Un país de cotillas

El viernes a las doce fui a la Universidad de Deusto. Celebraba esta casa de estudios su 125 aniversario y me habían invitado. A paraninfo lleno y con los doctores y decanos, profesores y rectores con sus coloreados birretes, tuvo lugar un acto académico sobrio pero muy adecuado. Terminó con el espléndido Gaudemos Igitur que nos recuerda nuestros años universitarios. La prensa que cubría el acto con chancletas y pantalones cortos. Están por encima del bien y del mal. No saben estar. El actual rector, Jaime Oraa, agradeció a Leizaola, entre otros agradecimientos, su labor para que la Universidad no fuera volada. Es la primera vez que ocurría algo así y se lo agradecí. En 1937 toda esa inmensa casa no fue destruida porque desde el Carlton hubo un hombre que dijo NO a unas voladuras preparadas y con los agujeros hechos. Y nunca se le había agradecido el hecho.

Tuve oportunidad de saludar al obispo Blázquez que estuvo muy cordial, a Mari Carmen Garmendia, a Ander Urrutia, y a mucha gente que hacía tiempo no veía. Y previamente al acto, en un salón, la comidilla era la noticia de la publicación en todos los medios de los bienes de los parlamentarios con las páginas webs del Congreso y del Senado colapsadas.

La primera pregunta que se hacían todos era a quien beneficiaba semejante striptease y para que servía esta información.. Y Patxi López al salir me lo decía:” esto solo demuestra que este país es un país de cotillas”. No le falta razón.

Porque no aparecen asimismo y al lado los bienes y emolumentos de Pedro J. Ramírez, Juan Luis Cebrián, Belén Esteban o el rey. Por ejemplo. Con lo que se concluye que lo que sigue habiendo por detrás es una dura campaña, no contra los políticos, sino contra algo más importante: contra la política democrática. De lo que se trata es de demostrar que los políticos somos una clase parasitaria y que vivimos por encima de nuestras posibilidades y somos prescindibles en el juego democrático. Al parecer a la política se tienen que dedicar los del 15M o los muy pobres o los muy ricos, no los mejor preparados. Ni los que a lo largo de su vida han logrado hacerse con un patrimonio o que lo hayan heredado de sus padres, o que hayan ahorrado. No. Eso está penado.

En mi caso yo funciono con mi mujer con el sistema de bienes gananciales, como muchos en Euzkadi y si bien yo estoy expuesto al ojo público, por este sistema y sin comerlo ni beberlo, ella también.

Pero todo tiene su picaresca. O su explicación. O su razón. No me creo que Zapatero solo tenga un terrenito en León. Lo más probable es que funcione por el sistema de separación de bienes y la mayoría de ellos, como los de Javier Arenas están a nombre de su mujer.

Quien está detrás de este desaguisado es Bono. A él lo desnudó en público el Grupo de Intereconomía y él ha querido generalizar la desnudez a todos los parlamentarios ante la inmensa debilidad de Javier Rojo que no se le plantó.

Bien. Ahí están los bienes y males de los parlamentarios. ¿Y ahora qué?. Ahora nada. Porque hasta aparecen unos mínimos complementos de pensiones que tienen Mitxel Unzueta y Gerardo Bujanda. El colmo de la curiosidad.

En fin, que sí, que este es un país de cotillas.

22 comentarios sobre “Un país de cotillas”

  1. Teniendo en cuenta que los políticos en un 95% son unos chupasangres, no está de menos saber que tiene cada uno/a, pero claro, trampas hay a tutiplén. Yo tampoco me creo que tu tengas lo que dices tener. Al final un parado de larga duración o un mileurista, viuda, etc, van a ser más ricos que la mayoría de vosotros.

    Menos cochecitos oficiales y menos prevendas, y como no, menos jefecillos de esos puestos a dedo en cargos intermedios para no hacer absolutamente nada. Estos son los más impresentables de todos y quienes más gasto generan.

  2. Y no tenias que estar currando en vez de estar todo el dia en eventitos? Yo creo que te pagamos pata algo, y poco te veo currar.

  3. No es un país de cotillas, es un país de políticos millonarios que nunca en su vida han trabajado, ni siquiera tienen estudios y solo han cobrado del partido.

    Si no, solo hay que ver cómo en unos pocos años la mayoría de ellos han medrado a cuenta de la violencia y la política.

  4. ¿De verdad, cuando dice usted «Porque no aparecen asimismo y al lado los bienes y emolumentos de Pedro J. Ramírez, Juan Luis Cebrián, Belén Esteban (…)», está hablando en serio? Por mucho que nos j… no son personas que cobren del erario público como ustedes, así que la comparación, sobra…

    Y por cierto, estoy en contra de que se sepa qué es lo que tiene cada uno de ustedes. Sí estoy a favor, sin embargo, que se sepa lo que cada uno cobra (sueldos, dietas, etc.). Simple y llanamente porque ese dinero les llega de las arcas públicas, es decir, que lo pagamos entre todos…

    No hay que mezclar las cosas… Una cosa es el sueldo y otra cosa es la capacidad ahorrativa de cada uno, la cuál debería ser de ámbito privado, a mi entender.

    Un saludo

  5. No hay nada de malo que los que cobran del erario público, con el dinero de todos, también de Vd. aunque más priviligiado, sepan los ciudadanos lo que ganan y ahorran y cómo aumentan sus patrimonios, SI EN ELLO NO HAY NADA QUE ESCONDER, poner pretextos de Bono, separación de bienes, etc. etc. es desviar la atención y todos cada vez somos «mas mayores» y más informados y nuestro voto es más consecuente y racionalizado. La credibilidad de los políticos… está donde está, por algo será. Y no conviene marear la perdiz. Insisto los ciudadanos cada vez somos «listos».

  6. Estimado Anasagasti:

    Es cierto, vivimos en un país de cotillas. Pero no es menos cierto también que vivimos en un país de hipócritas y que muchos políticos representan su máxima expresión. ¿Cómo es posible que un supuesto comunista de pro como Llamazares disponga de depósitos por valor de más de 300.000 € y utilice la banca que tanto denosta en su propio beneficio? ¿Cómo es posible que los mismos que arremeten en duros alegatos sobre la especulación de la vivienda dispongan de varios inmuebles? ¿Cómo un político puede acusar a los malvados mercados especulativos y obtener cuantiosas ganancias de diversos fondos y acciones? Lo que estamos viendo la gente de a pie es que la mayoría de nuestros representantes políticos son una panda de fariseos.

  7. Creo que no se debe mezclar lo que ganas en el sector privado, con los ingresos que vienen de nuestros impuestos. Hay tantos casos de corrupción (Gurtel Brugal, Matas, etc), donde políticos se han enriquecido obscenamente, que lo más natural es que se auditen todas las partidas de los presupuestos. Creo que fue Blanco quien dijo: con cuanto se entra, y cuanto se sale. Ayer «Granados», de Madrid, declaraba unos ingresos superiores a su sueldo oficial. Y todo era de su trabajo en el sector público.

  8. Transparencia le parece cotilleo? Creo que carece de perspectiva. Ojala los votantes fueran a partir de ahora realmente conscientes de que votan a gente que habla de crisis, paro etc… sin tener ni puñetera idea mientras visten trajes caros, comen en restaurantes buenos, conducen coches de alta gama, tienen pisos y terrenos, van de vacaciones de lujo etc…. Y eso se llama desfachatez.

    Tener posibles y pisar moqueta no equivale a estar preparado para ejercer la política, ni garantiza conocimientos jurídicos o económicos. La apariencia o el alto nivel de vida ni mucho menos garantiza eficacia en el desempeño. Al decir lo que dice se le ven las costuras por las que asoma el clasismo y la nadería.

