Harakiri nuclear

Muchos personajes llevan en la solapa una solidaria banderita de Japón.

Sin embargo, los solidarios de verdad son los vecinos del entorno de Garoña. Comen sushi y sashimi todos los días, se visten con el kimono y hacen judo. Antes de acostarse en su tatami para dormir, se ponen bien de sake para olvidar que tienen una central nuclear a la puerta de casa. Sin necesidad de ir a Fukushima.

A Gaddafi la tragedia le ha venido bien. “Como se recaliente otra central nuclear en Japón, no sólo acabo con los rebeldes, ojito, que invado Argelia. Y aquí no se entera nadie” comentó a uno de sus hijos.

También sacan tajada los vendedores de contadores de radiación, los productores de pastillas de boro, los fabricantes de mascarillas, los distribuidores de excusas y los tejedores de cortinas de humo.

Pero, si el harakiri nuclear continúa, no ganará nadie.

Lunes 14 Astelehena. Amenaza.

Sorprenden a un concejal del PP dormido al volante en un semáforo de Compostela. En el control de alcoholemia, como buen fan de Van Gaal, da positifo, siempre positifo. Es otra víctima del tsunami, en esta ocasión de un tsunami de orujo.

Deja de ser noticia el maremoto y toma cuerpo la amenaza del accidente nuclear. Los japoneses se protegen la boca. En Europa, nos tapamos los ojos.

Martes 15 Asteartea. Ertzaintza al rojo

Jon JuaJuaristi insiste en calentar el ambiente en torno al euskera. Es JuaJuaristi un intelectual provocador, por eso no cambia de discurso ni de peluquería.

SUPER TÓRPEZ

Unos 3.000 ertzainas reclaman negociación ante Interior. Su titular, Rodolfo Ares, ordena enviar varias unidades de manifestantes para disolver a los policías. Justo a tiempo se da cuenta de que se ha liado.

Fukushima emite columnas de humo radioactivo. Hay cortes de energía en Tokyo. El harakiri.

Miércoles 16  Asteazkena. Oettinger

El comisario de energía de la UE, Günter Oettinger, alías “la he liao parda”, califica la situación de Fukushima como “apocalíptica”. No se da cuenta de que la palabra “apocalipsis” pronunciada en castellano suena a oración, en francés, a práctica sexual, y, en italiano, a chiste. Pero…en alemán “aporkkalipppsennnn” suena justo a !!!!Apocalipsis¡¡¡¡.

En Japón da igual lo que diga Oettinger. La radiación está allí.

Jueves 20 Osteguna. Brasagoiti.

El fogoso Brasagoiti tensa su relación con Patxi López. Su tet a tet tiene algo de nuclear: es muy activa en la radio, puede llevarles a la fusión y contamina lo que pilla. En este caso es la postura respecto a Sortu. Por fortuna, Oettinger decide no opinar sobre el particular.

Los extranjeros empiezan a abandonar Japón. El sol naciente se nubla.

Viernes 14 Ostirala. Gaddafi.

Los mandamases encuentran una solución para no tomar partido en el debate sobre la energía nuclear: atacar a Gaddafi. Y, según trasciende, organizan la intervención con mucha seriedad. Obama llama a Cameron (de la Isla) y le dice que avise a Sarkozy. Por teléfono. Igual que se monta una fiesta de cumpleaños.

Gaddafi alega que él ha actuado respetando escrupulosamente los derechos humanos: sin matar ningún japonés. No le vale y le montan una zona de exclusión aérea, que viene a ser como ponerle de cara a la pared.

En Fukushima, los soldados rezan.

EL CENCERRO DE LA SEMANA

José María Ruiz Mateos

El Superman pijo de la tercera edad, ni pega, ni paga. Al final de los pagarés con los que costeó su Nueva Rumasa ponía “Que te pago, leche”. Y era mentira. Por eso, los jueces le han intervenido Clesa. Y, aunque presuma de que le sobran huevos, también Flan Dhul.

¿A los inversores? ¡Que les parta un Rayo!

LA FRASE DE LA SEMANA

“Quienes decidieron que el balón fuera redondo, lo hicieron sabiendo que eso perjudicaba al Real Madrid y beneficiaba al Barcelona”.

José Mourinho, cualquier día de estos

Un comentario sobre “Harakiri nuclear”

  1. Pingback: Homepage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *