Jone y Jon, ex alumnos de la ikastola del Centro Vasco de Caracas, comentan la situación en la que malvive el país

Martes 12 de marzo de 2019

Transcribo este careo de amigos sobre la situación que vive Venezuela. Jone, desde Caracas y cuyo testimonio impactó en Euzkadi y Jon, desde Euzkadi. Creo que vale reproducirlo porque los dos son vascos, aman a Venezuela y conocen lo que pasa allí.

Jone Leizaola

Señor José Antonio le invito a pasar unos días en Caracas. Le damos un piso gratis. Eso sí, tendrá que vivir con el salario de cualquier venezolano, no tendrá agua, porque no hay. Pasará 5 días sin luz también. Cuando salga a la calle verá cómo la gente toma agua que saca Del Río Guaire (donde desembocan todas las aguas servidas de la ciudad) Ojalá y en su estadía en este maravilloso país comunista no se enferme, porque le tocará ir a un hospital de esos que muestran en la tele haciendo propaganda política… es posible que se de un buen susto al llegar y ver las condiciones en las que se encuentran. Y esperemos que los amigos de lo ajeno no se le acerquen… Sigan opinando sin saber NADA de lo que aquí pasa. Es increíble que por su ideología opine con tanta ligereza.

Jon Txarterina

Hola Jone,

Te conozco de los tiempos del Colegio-Ikastola Euzkadi-Venezuela. Mi nombre es Jon. Nos estremecimos mucho anoche al oírte hablar por ETB2, de la angustia que estáis pasando por allí.

Lo que comenta Iñaki Anasagasti, tristemente, es cierto: hay por aquí mucha gente auto-engañada, incapaz de ver lo que pasa allí con un mínimo de objetividad, llamando héroes revolucionarios a quienes no son más que unos narco-tiranos.

No criticaré a Jon Artano; no he apreciado en sus informativos lo que comenta Iñaki. (Sabrá él bien por qué lo cuenta) Pero sí me encuentro con gente que parece idiota con el tema venezolano. Gente que se hace su cocktelera con el puñito de izquierdas en alto, las cancioncitas de Silvio y Pablo, la chapita del Ché, y un ingrediente muy nuestro, el Eusko Gudariak; lo baten bien, y se lo beben sin rechistar. No se paran a pensar que aun cuando los gringos sean “malos-muy-malos” (algo que puedo compartir), eso no hace buenos a sus enemigos.

Recibe un fuerte abrazo a ti y todos en tu familia, en la esperanza de que la situación mejore. Ánimo, y cuídate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *