Ya no hay vallas

Estamos ya en campaña electoral. Bueno, siempre estamos en campaña. Y ya empiezan a aparecer esos grandes cartelones que se colocan en las fachadas de los edificios cuando están en obras, o cuando la comunidad lo permite, o son sedes de partido. En Sabin Etxea les tenemos expuestos a Bilbao y a Azkuna. Son carteles impresionantes que hablan de cómo han cambiado los tiempos y los medios técnicos de las campañas.

Del cartel con engrudo, a la pancarta, pasando por las banderolas o las vallas. Y esta foto es de cuando se utilizaban las vallas y era una de las piezas fundamentales de toda, campaña.

En esta foto aparece una valla en aquellas elecciones autonómicas de marzo de 1984 para el Parlamento Vasco. Carlos Garaikoetxea había agotado su primera legislatura y había planteado que en la siguiente le levantaran  la disciplina del partido. Y se había organizado internamente una buena. Se le dijo que no y las bases dijeron que si. Por esta razón encabezó la candidatura por Araba. En Bizkaia lo hacían Iñigo Aguirre y Mario Fernández. Los dos primeros. Y en el cartel se les ve rodeando a Garaikoetxea.

Todo aquello predijo lo que vendría después en 1986 cuando Garaikoetxea dimitió y al poco creó su propio partido. ¿Qué hubiera pasado si hubiéramos sabido todos aguantarnos un poco?. ¿Por qué Garaikoetxea nunca hizo política en Navarra tras ésta mala experiencia?.

Ya no se usan estas vallas y cerca del Cuartel de la Guardia Civil de La Salve donde está sacada la foto ya no hay esos feos vertederos. Bilbao ha cambiado mucho y el PNV parece que triunfará. La historia hay que verla con perspectiva y muchos berrinches se hubieran podido solucionar de haber visto las cosas con tolerancia. Pero el hombre es el único animal que cae dos veces en la misma piedra.

Un comentario sobre “Ya no hay vallas”

  1. Respecto a triunfos, como el PP y el PSOE se junten en ayuntamientos y Diputaciones, y Bildu no se legalice no se que va a pasar con el PNV.

    Volviendo a los triunfos, yo diría que un partido político con una trayectoria de más de 100 años y que se creó con un propósito, que es l soberanía de Euzkadi, y a día de hoy no lo ha conseguido, yo lo tildaría de fracaso.

    Los que triunfan son los michelines, esos si que triunfan viviendo bien a costa del partido.

    El PNV, un partido lleno de escisiones desde su nacimiento, un partido del que fue expulsado su verdadero fundador, Luis Arana Goiri, ese gran hombre olvidado por el PNV.

    Por lo demás el voto está estancado en todos los partidos, y salvo los consavidos transvases de votos entre los partidos españolistas y entre los vasquistas, no habrá cambio alguno. 1+2 es igual a 2+1, antes, ahora, y después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *