Terrorismo Machista

Suena fuerte, lo sé… aunque realmente suena a lo que no debiera sonar: a sangre, a luto, a tristeza y a rabia, mucha rabia.

Esa rabia que hoy todas sentimos ante el asesinato de Maguette en Bilbao. Un asesinato fruto de la violencia machista. Un asesinato a degüello, posiblemente delante de sus dos hijas menores de cinco años, huérfanas de madre a partir de ahora. Maguette según todos los indicios, llevaba muerta más de 24 horas en su domicilio de Ollerías y sus hijas “velaron” el cadáver pensando… ¡vete a saber qué pensaban viéndola desangrarse mientras el asesino, su padre, huía! Afortunadamente ha sido detenido; ahora solo resta que la #JusticiaPatriarcal que nos tiene acostumbradas a sentencias ridículas, ofensivas y crueles para las mujeres (el caso de la Manada, es el máximo exponente) no se comporte como tal, y este indeseable sea condenado por su asesinato a sangre fría, como son en general  todos los asesinatos contra las mujeres y sólo por una razón: por ser mujeres.

A mí hoy me invade la rabia más que nunca. No sólo porque este acto criminal, máxima expresión de la desigualdad y el machismo haya tenido lugar en mi ciudad, en Bilbao, sino porque también hoy en una jornada que nos ha dejado sin aliento según pasaban las horas, hemos visto como Nuria también ha sido asesinada en Granada y como dos niñas de tres y seis años han sido asesinadas en Castellón por su padre para con ello vengarse y causarle a su compañera el máximo dolor posible. ¿No se atreven a decir que es terrorismo machista? ¡Piénsenlo!

Lo repito hasta la saciedad: es necesaria una implicación mayor de las instituciones para acabar con esta lacra que sesga la vida y la dignidad de las mujeres. Es necesario dejar la hipocresía de lado cuando se condena para luego  no aumentar los recursos humanos y materiales que son ineludibles para abordar el reto que supone erradicar la violencia machista. Es necesario dotar de presupuestos, cambiar las leyes, revisar el sistema educativo, hacer campañas de sensibilización durante todo el año (no sólo en periodos festivos), es necesario que nos creamos que el impulso político es absolutamente imprescindible en esta tarea de transformar la sociedad para acabar con la desigualdad y consolidar un sistema que deje de ser patriarcal y androcéntrico, donde las mujeres seamos dueñas de nuestras vidas, dejemos de ser victimizadas y sobre todo, seamos libres.

Y es que según cifras oficiales ya son 961 las mujeres asesinadas desde 2003. Según esas mismas fuentes, en el Estado español a día de hoy, 37. Pero esto es más que un simple contador y hay quien se ocupa de las que la ley no quiere reconocer como mujeres que sufren la violencia machista (fuera del ámbito de la pareja o expareja) pero que  para mí también cuentan y cuya cifra a día de hoy es de 43 y cinco niñasHoy en Bilbao somos una menos y nadie puede quedar impasible ante todo este terror machista. Llámenlo como quieran. Yo creo que hay que llamarlo ya sin ningún tipo de pudor, FEMINICIDIO.

#GoraBorrokaFeminista

Nota: #26Setiembre a las 10,30 concentración de 5 minutos en silencio en Ayuntamiento de Bilbao. A las 20,00 manifestación en Atxuri

25N: Danza maldita de hipocresía

Ana Belén 44 años, Noelia Noemí 32 años… son las dos mujeres asesinadas este año por violencia machista en Euskadi. Pero no quiero dejar atrás a Matilde, Laura, Margaret, Mª José, Gloria, Dolores, Cristina, Aramis, Ana María, Raquel, Maria del Rosario, Eliana, Ana, Susana, Toñi, Blanca, Virginia, Carmen y así hasta 50 mujeres y 5 de sus hijas e hijos asesinadas en el Estado español en lo que va de año.¿Cuántas más? me pregunto…  Son sólo cifras oficiales. Los feminicidios más allá de la pareja o ex-pareja sobrepasan ya la cifra de 70 mujeres asesinadas. 

Gure bozeramailea Emakumeenganako Indarkeriaren kontrako Nazioarteko Egunaren ekitaldian parte hartzen.Nuestra portavoz, Carmen Muñoz, en el acto organizado con motivo del 25N, Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres. “Mientras la realidad no sea asumida declaraciones institucioinales no son suficientes. ¿Por qué? Cada vez que se agrede, se viola o se asesina a una mujer, eso nos hace más vulnerables a todas. #NosQueremosVivas

Posted by UdalBerri – Bilbao en Común on Friday, November 24, 2017

Si hay un acuerdo en esta materia en el que coinciden todas las personas expertas, es que cuantos más recursos se dediquen a combatir la violencia machista, menos mujeres sufrirán los efectos de esta lacra social. La fórmula no hay que inventarla pero sin embargo, nos topamos de bruces con la cruda realidad y nos encontramos que quienes tienen que dotar de estos recursos que son las instituciones, a día de hoy no lo están haciendo. El Ayuntamiento de Bilbao ha congelado las partidas del presupuesto que atañen a la violencia machista, eso a pesar de la terrible evidencia de que este año hasta agosto, habían sufrido agresiones machistas en Bilbao un 30% más de mujeres. Exactamente 47.

Lo mismo el presupuesto de la Diputación Foral de Bizkaia el cual se ha incrementado sólo el 0,57%;  y en el Proyecto de Presupuestos del Gobierno Vasco esta partida se ha quedado prácticamente igual que el año anterior. Frente a esto  ¿saben cuántas mujeres han sufrido violencia machista en Euskadi en los primeros nueve meses del año? 3.126 según datos de Emakunde, es decir, 11 al día!!! Y repito, son sólo cifras oficiales.

Díganme donde están mirando los gobiernos que ahora detentan el poder, ¿a las Mujeres?, ¿a su integridad?, ¿a su dignidad? y sobre todo, ¿a sus vidas? Me temo que NO.

Porque la cruda y cruel realidad nos abofetea sin compasión y las mujeres sufrimos violencia machista todos los días, a todas horas, en todos los ámbitos. Una violencia intolerable que se cuela por todas las rendijas porque el machismo es así, lo impregna todo y pone en peligro nuestras vidas. Sí,  porque el machismo mata y viola y enjuicia a las mujeres que sufren la violencia machista antes que a los que la ejercen (mírese la Manada). Y además se regenera para oponerse de nuevas maneras disfrazadas a nuestra lucha feminista: el neomachismo es una prueba de ello.  Y mientras esta realidad no sea asumida, declaraciones institucionales y buenas palabras ya no son suficientes, ¿porque saben? Cada vez que se agrede, se ultraja o se asesina a una mujer, eso nos hace más vulnerables a todas las mujeres.

Y en este camino, mientras leemos estadísticas, salimos a la calle a manifestarnos y  asistimos a funerales y en definitiva mientras se nos hiela el corazón, el machismo campa a sus anchas. Así que hoy 25 de noviembre y todos los días del año, no nos vamos a cansar de decirlo: NOS QUEREMOS VIVAS y sobre todo no vamos a dejar de gritar ERASORIK EZ, ERANTZUNIK GABE.  De otra manera, esto no será más al fin y al cabo, que una danza maldita de hipocresía.

Nota: el video es la lectura de un texto propio, en parte recogido aquí, que se hizo el 25 de Noviembre con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres en el Teatro Arriaga organizado por el Ayuntamiento de Bilbao.