El Edadismo político y la eterna juventud de Castells.

Sábado 21 de noviembre de 2020

Edadismo. Es una nueva descripción. Suena raro, pero cada vez la oiremos más. Se trata de la discriminación por edad. Es el estereotipo contra personas o colectivos por motivo de su edad. Engloba una serie de creencias, normas y valores que justifican la discriminación de las personas según el año en el que nacieron. Fue acuñado en 1968 por el gerontólogo y siquiatra Robert Butler para referirse a la discriminación contra las personas mayores basándose en los términos sexismo y racismo.

Esta semana lo hemos visto en toda su crudeza y contradicción. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ante las críticas de políticos socialistas retirados  contra los pactos de Sánchez en  lugar de argumentar una respuesta política respetuosa se limitó a llamarles viejos chochos con estas palabras. ”Yo siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país y la dirección del PSOE”. Es una buena portavoz pero esta vez patinó ostensiblemente. En el fondo venía a decir que solo admitiría críticas de sus viejos. Solo le faltó decir lo que Roosevelt dijo de Somoza: ”es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. ”Tenemos  mayores, pero no sois nuestros mayores. Sois muy criticones y se os ve el plumero derechoso”.

Faltó innecesariamente al respeto a gentes que, le guste o no, han hecho este PSOE, han gobernado, tienen experiencias varias que al parecer han caducado. Y no será porque muchos de ellos solo dicen fantasmadas impropias de veteranos con experiencia sino porque se puede argumentar sin mentar la edad. Su padre será mayor y no le gustará que le traten irrespetuosamente. En el fondo, cuando les dice a los hechiceros de la tribu  que “ahora nos toca a nosotros”, les dice con mucha prepotencia y sin la menor mano izquierda que Pedro Sánchez, ella, Abalos y algunos más le ganaron el Congreso a la vieja guardia y a la no tan vieja como Eduardo Madina y que no tienen derecho a opinar.

Me decía un socialista: ”¿Cuándo es uno mayor e inservible?. ¿A los setenta?. Pues ahí está Joe Biden al que el PSOE ha felicitado y que el viernes cumplió 78 años”.

Y ahí está el gobierno de Sánchez con ministros como Manuel Castells con 78, o Isabel Celaa con 71, o Borrell con 73.

¿ Serán los sesenta?. Pues ahí están Carmen Calvo con 63, Margarita Robles con 64, Luis Planas con 68, José Luis Abalos con 61, o José Luis Escrivá con 60.

¿O serán los cincuenta?. Pues ahí está Marlaska con 58 y casi todos los demás.

Pobre argumentario político cuando se esgrime esa falacia de “ahora nos toca a nosotros y vosotros estáis gaga”. No van por ahí las cosas.

Aquí lo del mérito, la capacidad y la trayectoria vale una higa. La política no es una cuestión de biología sino de buen serrín en la cabeza, mirada larga, tener claro que en política las formas son el fondo y saber esperar. Otra cosa sería si el reto fuera correr los cien metros libres. Pero no es el caso. Por eso se utiliza la edad como excusa excluyente.

Y, además, si todos esos viejillos de geriátrico dejan de votar al PSOE este partido terminaría en el Grupo Mixto montando una guardería, como dijo Benegas, pero sin la menor capacidad para hacer política.

Que error Sra. Lastra. ¡¡Que inmenso  error!!!.

14 comentarios en «El Edadismo político y la eterna juventud de Castells.»

  1. Sr. Anasagasti.
    Sin ánimo de entrar a discutir el fondo de sus argumentaciones, sí me gustaría intentar hacerle ver (ya sé que es difícil, porque no llego a usted para poder quitarle las orejeras) que no se puede entrecomillar cosas que el protagonista no dice:
    – ”Yo siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país y la dirección del PSOE”… usted lee aquí que les llama «viejos chochos»… ¿ De dónde lo saca?
    “ahora nos toca a nosotros y vosotros estáis gaga”… ¿ de dónde se saca la segunda parte de la frase?
    En cualquier caso, la gerontocracia no es algo que haya que valorar… excepto por los mayores. A mí, como jubilado, jamás se me ha ocurrido ir a mi antiguo puesto de trabajo a «dar consejos» ¿porqué los políticos sí pueden? El Sr. González que siga recortando las raíces de sus bonsais y contando con su maquinita de contar billetes sus dineros. El PSOE actual (¡¡¡y como Scarlett O’Hara, «A Dios pongo por testigo…» que no soy del PSOE!!!) tendrá que ser dirigido por sus actuales dirigentes… no por quienes vivieron otros tiempos, el GAL, por ejemplo.
    Recuerdo que a finales de los años 70 fui a ver un concierto de un cantautor argentino que presentaba una de sus canciones diciendo:
    «Reagan, Breznev, Pablo VI… ¡¡Y no te jode que luego dicen que la juventud está jodiendo el mundo!!
    Dice usted «Aquí lo del mérito, la capacidad y la trayectoria vale una higa»… Como debe ser, le diría yo. La capacidad se demuestra en activo. El mérito es algo temporal, porque lo que es meritorio en un momento pudiera ser traición en otro. Y la trayectoria es hablar de algo que ya se ha acabado, aunque los protagonistas se nieguen a aceptarlo. ¿Lo aceptaría usted?
    Quienes faltan al respeto son quienes tras haberse retirado se siguen considerando fundamentales. Si se han retirado, se han retirado y dejan en manos de otros las obligaciones y los compromisos…. No tienen NINGÚN DERECHO a intentar influir…
    En fin, estoy casi seguro de que usted lo verá de otra forma, porque usted sigue siendo senador.

  2. Jose.No soy senador electo.Curiosamente por ley sigue el tratamiento,pero nada más.Como mucho un bloguero con cierta experiencia que comenta cosas que ve u oye,como éstas de la Sra.Lastra y tras hablar con varios socialistas molestos por lo que consideran una falta de respeto.
    Mi argumentación creo no la ha entendido.Si Rodriguez Ibarra es un carcamal porque tiene más de setenta años,¿que son Castells,Borrell o Celaa?.
    Solo criticaba la puntería y la falta de respeto por un dato biológico cuando lo que no le gusta a Lastra no es la edad sino lo que dicen.

  3. Vuelvo a repetir que «curiosamente» los únicos que no se quieren jubilar son los políticos, grandes empresarios, …

    El resto de los mortales, albañiles , peones, carpinteros, electricistas, policías, bomberos, jardineros, administrativos, marineros … nos queremos jubilar, no nos vemos con 65 años en un andamio o en un tejado bajo el calor o la lluvia, pese que un político se vea con 90 años en un escaño.

  4. El edadismo es una descriminación por edad tanto por el exceso como por todo lo contrario. Yo particularmente creo que la edad es un grado, sobre todo en asuntos de gobierno, siempre y cuando ésa gente con experiencia sepa dónde están sus límites, tengan humildad y no ejerzan ese edadismo pero a la contraria. En el caso de Lastra creo que es ejemplo de hartazgo hacia unos señores que no están para dar clases ni de moral ni de política y que la mejor aportación que pueden dar a la sociedad, como ejercicio de inteligencia, es la de estar calladitos para que todos sus trapos sucios, que son muchos y graves, no salgan nuevamente a la superficie.

    Un saludo

  5. Totalmente de acuerdo contigo. Entre los cambios sociales hemos pasado del respeto y cariño que se tenía a los «viejos» a considerarles como un estorbo grotesco.
    El ritmo de trabajo obliga a enviarles a residencias o a que vivan solos en sus casas mientras puedan.
    Salen caros entre pensiones y sanidad, y el dinero que se les paga es dinero que debería dedicarse a los jóvenes.
    Y hemos dejado ya de escucharles porque se repiten mucho y sólo dicen chorradas.
    No tengo ni idea de cómo serán las cosas cuando los jóvenes actuales alcancen el estatus de ancianos. Me temo que no será mejor.

  6. Estoy más o menos de acuerdo con lo que escribe pero siempre deja alguna «perla»: decir que Adriana Lastra es una buena portavoz indica el bajísimo listón que Usted impone a la clase política.

    Y, sobre el último párrafo, el espacio en blanco tiene varias respuestas correctas, a ver si la adivina ??: «… si todos esos viejillos de geriátrico dejan de votar al __________»…..

    A disfrutar del domingo sin hostelería ¡¡

  7. Caustico:
    Creo que son dos problemas diferentes.
    Una cosa es qué hacer con los mayores. Dices «El ritmo de trabajo obliga a enviarles a residencias» y yo te podría decir «el ritmo de trabajo obliga a llevar a los bebes a guarderías/casa-cunas» te diría yo… a lo mejor el problema es el ritmo de trabajo y la actual organización social, y no el cariño que se tenga o no hacia los mayores. Continuas diciendo «Salen caros entre pensiones y sanidad, y el dinero que se les paga es dinero que debería dedicarse a los jóvenes». Aunque sé que lo dices como afirmación capciosa y con ironía, la verdad es que no he oído a nadie, ni he leído a nadie decir algo así, aunque todos sabemos que cuando el Papá Estado necesita dinero pensiones y sueldos de funcionarios suelen ser prioridades contributivas.
    En cualquier caso, el Sr. Anasagasti comentó, muy acertadamente creo yo, que él las críticas al PNV las hace de forma interna y por los caminos reglamentarios.
    Volviendo al tema del artículo, la gente a quien critica la Sra. Lastra, no recibe sus críticas por la edad (como apunta en el mismo artículo el Sr. Anasagasti en el gobierno hay gente de edad avanzada) sino que yo entiendo que las críticas van hacia quienes aunque se han ido/les han echado pretenden seguir gobernando y en vez de hacer, sus críticas por vía interna y por los conductos reglamentarios prefieren hacerlo a través de las redes sociales y/o ruedas de prensa dando, en muchos casos como único argumento el «yo fui….»
    A mí me recuerdan muchas veces a los personajes de hace unos años en «Vaya Semanita» que eran los jubilados que iban a criticar cualquier trabajo para terminar diciendo siempre «a mí me lo vas a decir que yo traje (ese trabajo) a Euskadi».
    Un saludo

  8. Demos gracias a los mayores, aprendamos de sus aciertos. Pero respetemos a los jóvenes, también ellos tienen derecho a tener su puesto en la sociedad. No adoremos a esos líderes-dinosaurios, lo que realmente quiere el ciudadano de a pie es que los políticos le solucionen los problemas, que piensen ( aunque les cueste ), como si no tuvieran esos privilegios que ellos mismos hacen que lleve adjunto su cargo. Que cuando vayan a Madrid a negociar, piensen en la salud de los niños y niñas que gracias a ellos seguirán teniendo refrescos con gas a su disposición en los colegios. Que piensen en que los impuestos deben ser igual para todos, no solo para quien tenga dinero para comprar un diesel ( se podría subvencionar a autónomos, como se hace con el sector agrícola ). Que piensen en que la soberbia de decir que todo lo hago bien, solo nos lleva a carencias como las que vivimos con Osakidetza.
    Bajen de su pedestal y vean que no somos sus vasallos, la época feudal hace mucho tiempo que fue superada.

  9. Excelentísimo Señor.
    A mi lo que diga Adriana Lastra no me causa ningún interés, pero creo que su escrito, el de Su Señoría, me ha reafirmado en mi opinión sobre sus argumentaciones en su blog.

    Yo tenia mis dudas ante su forma de retorcer los argumentos y llevar cualquier tema ha donde le interesa a Su Señoría, aunque no tuviera nada que ver con el origen. El ejemplo en el que estamos es de los mas llamativos.

    Puede ser que lo que pretende es provocar conscientemente. Lanza el anzuelo y haber quien pica. A partir de ahí leña a los de siempre.

    Quizás, una vez conseguido lo anterior, Su Señoría lo que busca es divertirse. Bien, es una forma de pasar el rato en estos tiempos
    de confinamiento parcial.

    Creo que no es eso. Repasando sus entradas en su blog, siento decirle que empiezo a pensar si no será que no da mas de si, o que la edad le está empezando a afectar a su nivel mental y intelectual.

    Lo que me lleva a pensar que la causa puede ser lo último, es su tono cada vez mas faltón e irrespetuoso con algunas personas a veces rozando el machismo.

    Espero que se tome mi opinión como una ayuda y le haga reflexionar. No pretendo faltarle al respeto.

    Sea cual sea la causa de su comportamiento, a mi me está aburriendo el contenido de su blog, por repetitivo en los argumentos de Su Señoría.

    Creo que reduciré mis aportaciones, pero seguiré participando si a Su Señoría me lo permite.

    Saludos

  10. Creo que para todo hay una edad y para jubilarse tambien,por eso debemos de dejar paso a los jovenes sin estar dando la vara todo el tiempo como hacen algunos.
    Esos de 70….años deberian de pensar en dejarlo,y porque no lo hacen porque el sueldo es gratificante y el poder seduce,si estuvieden trabajando en un empleo de trabajo fisico duro ya lo habrian dejado,pero la ambicion les puede.
    Y en el tema que tratas de viejos varones con su supuesto Sr. X al frente,malo seria que les hagan mucho caso porque lo que estos plantean es parecido a los que plantean los del trifatxito,asi que disfruten de sus grandes prebendas conseguidas durante los cargos que han tenido y que dejen de dar la coña.

  11. Todo progenitor debe tener la obligación de transmitir los conocimientos adquiridos en la instrucción de los hijos…y educarles, inculcándoles los valores. El pasado debe suponer experiencia para perfeccionar el futuro y superarlo…de modo que cada generación sea el padre de su porvenir.
    El que aprende y aprende y no practica lo que sabe es como el que ara y ara y no siembra…por lo tanto hay que animarles para que limpien el campo antes de echar nuevo grano….de modo que la cosecha sea inmejorable y abundante.
    ¡La rebeldía con causa no solo es un derecho, también es una obligación!…y más en los casos donde a los pueblos les han inyectado el veneno del miedo, del miedo al cambio…recurriendo, para lograr sus objetivos, a apalear a los ciudadanos para acallar su voz…algo que solo ocurre en los estados no democráticos. Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. No es el fin del ESTADO…es el inicio de uno nuevo.

  12. Pasabaporallá. Yo si he leído artículos de prensa en los que se decía claramente que el dinero de las pensiones debería dedicarse en parte a ayudar a los jóvenes. Así que por ahí no me contradigas por favor ya que tengo una memoria de bastantes gigas.
    Sobre el cambio del comportamiento familiar con los ancianos no voy de coñas ni ironías. Sólo pretendía comparar con la tradición de mantener a los aitas en el caserío y atenderles hasta su muerte.
    No hace falta que me expliques que eran tiempos muy diferentes y circunstancias distintas. Eso ya lo sé.
    Pero podré opinar que era más duro para los hijos y más feliz para los padres.
    Gracias por tus comentarios.
    NOTA: Si papá estado reserva dinero para las pensiones es porque los que cobran han cotizado (aunque algunos ni un puto duro) cada mes de su vida laboral para cobrar lo comprometido por el estado. Así que hay que cumplirlo porque no es una subvención graciosa.

  13. Buenos días, don Oñaki.

    Usted ha hecho una deducción de las palabras de Adriana Lastra que puede ser compartible, pero que no es la única que se puede hacer.
    Desde la literalidad, ella deja bien claro (al menos para mí) que escucha con mucha atención a sus mayores. Es decir, que aprenden de su experiencia. Y en el fondo, sí que les está diciendo que su tiempo ya ha pasado y que, como dice un amigo mio argentino, el mensaje es… ¡dejáte de joder! Eso creo que es exáctamente lo que les está diciendo.

    Tampoco debemos obviar el trasfondo de los hechos. Son los mismos que intentaron cortarle la hierba debajo de los pies a Sánchez. Intrigaron contra él hasta tal punto que incluso Felipe González declaró que prefería una coalición PSOE-PP para gobernar.

    Escuchar a esa vieja guardia rancia de González, Guerra, la Alberdi, Leguina, el bellotari, Corcuera, etc. da la medida de la catadura socialista de esos guiñoles. Así que con razón, con toda la razón, el Gobierno de Sánchez ha puesto pie en pared y se ha plantado ¡Hasta aquí llegaron las aguas! No sea que vuelvan a escucharse las palabras de Pio Cabanillas… Cuerpo a tierra que vienen los nuestros.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *