Guisantes en salsa verde con pastel de bacalao

2013-07-21 21.13.50Todos conocemos a nuestro alrededor parecidos razonables.  Si nos fijamos bien prácticamente la mayoría de los seres cuentan con un doble y no necesariamente de la misma naturaleza. Observemos por ejemplo el mono y luego miremos a nuestro entorno, estaréis conmigo que sin necesidad de acercarse al zoo encontramos rápidamente apariencias asombrosas.
Pues definitivamente esto es lo que ocurre con el plato que hoy presento, nacido de la tierra, tiene su alma gemela en el fondo del mar.  Mis guisantes representan a las perlas en la tierra y la vaina equivale a su concha en el mar.
Volvemos al inicio de nuevo y no dudo al afirmar que el árbol de los monos, se asemejaría a nuestra casa, … si bien lo que nos distingue de nuestros sucedáneos es la hipoteca, pero yo a estas alturas, tampoco pongo la mano en el fuego de que por ejemplo la concha no tenga alguna carga registral hipotecaria proveniente de los “Botín” del fondo del mar. Bueno, volvamos a nuestras preferentes, tras este estudio antropomórfico conviene a nuestras perlas de la tierra acompañarlas de algún habitante del mar y para ello hemos apostado por el bacalao , tan reconocido y socorrido en el mundo del gourmet , acompañado de una rica salsa verde que permitirán a esos “barquitos de pan” hacer unas olitas que nos sabrán a gloria. Preparad pues los ingredientes, colocaros el delantal verde y con las manos bien limpias, ya empezamos.

INGREDIENTES:

2 botes de guisantes finos.
1 cucharadita de harina.
Bacalao desalado (bandeja de 200 g).
3 Ramas de Perejil.
Aceite.
4 Dientes de ajo.
1/2 Limón.
2 hojas de gelatina.
1 vaso de agua fría.
Caldo de verdura para el pastel.

BACALAO aliño:

Poner el bacalao en un recipiente e incorporar las ramas de perejil enteras, los ajos cortados en trozos grandes y cubrir con el aceite. Tapar con un film y meter en el frigorífico hasta el día siguiente.
Sacamos el bacalao del frigorífico para que coja temperatura ambiente.
Colar y separar el bacalao en un plato (Reservar) y  con el aceite, los ajos y medio limón los pasamos por la batidora hasta quede una especie de puré. (Reservar)

BACALAO pastel, con antelación:

En esta receta lo he presentado como pastel porque queda más vistoso, pero si no tenemos ganas ni tiempo, cuando vayamos a utilizarlo, cortarlo en trozos pequeños y poner una cucharada grande de bacalao en el centro del plato y luego echar los guisantes alrededor.
Si preparamos el pastel, primero tenemos que tener un vaso de agua bien fría.
Cortamos el bacalao en trozos pequeños y los ponemos en el molde que vamos a utilizar para hacer el pastel.
En el agua fría echamos las hojas de  gelatina unos cinco minutos.
Ponemos al fuego el caldo de verdura y cuando esté caliente, echamos las gelatinas escurridas y revolvemos hasta que se disuelvan. Luego echamos este caldo en el molde donde se encuentra el bacalao.
Como me sobraba un poquito de caldo, he cogido unos guisantes y he hecho un pastelito pequeño con ellos.
Dejamos un ratito la gelatina y luego guardamos en el frigorífico una hora para que solidifique bien.

ELABORACION:

Poner una sartén en el fuego, echar un chorrete de aceite, una cucharadita de harina y dos cucharaditas del puré del aliño.
Remover con una cuchara de palo.
Incorporar el agua de los guisantes y echar una cucharada de guisantes que aplastaremos para engordar un poquito la salsa. Cuando todo esté bien mezclado, echamos el resto de guisantes y bajamos la temperatura, hasta que estén calientes para servir. Emplatamos y a comer.

GALERIA DE IMAGENES:

FOTO 1:  Ingredientes.
FOTO 1: Ingredientes.
FOTO 2:  Puré realizado con los ajos, perejil, aceite y medio limón y guisantes en salsa verde.
FOTO 2: Puré realizado con los ajos, perejil, aceite y medio limón y guisantes en salsa verde.

Ensalada de canónigos con higo confitado y foie

2013-01-30 20.44.14

Hoy nos toca una deliciosa ensalada con una base de canónigos (hojas que se llaman así por estar asociado su cultivo a  los Monasterios), así que,  como si de una ceremonia se tratase,  vamos a acompañar a estos monjes de la ensalada con unos sabrosos fieles.
Iniciamos el rito con un buen queso y como estamos hablando de la Santa Madre Iglesia me parece totalmente justificado elegir el de cabra, luego incorporaremos unas nueces ¿os habéis parado a pensar lo similares que son éstas  con el aspecto de nuestro cerebro? …  dejamos para otro momento el debate sobre este tema y las incluimos, primero porque están muy buenas y además porque su apariencia le pone un toque intelectual a nuestro plato, luego unas lascas de foie en honor a Santa Eulalia, que amén de ser la Patrona de todas las aves,  en su juventud (la pobre como todos los santos acabó fatal) ejercía de pastora de ocas  y por último vamos a tostar unos granitos de sésamo ó ajonjolí (con perdón, no hay Dios que pronuncie este nombre sin atragantarse), que nos aportará un toque crujiente.

Pero ¡sorpresa!…, antes de llegar a la consagración (aquí no precisáis poneros de rodillas), invitamos a nuestra ofrenda (ahora que se inicia la temporada), al higo ó breva (hoy, en la modalidad de confitado).  Para mi gusto,  es el maridaje perfecto que debe acompañar a nuestro foie y además apuntar que esta fruta ha sido considerada históricamente muy erótica, por tanto, tras tanta plegaria el tener la posibilidad de regocijarnos con esta invitada tan pecadora, nos va a resultar al gusto exquisita y a la cabeza, muy sugerente..
Ya llegamos con nuestra propuesta al rito final , ahora toca sentarse a la mesa en paz y tras coger los cubiertos ya no nos queda otra que dar las gracias por poder disfrutar de esta delicia.

Ahora os llega el turno.  Animaros.  Acercaros a vuestros fogones y tras colocarse el hábito del cocinillas (ese delantal sagrado), en silencio ir seleccionando todos los ingredientes.

Amén.

INGREDIENTES  (para tres personas)

110 g de canónigos.
12 nueces.
3 higos confitados.
3 rodajas de queso de cabra.
1 cucharada sopera de sésamo/ajonjolí.
1 rodaja de foie (muy frío)
Aceite.
Vinagre balsámico.
Sal Maldón.

ELABORACION:

Primero meter la rodaja de foie al congelador durante 10 minutos para que nos sea más fácil hacer las lascas.
Limpiamos los canónigos con el chorro del grifo.  (escurrimos bien)  Ponemos una cucharada de aceite y con las manos untamos bien todas las hojas.
Calentar la sartén (antiadherente) a fuego medio y colocamos la semillas de sésamo en una sola capa.  Vamos removiendo para evitar que se queme.  En 3 ó 4 minutos empezaremos a notar un olor a tostado, retiramos y reservamos.
En la misma sartén, a fuego fuerte, manchamos la base con aceite y cuando esté caliente echamos las rodajas de queso de cabra para que se doren rápidamente.  Sacamos y reservar.
Emplatamos:  Colocamos un nido de canónigos, seguido el queso de cabra, salteamos las nueces y colocamos el higo.
Por último hacemos las lascas con el foie, echamos la sal (muy poquito), chorrete de un vinagre balsámico y no olvidemos nuestros granitos de sésamo tostado.
Está muy rica y si eres un virtuoso del cante para amenizar a la mesa,  yo te aconsejaría que con este plato te arrancases con el “Bendito seas, señor”

Ingredientes.
Ingredientes.

Pollo de caserío adobado con especias en salsa de verduras

2013-08-27 16.18.43

Todo cocinillas que se precie tiene que ir buscando poco a poco sus pequeños truquitos entre fogones.  Éstos que son el I+D de la cocina, si bien pueden conseguirse espontáneamente enredando entre cazuelas, es además imprescindible escuchar y fijarse mucho de los que más saben de ello, … desde nuestras amamas hasta l@s profesionales que generosamente nos aportan esa chispa diferenciadora que hace que con los mismos ingredientes un guiso,  pase de ser muy bueno a excepcional.
Para los estofados, es muy interesante preparar nuestros propios mejunjes y en esta ocasión me agrada presentaros el que hemos cosechado para esta ocasión.  Partiendo de un trozo de pan duro,  le incorporamos diferentes especias y siguiendo el baremo de nuestro olfato, paramos  cuando el resultado nos huela rico.  Seguido metemos todo ello a un molinillo -ó thermomix y nos elaboramos un pan rallado especiado que nos va a permitir adobar en este caso a un pollo  y que el resultado final resulte un plato muy apetecible.

Si te apetece darle tu toque personal a un capón,  acelera y empieza a tomar nota de todos los ingredientes, luego ya irás rectificándolos a tu gusto.

Te espero, no te entretengas, … mientras elijo delantal para este evento.  Hoy toca el azul/bleu que me encanta,  limpiamos manos, cara sonriente y ya siento que me empiezan a temblar los tobillos  porque inicio el encendido de los fogones.  Por último, saco un trapo de cocina que me cuelgo a la cintura (planchado e inmaculado) y pongo todos los sentidos en alerta, porque ya enseguida empiezan a despertarse los sabrosos aromas.

Ahora pido silencio, … se guisa.

INGREDIENTES (para tres personas):

500 g de Pollo en trozos.
1 Cebolla grande.
½ Pimiento Verde italiano
2 Pimientos del piquillo rojo. (Guardar el jugo de los pimientos)
1 diente de Ajo.
Aceite.
2 cucharaditas del preparado de adobo.
Caldo de Pollo.
Sal.
Aceite.

Preparación adobo (mezclar los siguientes ingredientes):

Pan duro (yo utilizo del día anterior, si no tienes medio de pulverizarlo, utiliza el básico que se compra).
1 ramita de perejil.
1 diente de ajo.
1 pizca de polvo de ajo.
1 pizca de pimienta negra.
1 pizca de tomillo.
½ cucharadita de pimiento de la Vera dulce.
3 toques de popurrí de pimientas.
1 pizca de Curry Powder.
1 pizca de Tandoori Curry
1/2 cucharadita de sal.

*pizca es ¼ de una cucharilla de café.

ELABORACION – 1ª Fase

Metemos el pollo (previamente retiramos la piel) en una bolsa de plástico o de papel con el adobo y cerramos bien.
Sacudimos bien la bolsa, con el pollo dentro para que se impregne de todas las especias.
Guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

ELABORACION – 2ª Fase

Picamos la cebolla, el pimiento verde, el pimiento del piquillo y el ajo.
Ponemos la cazuela a fuego fuerte y echamos un chorrete de aceite.
Cuando el aceite empiece a calentarse, bajamos el fuego y seguido incorporamos toda la verdurita y removemos continuamente para que  se vaya haciendo poco a poco.
A esta mezcla no le debe de faltar  líquido  (vamos echando el agua de los pimientos del piquillo y el caldito del pollo).
Cuando la verdura esté pochada, el pollo entra en escena y le metemos en la cazuela.  Rehogamos bien.
Incorporamos el caldo de pollo, ahora el fuego lo subimos, salpimentamos, echamos dos cucharaditas de nuestro adobo y cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y que se vaya haciendo poco a poco,
Cuando la carne esté tierna, ya estará dispuesto para saltar a la mesa.
Este plato merece que repose antes de comer, así que vale la pena que lo tengamos preparado unas horitas antes.
Aproveche !!!.

GALERIA DE IMAGENES:

Ingredientes.
Pollo.
Ingredientes para el adobo.
Ingredientes para el adobo.
El pollo adobado y los ingredientes para preparar la salsa.
El pollo adobado y los ingredientes para preparar la salsa.
Freimos la verdura y vamos removiendo bien.
Freimos la verdura y vamos removiendo bien.
Rehogamos el pollo con las verduras.
Rehogamos el pollo con las verduras.
Al plato y a comer.
Al plato y a comer.
Como nos ha sobrado esta rica salsa, hemos preparado un arroz muy rico.
Como nos ha sobrado esta rica salsa, hemos preparado un arroz muy rico.
Un arrocito, pero que muy rico.
Un arroz muy sabroso.

Ensalada griega con taquitos de cecina y olivas de Kalamata

2013-01-28 20.31.54
Otra ensaladita y ésta con aires griegos, gracias a un recién desembarcado queso feta que nos llega de Creta,  con una pinta pero que muy apetitosa.

Así que nos ponemos manos a la obra y en honor a ese socrático pueblo (Platón era más de raciones de plato hondo), a ese griego que elegí como optativa en mi bachiller hace “cuatro días” (cuando el griego sólo era una lengua), a Petros Márkaris el escritor de novela negra que me ha proporcionado momentos memorables de la mano del Comisario Kostas Jaritos, a su yogur con frutas, a sus islas, a Shirley Valentine, a sus gentes, a sus piedras, … pues a todo ello y mucho más, no nos queda más remedio que superarnos.

Ponemos en orden los ingredientes, primero los que han viajado desde la hermosa isla helénica, nuestro queso y unas aceitunitas de Kalamata que tienen un brillo que da gloria y luego vamos a animar todo con unas hojitas para la ensalada con muchos colores, tomates deshidratados*  y unos taquitos de cecina, … la suerte está echada, que sea lo que tenga que ser.

Ese delantal ya tiene que estar puesto.
Los ingredientes en torno a la ensaladera.
Según cuente tres, que empiecen a saltar … uno, dos y tres.
A disfrutar.

INGREDIENTES:
Queso feta.
Aceitunas de kalamata.
Cecina (en taquitos y pintado con aceite)
Tomates deshidratados en aceite y especias*
1 Bolsa de brotes tiernos (lattuchino rojo, rúcula, red chard, tatsoi)
Aceite (he utilizado el de los tomates deshidratados que estaba especiado con tomillo, pimienta en grano, ajo y orégano).

ELABORACION
Echar todos los ingredientes, mezclar bien y empezar a comer.

Si quieres conseguir con esta ensalada un momento estelar, búscate como música de fondo un sirtaki.
Bueno, … además en casa lo hemos rematado con el postre:  yogurt griego con frutas (por supuesto, también casero), otro día os cuelgo la receta.

*Los tomates son los primeros que he elaborado en casa. Han quedado tan buenos que estoy preparando otra remesita. Esta vez estoy fotografiando los pasos  y según esté listo,  os la colgaré.

Queso feta.
Queso feta.
Aceitunas de Kalamata.
Aceitunas de Kalamata.
Tomates deshidratados en aceite y especias.
Tomates deshidratados en aceite y especias.
Tacos de cecina.
Tacos de cecina.
Ingredientes.
Ingredientes.

Tortilla paisana

kokina 1

Tremendo bajón.  Nuestra “Kokina” que desde su llegada a estas tierras coincidiendo con las fiestas de Bilbao de la mano de “Poulette” (nuestra ponedora favorita), no se ha perdido ninguna propuesta del programa festivo, anoche llegó a la granja con un gran disgusto tras asistir en el fin de fiesta a la quema de Marijaia.
Hemos tratado de explicarle que Marijaia se despide así todos los años:  a lo grande,  para renacer el año que viene con más fuerzas, … y aunque parece que con esto se ha tranquilizado un poco, es ver una cerilla y aún se le ponen las plumas como escarpias.
Jet lag, kalimotxo, juerga, diversión, … todo ello seguro que ha hecho mella en ella,  así que tras servirle un espectacular desayuno (sobre una rebanada de pan de pueblo, una exquisita tortilla paisana y un buen vaso de leche de soja calentito con unas cucharadas de miel), la hemos aconsejado descansar.
“Poulette” nos ha acercado un par de huevos para la tortilla y es la encargada de velar el sueño de “Kokina”.
Nos comenta que ahora mismo, “Kokina” está roncando la mar de feliz.
¡ Arde Marijaia !  ,… que susto.

INGREDIENTES:

2 Huevos.
Espinacas.
Chorizo.
1 Patata.
1/2 Cebolla.
Mahonesa.
Aceite.
Sal.

ELABORACION:

En un bol echar los huevos y batir bien.  Echamos un chorrito de agua y batimos nuevamente. (Este truquito se puede hacer con leche también, así no comemos tanto huevo y tenemos más cantidad, que en algunos casos como este nos vendrá fenomenal, porque tenemos que hacer tres tortillas).

  • Tortilla de patata.

Pelar y cortar la patata y la cebolla.
Poner la sartén con un par de chorretadas de aceite, cuando esté caliente echar las patatas y la cebolla.
Sazonar y estar pendiente, dando la vuelta al contenido para que se vaya haciendo bien.
Cuando esté a nuestro gusto, escurrimos bien el aceite y echamos la mezcla al huevo.
Hacemos la tortilla y al plato.  La pintamos la parte de arriba de mahonesa.

  • Tortilla de chorizo.

Cortamos unas rodajas de chorizo o desmigamos un trozo quitándole previamente la piel.  Cuando tengamos la sartén caliente, echamos el chorizo, lo removemos en la sartén para que suelte la grasilla un par de vueltas o tres y echamos el huevo batido.  Damos forma a la tortilla y al plato, colocándola encima de la de patata.  Pintamos la parte de arriba de mahonesa.

  • Tortilla de espinacas.

Retiramos bien el agua de las espinacas.  Manchamos la sartén con un poco aceite y cuando esté caliente, incorporamos las espinacas y les damos un par de vueltas.  Ahora echamos al huevo batido que nos queda y vamos dando forma a la tortilla.  Cuando esté la retiramos y la colocamos encima de la anterior.  Pintamos en la superficie de mahonesa y ya está.

El orden de las tortillas no altera el gusto final.
A mí me gusta poner a los pies, la de patata, porque es la más consistente, el chorizo en medio, porque le da una nota de color y la de espinacas encima, porque me la presenta con un toque más sano y energético (que se lo digan a Olivia, como se ponía Popeye cuando se daba un chute de espinacas).

Bueno, lo dicho, espero que os salga muy rica y que la disfrutéis mucho.  Mientras aquí me quedo tutelando a las kirikis

GALERIA DE IMAGENES:

Tortilla de patata.
Tortilla de patata.
Ponemos encima la tortilla de chorizo.
Ponemos encima la tortilla de chorizo.
Y por último, la de espinacas.
Y por último, la de espinacas.
Kokina descansa tras el susto.  Poulette, a su lado.
Kokina descansa tras el susto. Poulette, a su lado.