CUARENTA AÑOS NO SON NADA

Domingo 26 de marzo de 2017

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????Recomiendo vean y lean la intervención de Xabier Arzalluz en la Asamblea Nacional del PNV de este domingo, asamblea ordinaria que tenía como colofón las intervenciones de los cuatro ponentes de 1977. Quizás sea su última intervención en una asamblea partidaria, pero deja un buen legado. Y es una pena que cabezas de este tonelaje no tengan de vez en cuando una palabra orientativa, teniendo por detrás tantísima mili.

Los cuatro ponentes de la Asamblea de hace cuarenta años eran burukides recientemente elegidos miembros del Bizkai Buru Batzar en marzo 1977. Había más electos de otros Consejos Regionales y representantes, pero el peso de la asamblea lo llevaron ellos y la organización la hicimos desde Bizkaia con ayuda de gentes del Napar. A ésto se le unió la llegada de D. Manuel de Irujo desde su exilio de Paris. La asamblea estuvo presidida por Carlos Garaikoetxea, Txomin Saratxaga, Pello Irujo, Periko Arrizabalaga y Jesús M. Alkain, personas representativas de cada territorial. Y un dato. Esta generación no se abraza en el escenario como la actual. La sobriedad del saludo, era práctica en el PNV ante tanto abrazo y tanto beso, muchas veces, muy de circunstancia. Y esa sobriedad, me gusta.

Yo estaba en ese equipo presidido por Juan de Ajuriaguerra y en el que también se encontraban Antón Ormaza, Sabin Zubiri, Sabin Intxaurraga, y Juan José Pujana. Desgraciadamente de aquellos diez quedamos seis y, de esos seis, los cuatro que han subido al escenario y contestado las preguntas estaban allí, enteros y verdaderos, lúcidos y marcando un camino. Cuarenta años. Toda una foto y todo un segundo mágico, que resumía como nadie y como nada, la historia de una organización que, como ha dicho Arzalluz, ha pasado más tiempo ilegalizada que legalizada y gobernando.

Arzalluz ha utilizado la palabra desprecio con la que se nos trataba en aquel 77 en donde ESB y demás siglas nos iban a arrollar. Como ahora. Ha recordado la figura de José Joakin Azurza en relación con el debate del JEL y la ha tratado con mucho respeto. Y ha finalizado mandando un recado a una ELA desnortada habiendo convertido su sindicato en una plataforma político sindical y recordando como Alfonso Etxebarria les dijo en 1977 en Loiola que el PNV no tocara temas sociales.

Josu Bergara ha estado muy descriptivo y con anécdotas jugosas, aunque ha atribuido a Bujanda lo de Organización, Organización, Organización en el mitin del Anaitasuna. Pero esa recomendación fue de D. Manuel de Irujo, no de Bujanda, quien dijo exactamente: Organización, Organización y Ganar las elecciones. Por lo demás se le oía muy bien y lo que ha dicho de que estaban Gordos como una Tapia, y lo que le dijo Azurza de que era un enano, comunista infiltrado, tuvo como respuesta que lo de enano sí, pero lo de comunista infiltrado, no. La gente ha agradecido esas anécdotas de su ponencia de Organización.

La gente que llenaba el pabellón del BEC ha aplaudido a rabiar y no solo a unas palabras sino a un trabajo de cuarenta años, a una trayectoria, al éxito de haber elegido el camino adecuado. Han sido minutos emocionantes.

Juan de Ajuriaguerra, el gran ausente del 2017, cuando habló en el polideportivo Anaitasuna dijo que el PNV de 1977 y el partido que le eligió a él en 1935 era el mismo partido. Podía haber dicho lo mismo con el de 2017. Un partido que lo resume todo en su nombre, que ya tiene 122 años, que tiene una trayectoria, que no abandona sus ideales y que si en 1977 no hubiera elegido el camino del gradualismo político, mientras los que ahora nos dan clase de abertzalismo, hoy Euzkadi estaría hecha una piltrafa.

La presentadora del acto ha sido persona muy desenvuelta y que lo ha hecho muy bien, los cantantes y trikitilaris del inicio, magníficos y con buen repertorio, y los contorsionistas chavales del final, un contrapunto de modernidad muy logrado y la reproducción de los puntos aprobados en 1977 con el formato de la revista que hicimos Alberto Elosegui y yo, muy oportuno, así como las pegatinas, salvo un error, que fue el mismo que hicimos en 1977. El lema “Batasuna Indarra” lo traje de Caracas. Ya ven.

La pegatina del puño y del chaval, muy bien, pero la pegatina de la ikurriña tenía debajo el nombre de Euzko Alderdi Jeltzalea-Partido Nacionalista Vasco. Cuando la vio Ajuriaguerra, con buen criterio, nos obligó a quitarle esas letras diciéndonos: ”La ikurriña no es del PNV, es de todo, quitarle el nombre”. Y ahí nos ven con tijeras recortando el nombre que hoy, ha vuelto a salir. Si los de hoy nos hubieran preguntado les hubiéramos dicho que no la sacaran así, pero ya se sabe, las generaciones nacen sabiendo y no consultando nada.

Salvo ésto todo de diez. Ha valido la pena ese instante mágico de los cuatro ponentes en el escenario recibiendo el inmenso aplaudo de los allí presentes.

Y como ha dicho Xabier Arzalluz: ”Aquí estamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *