8M: Memoria, Reconocimiento y Reparación

Decía Eduardo Galeano «El miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo».

14 mujeres y una menor de 3 años han sido asesinadas por violencia machista en lo que va de año en el estado español: Mónica y su hija Ciara, Olga, Judit, Liliana, María, Manuela , Rosa, Ana, Lorena, Clara, María del Mar, María del Carmen, Alina y Concepción. Además, estos asesinatos han dejado 8 menores en situación de orfandad.

¿Quién recuerda sus nombres? Por eso, este 8M vamos a invadir las calles llenando todos los rincones de morado para recordarlas, pero sobre todo para exigir que de una vez por todas se acabe esta violencia que no cesa y que cercena nuestras vidas y nuestra dignidad. Es hora de afirmar sin ningún tipo de fisuras que las violencias machistas que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo, todos los días y en todos los ámbitos de la vida, son una vulneración de los derechos humanos sistemática y estructural, es decir, organizada y establecida dentro del sistema patriarcal.

Hoy 8 de marzo, es el día en el que cristalizan las reivindicaciones de las mujeres en su lucha por la igualdad de derechos; en nuestra lucha para que se nos deje de matar y agredir sexualmente; en nuestra lucha por dejar de tener miedo (ese miedo del que habla Galeano) porque nos queremos libres y combativas pero sobre todo, nos queremos vivas. Y también es el día para frenar el avance de la derecha retrógrada y negacionista que quiere aniquilar todo lo conseguido hasta ahora. Pero las feministas estamos acostumbradas a resistir y nos van a encontrar de frente: por las que estuvieron, por las que están y por las que vendrán. Con nosotras, no van a poder. Lo saben, y tienen miedo.

Por ello, entre todas estas reivindicaciones debemos hacer el ejercicio de no olvidar a las mujeres que han sufrido y que sufren violencias machistas. Y también hay que hacer un reconocimiento expreso a las supervivientes. De ahí que sea necesario hacer Memoria histórica y colectiva, Reconocimiento y Reparación para las víctimas. Hay que acabar con esa vulneración de los derechos humanos que atenta contra la libertad y contra la convivencia provocando consecuencias gravísimas para las mujeres, sus familias y la sociedad en general.

Hay que luchar contra el olvido, realizar actos de reconocimiento y conmemoraciones públicas de reparación simbólica, hay que trabajar desde la perspectiva educativa y hay que materializar todo ello en nuestras calles, porque la memoria debe dejar huella en nuestras vidas cotidianas y en las de generaciones futuras. Y todo ello debe de formar parte de la agenda política feminista.

Hoy, como todos los días, es momento para ello. Yo ya me estoy anudando mi pañuelo morado y me voy a la calle. Nos vemos en cualquiera de los diferentes actos convocados por el movimiento feminista. 2020 volverá a ser un hito dentro de la lucha y la causa feminista. ¡No faltes hermana!

GORA BORROKA FEMINISTA!

#25N: El silencio se ha acabado

Las mujeres hemos perdido el miedo a denunciar y rechazar las violencias machistas: ¡el SILENCIO se ha acabado! Ahora lo que hacemos es tejer redes y alianzas entre nosotras que amplifican nuestras reivindicaciones feministas en un movimiento imparable, más sólido y masivo que nunca. Nadie nos va a parar.

Este 25 de noviembre, «Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres» vamos a salir a las calles de nuevo en múltiples manifestaciones en todas las ciudades para demostrar que somos fuertes, que esta Cuarta Ola del Feminismo que estamos poniendo en marcha entre tantas y tantas mujeres, va a gritar más alto y más claro si cabe, que los feminicidios, las agresiones sexuales, el maltrato del tipo que sea, el acoso… deben acabar de una vez por todas, a pesar de la gran ofensiva puesta en marcha por la ultraderecha española que en torno a la falacia que denominan la «ideología de género», pretenden negar la libertad y avances en Igualdad conseguidos por las mujeres en su lucha pacífica de más de tres siglos. Una muestra de ello son las pintadas y amenazas fascistas que tanto Pikara Magazine como Irantzu Varela han recibido durante estos días en un intento para socavar nuestra lucha. No se han dado cuenta de que somos feministas ¡y sabemos RESISTIR!

Lo cierto, y esa sí que es la lamentable y tozuda realidad, es que cada día, miles de mujeres sufren violencia machista y día tras día son asesinadas en todo el mundo. Sólo en Euskadi en 2018 la Ertzaintza registró 2.989 mujeres que fueron agredidas por su pareja o expareja, otras 870 mujeres por parte de algún otro hombre de su familia y 385 mujeres más que sufrieron violencia sexual fuera del ámbito familiar. En total, 4.244 mujeres (224 más que en 2017). Pero quedan muchos datos a añadir a estos como por ejemplo, las denuncias ante las diferentes Policías Municipales y sobre todo, las violencias machistas no denunciadas; esto al fin y al cabo es solo la punta del iceberg. Y no olviden que detrás de cada mujer agredida o asesinada hay un agresor (a veces, incluso varios).

Por ello, además de salir a la calle a apoyar las reivindicaciones del Movimiento Feminista hay que exigir a las instituciones que pongan en marcha políticas feministas que acaben de una vez por todas con esta vulneración de los Derechos Humanos. Esto no es sólo una lacra y por ello, hay que decirlo con todas las letras: las violencias machistas son una VIOLACIÓN de los Derechos Humanos de las mujeres.

Porque siendo el Patriarcado y las violencias machistas que se producen en su seno ciertamente un problema estructural, no es menos cierto que las instituciones a todos los niveles tienen una responsabilidad clara y un amplio margen de acción contra las mismas, incidiendo en la educación, la prevención, la convivencia, la cohesión social, la sensibilización y en el diseño de ciudades «vivibles y feministas» donde las mujeres ejerzamos nuestro derecho a vivir en libertad.

Es una cuestión de voluntad política, es una cuestión de demostrar que más allá de las declaraciones y condenas (imprescindibles pero siempre insuficientes) hay más herramientas que se deben poner en marcha y la principal es dotar de mayor presupuesto a la lucha contra las violencias machistas. Ahí se demuestra dicha voluntad.

Así que este año volveremos a las calles porque no vamos a renunciar a que sean de todas a todas horas; porque nuestras vidas y dignidad están en juego. Y porque ciertamente, nosotras SÍ sabemos de lo que hablamos.

Nos vemos en cualquiera de estas citas el lunes 25 de noviembre:

Bilbao: 18:50 en SAGRADO CORAZÓN

Donostia: 18:30 en EMAKUMEEN ETXEA

Gasteiz:19:00 ANDRA MARI PLAZA

GORA BORROKA FEMINISTA!

Matanza de Atocha: Siete días de Enero

La infame matanza terrorista de Atocha que tuvo lugar el 24 de enero de 1977 es uno de esos hechos que han quedado en la memoria colectiva como parte de los momentos más duros de la Transición.

matanza atocha escultura

Cuando ocurrió yo tenía 14 años, y sinceramente lo recuerdo como una nebulosa. De esas cosas en casa se hablaba poco aunque las caras y la mala hostia, que yo no sabía interpretar, se veía en la mesa a la hora de comer y cuando se ponía la tele. Imagino que yo tenía la cabeza en otras cosas. Era una alumna de último curso de una escuela pública: una escuela franquista al uso en aquella época, y donde no  nunca olvidaré como algunas de las profesoras lloraban el día que murió Franco.

7_dias_de_enero-cartel

El caso es que yo fui plenamente consciente de lo ocurrido aquel 24 de enero, dos años después, cuando formaba parte del Cine Club Potemkin en Barakaldo (luego Nosferatu) y proyectamos la película de J.A. Bardem, Siete Días de EneroNunca lo he olvidado, nunca, y sin estar por entonces muy politizada, pude oler la sangre derramada, sentir el terror de aquellas personas que estaban en el despacho a punto de morir y la indecencia, odio y sangre fría de sus asesinos que actuaban además, a cara descubierta porque posiblemente su intención fue desde el principio, matar a todas y todos los que allí estuvieran. Los asesinos fueron Francisco Albadalejo (secretario del Sindicato Vertical del Transporte Privado de Madrid y vinculado a FET de las JONS), José Fernández Cerrá, y Carlos García Juliá. Todavía recuerdo fotogramas de la película con aquel “esas manitas arriba, esas manitas…” y los disparos a quemarropa… lo huelo!

Siete días de enero - Asesinos encañonan abogados

De los asesinos poco se sabe pero Fernández Cerrá y García Juliá, autores materiales de los hechos, fueron condenados a 193 años de prisión cada uno y a 73 años, Francisco Albadalejo. Los dos primeros salieron de prisión después de cumplir sólo 15 años de su condena y nunca más volvieron a prisión. El juicio estuvo lleno de “camisas azules”  y rodeado de toda la escenografía fascista de la época. Dicen que al fin y al cabo, nunca antes se había sentado a la extrema derecha en el banquillo, pero también es verdad que no se dejó investigar más allá de los asesinos de facto porque aquella cruel matanza era sin duda, una acción premeditada y bien diseñada.

Estos tipejos cometieron un acto terrorista con el que intentaban dar la vuelta a lo que ya era inevitable, un proceso hacia la democracia que era imparable. Aquel despacho con abogados y abogadas de CCOO (Manuela Carmena era titular y se salvó porque dejó su despacho para una reunión a unos compañeros que se lo pidieron), se convirtió, en contra de lo que pensaban los asesinos y también quienes les dirigían, en todo lo contrario, y así el día de los funerales, Madrid se llenó de gente pacífica que acompañó a los féretros llorando en silencio y con rabia contenida dando una lección magistral a los asesinos y a todo el régimen que los apoyaba, de lo que quedaba por venir. Dicen las y los expertos que esa matanza fue el punto de no retorno para la democracia en España, pero la verdad es que aquellos siete días de enero pusieron «en jake» a la Transición.


matanza atotxa funeral

Sin embargo, creo que estos “mártires” de la democracia no han tenido el reconocimiento que merecen. Igual es una percepción personal. Resultaron asesinados a consecuencia de los disparos: los abogados laboralistas Enrique Valdevira, Luis Javier Benavides y Francisco Javier Sauquilloel estudiante de derecho Serafín Holgado y el administrativo Ángel Rodríguez Leal. Resultaron gravemente heridos Miguel Sarabia, Alejandro Ruiz-Huerta, Luis Ramos y herida también, Dolores González casada con Sauquillo una de las víctimas mortales. Como decía, creo que nunca han sido lo suficientemente recordados tal y como se recuerda a otras personas entre todas las víctimas de la violencia. Era sin duda el final de un régimen fascista agonizante que antes que morir, mataba. Lola González que murió en 2015, siempre decía “Me desbarataron mis sueños”. Antes, había perdido a su novio a manos de la policía en la Transición.

Matanza Atotxa fotos

Sirvan estas líneas, en este exiguo post, para hacerles un pequeño homenaje, y para poner en valor la película de Bardem, más por su aportación valiente en aquellos años y su coraje en la denuncia que por su valor cinematográfico, y porque a mí con 16 años me despertó con una bofetada de realidad, a un nuevo mundo que acabó posiblemente con mi adolescencia. Sigo viéndola casi 40 años después y cada vez revivo la misma sensación. Debe ser la llama que me mantiene activa para luchar a favor de los Derechos Humanos por encima de todo y por ende contra la injusticia y la violencia venga de donde venga. #NosQuedaCaminoPorRecorrer.

Marcela Lagarde: madresposas, monjas, putas, presas y locas!

La gran Marcela Lagarde dice:“Para las feministas, cada mujer es la causa del feminismo. Cada mujer tiene el derecho autoproclamado a tener derechos, recursos y condiciones para desarrollarse y vivir en democracia. Cada mujer tiene derecho a vivir en libertad y a gozar de la vida”. Algo tan sencillo y tan simple pero que cuesta tanto conseguir. Me ha gustado siempre la relación entre Feminismo y Democracia porque sin esta última el Feminismo no sería posible, pero a la inversa tampoco. Por eso, creo sinceramente en el lema cada vez más extendido, la Democracia será feminista, o no será!

Hoy escribo este post sobre Marcela Lagarde, una gran defensora de Democracia y Feminismo como forma de vivir. También le hemos dedicado nuestro espacio “No somos recién llegadas” de la Galería de Radio Euskadi. Es una mujer conocida en los entornos feministas, pero fuera de ellos no tiene el reconocimiento que se merece.

Nació en 1948, en México, un año importante además de por su nacimiento porque ocurrieron hechos históricos de gran importancia: pocos días antes de su nacimiento, en Nueva York la ONU decretó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se habían celebrado los Juegos Olímpicos en Londres y fue el año en el cual Gandhi fue asesinado, apenas seis meses después de que India se hubiera independizado del Imperio Británico.

Es catedrática de Antropología en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero sobre todo, feminista. A ella le gusta denominarse “feminista utópica”, y como mujer comprometida, ha participado activamente en política. Desde muy joven perteneció al Partido Comunista y entre 2003 y 2006 fue diputada independiente por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Congreso Federal de México.

Siendo diputada impulsó la Ley General de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, fundamental porque tenía en cuenta todos los tipos de violencia de género. Promovió la tipificación del delito de feminicidio (término que ella misma había creado) a raíz de los asesinatos masivos en México y sobre todo en Ciudad Juárez. El documental Silencio en Juarez, emitido por Discovery Channel, en 2012 nos acerca a esa cruel realidad que ha llevado al asesinato de casi 11.000 mujeres sólo en esa ciudad mejicana en seis años. En todo el estado mexicano se calcula que son asesinadas 6 mujeres al día:

Admirable, llegó a declarar en una entrevista que concedió a El País en noviembre de 2012 a Andrés García de la Riva: “[Enlace roto.] denunciando la intervención de la Iglesia contra los derechos de las mujeres y eliminado el derecho al aborto que tanto tiempo nos ha costado conseguir y por el que hoy, lamentablemente, seguimos luchando…

Pero si algo nos ha regalado Marcela Lagarde es el maravilloso término de la SORORIDAD. Uno de sus planteamientos fundamentales ha sido destacar, frente al concepto-lema de fraternidad proveniente de la Revolución Francesa, la Sororidad, que significa el reconocimiento y la unidad de las mujeres en su actuación pública. Ella lo explica mejor que yo en este encuentro en Fuenlabrada el año pasado:

Autora de más de 100 artículos y de varios libros en materia de género entre los que destacan Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas escrito en 1990 y que se ha convertido en uno de sus obras más conocidos. . Ella misma nos cuenta como fue fruto de una investigación:

El año pasado publicó El feminismo en mi vida. Hitos, claves y utopías: “un recorrido por la república feminista: un viaje por sus ideas, obsesiones y anhelos». Tengo que decir que me apasiona el término “república feminista”. La verdad es que Marcela no deja de sorprendernos con términos que amplían y profundizan en  la teoría feminista y sobre todo, nos inspiran para seguir construyendo una sociedad más justa.

En la actualidad preside la Red de Investigadoras por la Vida y la Libertad de las Mujeres. Enseña en instituciones académicas y agrupaciones civiles, y colabora con asociaciones de mujeres en España y Latinoamérica. Gran Mujer!

Me es casi imposible despedir este post habiendo hablado de México sin incluir en el mismo a la también mejicana de adopción Chavela Vargas que en una de sus canciones, Noches de boda, dice “que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena…», porque si algo no le ha faltado a Marcela Lagarde, es eso, valentía. No nos faltes…