Noche en Barcelona

Viernes 15 de noviembre de 2019

Estuve el viernes 8 en Barcelona. Víspera de la jornada de reflexión y de las elecciones del domingo 10.

Cuando Maldonado eligió la fecha no sabía que la política española se iba a desquiciar y así coincidió la cena anual de su ONG, Sport Solidari con días turbulentos en calles y en campañas de unos y otros. Puedo comparar ese ambiente con otros pues todos los años me invita a esta cita anual y este año, que era el más agitado, cumplía XV años un encuentro del todo Barcelona deportivo que en Euzkadi sería difícil de organizar pues no hay gentes como Josep Maldonado, un catalán con aspecto de Papá Noel, que tiene una capacidad de convocatoria personal y de generosidad que es difícil de encontrar.

Le conocí en el Congreso y en el Senado en representación de CIU y nos tocó estar en mil comisiones y en mil saraos. Amigo de sus amigos, tiene la suficiente mano izquierda para lograr que en esa cena estuviera desde Alejandro Blanco, presidente del COE español a personas militantes del Procés o campeones como Manolo Orantes, Nani Roma y grandes leyendas del basket como Audie Norris, Fernando Romay o Jordi Villacampa que acudió con su gran amigo Oscar Camps fundador de Open Arms. También una amplia representación del FC Barcelona con su vicepresidente primero Jordi Cardoner y varios directivos o José Mari Bakero, secretario técnico del Barca. En la mesa me tocó con Julio Salinas y su esposa y hablamos de todo. Es un tipo de una conversación explosiva y con mucho sentido del humor.

Tuve oportunidad de hablar con Xavier Trias, ex alcalde de Barcelona y portavoz cuando coincidí con él en tiempos de su representación de CIU en el Congreso, directores de medios deportivos o cantantes como Dyango, Luis Cobos o María Jesús. Yendo al comedor me paró Santi Carulla diciendo que había formado parte de los Mustang, un grupo emblemático de los tiempos gloriosos. También estaba la cantante Lucrecia y hasta 500 personas. Ningún político en activo.

Maldonado todos los años se pasa el mes de agosto en África. Se pierde en el continente. Cuando llegué a Leioa, esperando la maleta, se me acercó una cooperante que le había conocido en Madagascar y había estado en la cena. En la fotografía que ilustran estas letras aparece Maldonado en la mitad y el de la izquierda es Karra Elejalde que estuvo muy cariñoso y al que felicité por su papel de Unamuno en su película “Mientras dure la guerra”. Al final de la cena Maldonado entregó dos reconocimientos a un brasileño que trabaja concienciando a los jóvenes sobre el daño de las drogas y a un cura argentino que en Burkina Fasso saca de la calle a niñas que son explotadas.

Fue una noche interesante que me permitió palpar la situación que vive Catalunya, gracias al cruce de diálogos de todo tipo y que a pesar de los pesares mantiene ese hilo caliente con la solidaridad gracias a personas excepcionales como Josep Maldonado, un político de diez que sigue en activo, aunque no vaya a Madrid. Estoy seguro que si le dejaban a él meter la nariz en el guiso negociador, la situación se enrumbaba.

5 comentarios sobre “Noche en Barcelona”

  1. Estar en Barcelona es una cosa y enterarse de que somos muchos, pero muchos, los catalanes que no queremos saber nada de proyectos indepes, es otra y bien distinta.

    La inspección educativa en Cataluña, también en la CAPV, atiborrada de «idóneos» escogidos por su fidelidad a la causa secesionista, ha sido y es un instrumento más para afianzar el proyecto sedicioso.
    Y los diferentes gobiernos de la Nación, mirando para otro lado.
    ¡De vergüenza!

  2. Iñaki, a ver si nos hablas un poco de lo que está pasando en Bolivia. Me refiero al golpe de estado y tal………..

  3. José Miguel Insulza, exsecretario de la OEA: «No hay duda de que ha habido un golpe de Estado en Bolivia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *