Pastel de espinacas con pollo

Pastel de espinacas con pollo_FotorSi Popeye levantase la cabeza hoy declaraba fiesta en su hogar pues seguimos con las verduras de temporada y hoy le ha tocado el turno a la que más alardea de fuerza dentro de todas estas hojas de huerto.

Pero curiosamente se trata de un mito erróneo dado que durante muchos años se creyó que la proporción de hierro en las espinacas suponía 35 miligramos por cada 100 gramos. Con estos miligramos en el mundo de la verdura, la espinaca más que sacar pecho tenía coraza por las cifras y lo que nos parece inexplicable es que con estas cantidades de mineral  como a nadie no se le ocurrió simultanear la explotación de las minas con unos grandes huertos para abastecer a la industria siderometalúrgica. Todo parte de Erich, de los von Wolf, alemán (que hay que deciros todo), estudioso del paraíso Popeye que tuvo un error y se lió con la coma (estaría con hambre) y en vez de registrar 3,5mg que era el hierro real que tenían estas maravillosas hojitas, pues puso 35 miligramos y se quedó tan fresco. Esto fue en el año 1870 y hasta 1937 nadie lo corrigió.
Para entonces ya andaba Popeye soltando guantazos a Brutus en la creencia que dicha fuerza le llegaba de las raciones verdes que se engullía, … pues porque Brutus no era muy listo, porque tras esta certeza que ahora tenemos, le da por defenderse y nos empotra al “anclitas” con pipa y todo. Pero reflexionemos, tras esta revelación queda claro que los alemanes cometen errores ¡parece mentira! y ´¿por qué no nos han contado que le hacía Olivia a nuestro marino para que estuviese tan desbocado?
Bueno, quitemos un poco de hierro al asunto y disfrutemos de este pastel con pollo que me lo he comido ya y está delicioso.
Ahora toca el delantal y empezamos.

INGREDIENTES  (para 2 personas)
pastel de espinacas ingredientes_Fotor
½ bote de espinacas cocidas.
2 salchichas de pollo
Aceite de oliva virgen extra.
Pimienta
1/2 cucharilla de pimentón

ELABORACION
Colocamos las espinacas sobre un colador para que escurran bien.
Ponemos la sartén a calentar a fuego fuerte y echamos un chorrete de aceite.
Incorporamos las espinacas y rehogamos bien bajando la temperatura.
Echamos un toque de pimienta, sal y seguimos removiendo para que se doren un poquito.
Cuando estén a nuestro gusto, sacamos y reservamos.

Preparamos las salchichas en la parrilla o en la sartén hasta que estén hechas.
Sacamos y cortamos en rodajitas.
Mezclamos las espinacas con las salchichas troceadas y las ponemos en el bol que nos va a servir de molde.
Reservamos la punta de la salchicha que será la guinda del pastel.

Giramos el molde utilizado y ahí tenemos nuestros exquisita propuesta.

En la sartén echamos una cucharada de aceite, dos cucharadas del caldo escurrido de las espinacas, 1/2 cucharilla de pimentón y rehogamos bien todo al fuego.
Esta salsita se la echamos por encima al pastel y luego con unos germinados (de rabanito y ajo hemos puesto en casa), o cebollino bien cortado (hemos puesto un par de ramitas), o huevo cocido o lo que nos apetezca adornamos, lo presentamos bonito y a comer.
Puedes dejar preparado el pastel en la nevera y unos minutos antes de servirlo le das un “calentón” rápido en el microondas.
Tras la historia contada y los interrogantes que nos han surgido de nuestra discreta Olivia, apuesto por denominar a este calentón, el “toque Olivia”.
Un beso a mi madre, que tiene un nombre precioso.
Cuando estén hechas, sacamos

Espinacas de pastel con pollo_FotorPastel de espinacas y pollo elaboración_Fotor

 

Sopa de pescado con quisquillas y ajos tiernos

share-21
Seguimos sopeando  y ahora le toca el turno a una sopa de pescado.  De la mano de un fumé, unas gambas, unas quisquillas y las almejas que no pueden faltar en este espectáculo para que aplaudan, le damos un toque marino a nuestra sopa que está tan rica que incluso de probarla el mayor adicto al verde, nuestro sin par Popeye,  jalearía esta receta. Claro que como las quisquillas ( y su misma palabra lo indica),  siempre vienen rodeadas de cierto revuelo y estas gambas son del tipo atigrado por tanto con un carácter bastante salvaje, necesitábamos unas verduritas que pusiesen cierto ambiente green y pacífico.  Una bandeja de ajos tiernos (unos buenazos) y unas chalotas que junto a las almejas van a dar el toque de palmas e incluso llegado el caso si se enfadan reparten unos buenos chalos a estas quisquillas tan conflictivas, … pero bueno, con mucho cariño y sin pisar susceptibilidades las hemos sumergido en el fumé y nos han hecho un trabajo en equipo fenomenal.  ¡Qué rica está la sopa! … como estaba de vicio, hemos repetido.
Ese delantal azul (por el color del mar) y luego todos esos animalejos preparados, que vean la foto de la sopa y que se relajen, …  cuando esté el caldo en mesa que sepan que van a estar encantados y …., bueno los demás …  muy satisfechos.  Lo prometo.  Empezamos.

INGREDIENTES  (para 4 personas):

share-2612 langostinos/gambas
100 g de quisquilla
150 g de almejas
2 docenas de mejillones sin cascarón
1 rodaja de merluza
1 bandeja de ajos tiernos
1 Cebolla
5 chalotas
1 nabo
3 dientes de Ajo
Sal
1 cucharadita de Pimentón de la Vera
Unos toques de Pimienta
3 ramitas de Perejil
3 cucharadas de Pan rallado o un chusco de pan
Aceite

Ingredientes fumé
1 cabeza de merluza y las espinas
1 ramita de perejil
Sal
1 litro de agua

ELABORACION:
share-22Preparación fumé
En una cazuela echamos el agua y todos los ingredientes que tenemos preparados para el fumé.
Dejamos a temperatura alta hasta que hierva y luego bajamos y dejamos al fuego unos 15 minutos.
Sacamos, colamos y reservamos.

Preparación de la verdura
En el mortero echamos los ajos, una chalota, un poco de cebolla, pan rallado, perejil, sal, pimienta, pimentón de la Vera y majamos bien todoCuando esté listo vamos ligando con el aceiteReservamos.
El resto echamos en una sartén con un chorrete de aceite a fuego muy alto, todo bien picado excepto las chalotas que las ponemos enteras.
Salteamos un poco y bajamos a fuego muy bajo.
Salpimentamos y dejamos unos 5o minutos.
Rehogamos durante todo este tiempo para que se vaya haciendo bien.
Cuando la verdura está pochada, retiramos e incorporamos al fumé.
Seguido echamos el pescado (sin piel ni espinas en trozos pequeños), el marisco y el mejunje.
Revolvemos bien y el caldo tiene que llegar a hervir.
Bajamos a fuego muy lento y dejamos que se haga durante 10 minutos.
Apagamos y reservamos.  Esta sopa merece que esté en reposo unas horas antes de consumir, para que se vaya integrando todos los aromas.
Pasado este tiempo calentamos y a comer.
share-25share-23