    Y por otra parte, probablemente esos periodistas que dice usted no saben estar no sólo cubren ese acto protocolario (informativamente intrascendente), sino que vienen de cubrir otras noticias, sin poder permitirse el lujo de estar esperando todo el día a acudir a esa tonteria. Y cuando se tiene que ir con prisa, estar en varias cosas en poco tiempo no se puede andar con bobadas.

    Señor mio, creo que con afirmaciones como esa, es usted realmente quien no sabe estar.

    De una persona normal

  9. A mi me parece fenomenal que los politicos, cada 5 ó 10 años por ejemplo, publiquen sus bienes. Creo que es bueno para la democracia y para fomentar la confianza en ellos por parte de la ciudadanía, confianza que ahora está en el subsuelo, dicho sea de paso.

    Además ayudaría a evitar ciertas «tentaciones» en alcaldes, concejales y personal que ocupa cargos susceptibles de pelotazos. otra cosa es que considere que quizás los diputados y senadores, por su actividad, no sea tan necesaria esta medida como en personal de diputaciones o ayuntamientos.

    En todo caso, que sepa usted que a los ciudadanos este tipo de medidas nos parecen estupendas, proponga una encuesta en el DEIA preguntándolo y verá el resultado.

  10. Estoy en completo desacuerdo desde el título hasta el artículo. En mi opinión, la clase política debe tener los bolsillos de cristal. Dejemos a las cotillas en su ambiente.

  11. Entre las chancletas con los pantalones cortos un día de 36 grados, y las togas negras con esos ridículos bonetes en pleno siglo XXI, ¿quien es el que no sabía estar?. (Hay auténticos hijosdeputa con bonete, y bellísimas personas en bermudas, no te dejes confundir a estas alturas.) ¿Le repetiste al tal Blazquez eso de que loro viejo no aprende a hablar, Iñaki?. (Ah y la diferencia entre publicar los bienes de un senador, y los del director de un periódico, es que el senador es un EMPLEO PÚBLICO)

  12. Iñaki, si tienes bienes separados y las ganancias las pones a nombre de tu mujer, ya no son tuyos. En caso de separación, y esto le animará a ello, más si son sustanciales, se quedará con todo y te dejará desplumado.
    Ahora debéis pedir vosotros que se hagan públicos los bienes de todos, o al menos los de todos los cargos públicos, algúna corruptela podría evitarse. También hay que evitar la corrupción en lo «privado», que es tanto o más perniciosa que lo público y que tanto daño hace a la libre competencia y al progreso de los más capacitados.

  13. ¡cómo os jode que os saquen los trapos sucios! este no es un país de cotillas, sino de parados, con deudas y sin vivienda própia. No así vosotros, los políticos, inútiles en su forma, todos con las cartillas bien llenas y con una media de tres viviendas. Y todavía viene el calvorotas y te insulta.

  14. Viendo más detenidamente desde mi cotilleo, me dan ganas de daros dinero, ya que según esos datos muchos sois pobres de solemnidad, y eso que gano cuatro veces menos que tu.

    Por cierto ¿cuanto valen tus propiedades a ojo de buen cubero?. a esto habría que sumar lo de tu mujer, que no andará a la zaga, familias y demás.

    Lo que habría que hacer es saber cuanto teníais cundo entrasteis en política y cuanto cuando salís, lo que pasa es que muchos nunca salís. No habéis hecho otra cosa en este mundo más que eso, chupar del bote y lo chupado repartirlo entre familia, empresas, sociedades, propiedades, acciones, …

    A los banqueros y políticos habría que obligaros a jubilaros a los 65 67 o la edad que sea legal para todos, y no estar como muchos pegados a una poltrona con setenta años o más.

    Un pico y una pala os daba yo a todos.

    VAGOS !!!

  15. Vaya vaya, veo que ha censurado Ud. mi comentario; ya sabía yo que quien tanto crítica el totalitarismo es porque lo ama. Gracias por quitarme la venda de los ojos señor Anasagasti, a partir de ahora uno de mis objetivos es hacer ver al resto de la gente lo que realmente es. Aunque todavía está a tiempo de volver a poner mi post, y pedirme disculpas aquí mismo.

  16. Extremadamente desafortunado artículo, Iñaki. El día que los políticos seais capaces de empatizar con la ciudadanía y daros cuenta de que pertenecéis a una casta no sólo distinta, sino PRIVILEGIADA, y de que lleváis unas vidas de ensueño (*), alejadas de las de los meros mortales, ese día igual empiezo a tener algo más de respeto hacia vuestra profesión, sobre todo cuando leo cosas como ésta o la «ingeniosa» salidilla del Paquirrín de Coscojales.
    (*) A ver cómo me definiría vd., senador, o el ciudadano López, esa situación de saberse económica cubierto, seguro y a salvo de cualquier crisis o tsunami económico a pesar (cierto es que más en el caso de Francisco Javier que en el suyo) de saber que ni por formación, conocimientos, experiencia ni capacidad de trabajo serían recompensados en la empresa privada de la misma manera en la que lo son en la cosa pública.

  17. Con excepciones, lo que he visto y leído sobre el patrimonio de diputados y senadores no me parece escandaloso. El patrimonio del senador Anasagasti, importante, pero, a su esfuerzo, hay que sumar el trabajo duro de sus padres en la emigración (y antes, exilio). No es tampoco exagerado. Y, que conste, que soy muy favorable a que los ciudadanos sepamos con cuánto entra uno en la política y con cuánto sale. Habidas cuentas que en el caso del senador lleva cuarenta años en la política activa, en el exilio, en la clandestinidad, en la etapa democrática, pues, en fin…

  18. Espero que haya sido un error, porque ayer sí estaba mi comentario y hoy, ¡oh, sorpresa! ha desaparecido…

    Como le comentaba, comparar a personas que ganan su dinero en el ámbito privado como las que usted cita (exceptuando el rey, obviamente), con personas que reciben su dinero del erario público, creo que no es de recibo. Y me sorprende en una persona inteligente como usted, aunque está claro que para intentar arrimar el ascua a la sardina cualquier argumento es bueno… incluso este…

    Por otro lado, no estoy de acuerdo en que se publiquen los bienes de los políticos ni de ningún funcionario. Que alguien haya sabido tener mayor o peor capacidad de ahorro, o que haya recibido X herencias, debería ser algo del ámbito privado.

    Ahora bien, lo que sí creo que habría que publicar son las ganancias anuales, es decir, no solamente el sueldo que sale de nuestros bolsillos si no lo que ha llegado a sus bolsillos en forma de dietas, gratificaciones, etc.

    Y espero que ahora sí aparezca el mensaje… no creo que haya faltado el respeto a nadie con mi opinión, creo yo…

  19. Iñaki:
    No me ha gustado nada esta entrada, los que vivimos a pie de calle no nos cuesta nada declarar nuestra situación financiera cada vez que realizamos el IRPF, los politicos sois los que haceis la leyes y normas y sois vosotros los que le habreis ideado esto de declarar vuestros bienes en publico, y supongo que la razón sera que nos os fiais de vosotros mismos y seguro que alguno podra utlizar su condición de diputado para sacar un sobresueldo.
    Vivimos en un pais de cotillas, pero veo que hay mucho hipocrita, ….

  20. El verdadero problema es qué apenas queda gente cómo Ajuriagerra,Agirre,Irujo,Garrigues,Rubial,etc. y la verdad,lo qué tenemos y vemos nos hace desconfiar.

  21. El problema ARANA no es que apenas queden personas como las que citas, el problema es que no existen.

    Respecto a lo que dice HIPOLITO, para mi es una vergüenza que alguien esté de político durante 40 años sin otro oficio ni beneficio. Los políticos deberían de ocupar sus cargos un máximo de 10 años por ejemplo e irse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *