Un acto entrañable y necesario en Gernika

Domingo 15 de diciembre de 2019

Este domingo, cuarenta aniversario del regreso del exilio del Lehendakari Leizaola, el actual gobierno vasco ha estado a la altura del recuerdo que se merece aquella fecha en el homenaje a aquella generación que lo dio todo por Euzkadi. .Acto como el vivido no solo ha sido pedagógico sino hacen país. Salvo el PP, que incomprensiblemente no estuvo, desde Otegi hasta Ortuzar, pasando por Martínez e Idoia Mendia, junto al gobierno vasco y representantes políticos de todas las instituciones seguramente se estremecieron cuando el Lehendakari Urkullu dio paso a una grabación del Lehendakari Aguirre en el Congreso Mundial Vasco de 1956, leyendo la carta de despedida de su Consejero Alfredo Espinosa, antes de ser fusilado junto a Lauaxeta. Pero no solo eso. La entonación de Illeta del maestro Sorozabal, cantado por el Orfeón Donostiarra, dio paso a un acto equilibrado donde se puso en valor la continuidad de una institución y la entrega de sus servidores a la causa de la libertad vasca contra viento y marea.

La presentadora estuvo francamente bien y dio paso a las intervenciones de dos nietos, Amaia Aguirre y Xavier Bindel nieto del Lehendakari Leizaola, siendo la sorpresa agradable del día.

La alcaldesa de Getxo tuvo una intervención muy sólida describiendo la personalidad y el pensamiento de su aitite. Estuvo con su ama y hermano y demás familia donde echamos en falta a su aita Joseba y su ixeko, Aintzane, recientemente fallecidos.

El nieto de Leizaola comenzó su disertación en un perfecto euskera siguiendo la misma en un castellano con acento parisino. Fue una pieza muy completa terminándola de e manera.”Eskerrik asko Lehendakari zarra”, ”Eskerrik asko aitona”. Recordó como el Lehendakari había tenido seis hijos y 22 nietos, parte de ellos estaban allí, así como bisnietos que querían hacerse presentes en un homenaje a su abuelo, y aunque viven entre Belgica, Paris y Caracas y hablan francés, saben de donde provienen y lo que significó su aitona en la historia de Euzkadi

Publicaré las dos intervenciones que merecen la pena. Son piezas a recordar.

Estuvieron todos los Lehendakaris que hemos tenido en estos años, Garaikoetxea, Ardanza, Ibarretxe, López y Urkullu. Era una buena imagen de país serio y respetuoso. Muy sólida. Dejando de lado lo que divide, se estaba allí rindiendo un justo homenaje a lo que une, y eso merece la pena.

Ha sido dirigido este acto por Aintzane Ezenarro, responsable del Instituto Gogora que ha coordinado los actos y ha propiciado que en la biblioteca de la Casa de Juntas, Iñaki Goigana y Koldo San Sebastián hayan montado una exposición con lo que fueron aquellos años. Un muy buen trabajo que seguramente será expuesto en diversos lugares.

La fotografía que ilustra el presente post la obtuvimos tomando como fondo la biografía de Santiago Aznar, primer Consejero de industria y abuelo de María Esther que posa junto al Lehendakari Garaikoetxea con quien departimos y recordamos lo ocurrido con el regreso de Leizaola, las cajas de documentación así como viejos tiempos y episodios uno de ellos el viaje que hicimos en 1983 a Panamá, Caracas y Bogotá y como en uno de esos actos solemnes con mucha parafernalia latinoamericana donde lo de menos que te llaman es excelentísimo Sr y Doctor apareció un primo del Lehendakari que se había ido a Colombia de capuchino y le gritó: ¡¡¡¡Aupa Carlitos!!!. También le recordamos al bueno del lehendakari Leizaola, Iñaki Larreategi, nombrado en el discurso por su nieto, que le llevaba a todas partes y nos decía. ”El Lehendakari quiere ir a casa de la Sabina a comer sus alubias”. Y allí iban porque al que le gustaban las alubias era a Iñaki…Un gran tipo.

Seguramente Garaikoetxea, Pujana, Begoña Ezpeleta (con quien organicé hace cuarenta años el viaje de regreso del Lehendakari Leizaola) y alguno más seremos de los pocos que estuvimos en aquel acto de 1979 cuando Leizaola le pasó simbólicamente su legitimidad al entonces presidente del Consejo General Vasco Carlos Garaikoetxea. El tiempo con su guadaña ha acabado con todo aquel mundo de la resistencia y el exilio y el milagro hoy en día es que sigamos recordando aquella efemérides. Con nuevas generaciones y nuevos políticos y aunque la cadena está debilitada, hoy, la cadena no se ha roto.

Una de las constataciones ha sido que todo aquel mundo tenía como referencia a Euzkadi, no a Euskal Herria, evidente en la despedida del Consejero Espinosa con su “Gora Euzkadi” y “Viva la República”, y aunque el Himno Vasco se haya interpretado fuera de la Casa de Juntas, el video, las intervenciones, la exposición y la representatividad de los allí presentes han jalonado una mañana espléndida para la historia vasca. Lástima que ETB que nació para dejar constancia de estas, entre otras cosas para destacar estos actos, siga dando más importancia al fútbol que a la historia que como se ha recordado es Maestra de Vida. Debería haber transmitido en directo el acto, hecho un documental especial y abundado en las noticias de lo vivido. Pero se ve que donde no hay mata, no hay patata.

El nieto del Lehendakari, Xavier Bindel Leizaola, un joven con muy buena cabeza, hablando con él posteriormente al acto me ha dicho que se había desayunado con mi artículo en Deia “Aguirre y Leizaola 15.500 días de exilio”, que le había emocionado lo que cuento del comandante del avión al alcanzar la muga vertical de cielo vasco y que lo había mandado a toda su familia con el título de Desayuno Familiar. Me alegro mucho que haya sido un recuerdo valorado y que el solo contar estas entrañables historias haya gustado. Creo que hay una parte de la sociedad que se emociona con la gesta de aquella generación a la que debemos de agradecer tanto y tanto, aunque solo sea con el recuerdo.

Un comentario sobre “Un acto entrañable y necesario en Gernika”

  1. Gora haiek, izen zirelako gara. Ohore eta Eskerrik asko jaunak eta zelan ez eureen emazteei eusteagaitik.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *