiento feminista en lo que que se ha denominado la tercera olaEl Segundo Sexo es hoy un texto de referencia fundamental en los estudios de género, ha vendido millones de ejemplares y es considerado la “Biblia del feminismo”.

Si somos iguales, seremos más libres”, escribió Simone de Beauvoir. Valiente, coherente e independiente luchó contra una sistema que relegaba a las mujeres al papel de madre, esposa e hija y tratándolas como ciudadanas de segunda. Hoy “El Segundo Sexo”, 65 años después, sigue estando de plena actualidad.

Falleció a los 78 años. Casi 5.000 personas se acercaron al cementerio de Montparnasse donde fue enterrada junto a Sartre. “Mujeres, le deben tanto” se gritó sobre su tumba. Mujeres te debemos tanto…!