Literatura Vasca y Memoria

Miércoles 20 de noviembre de 2019

He estado en la Fundación Sabino Arana en una jornada sobre Literatura y Memoria. Una buena jornada moderada por Igone Etxebarria y con las participaciones de María José Olaziregi y los escritores Aingeru Epalza, Ana Urkiza y Patxi Zubizarreta. A Olaziregi le conocía ya que cuando fui presidente de la Comisión de Asuntos Iberoamericanos en el Senado les invité a ella y a Aitzbea Goenaga para que nos contaran lo que hacían en Etxepare. Ella lo ha recordado como un buen momento porque aquello impactó en aquel mundo castellano hablante y por la fuerza y entusiasmo de sus expositoras.

Al escritor y traductor Aingeru Epalza, sobrino de Juan Manuel de Epalza, me he atrevido a pedirle recupere la biografía de su tío Juan Manuel, hombre clave, en la guerra y en el exilio, de familia acomodada que por indicación de Ajuriaguerra fue a Paris en 1936 a comprar armas para el ejército vasco y al escritor y premiado Patxi Zubizarreta, al conocer que es de Ordizia, le he pedido recupere la biografía de un gigante de la entrega en aquella cruenta batalla como fue Joseba Rezola que siendo Secretario de Defensa con Aguirre llenó Lehendakaritza de vecinos de Ordizia en donde destacaba Periko Beitia, minusválido, que posteriormente se movió por el mundo como si tuviera alas en su silla, cuando el Juicio de Burgos logró acuerdos de instituciones norteamericanas en petición de la liberación de los encausados en Burgos en tiempos en los que era Delegado del Gobierno Vasco.

Traigo ésto a cuento de la falta de una Editora Nacional Vasca que edite estas páginas que se pierden, habiendo hecho mucho más el exilio sin medios que la actual institucionalidad. Ahí están la editorial EKIN, Ediciones Gudari y Euzko Deya de Paris. Hoy se debería de editar libros y libros para que todas esas historias no se pierdan. De hecho se han perdido miles de historias por esta falta de previsión de las instituciones vascas.

La memoria histórica se relaciona con la guerra o con sucesos violentos. En nuestro caso, el tema que se ha tratado es la guerra desatada en 1936. ¿Se ha reflejado ese tema en nuestra literatura?. ¿De qué manera?. La historia de un pueblo nunca es una historia única, pero todas las voces no se difunden con la misma fuerza.

Y he apuntado algunas reflexiones de la escritora y traductora Ana Urkiza. ”¿No hay un pasado colectivo?”. La memoria colectiva se crea a raíz de historias compartidas. Necesita una narración para saber de dónde viene”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *