¡No nos valen los pantalones!

Aviso a los votantes de Trump. Esto es una broma. No lo hagan en sus casas.

Sábado, 25 de abril, cuadragésimo tercer día después del cristo. No se lo van a creer, pero acabamos de hacer un simulacro de paseo con las criaturas por el pasillo para ver si estamos preparados para el día D (D de Donde dije digo, digo Diego, ya saben, que si primero al banco, que si ahora a pasear, que si a los de 14 años sí, pero no». Resultado: No, no estamos preparados. Para empezar yo me he embutido en unos vaqueros pitillo -creo recordar que se llevaban un par de años antes del cristo- y temo no podérmelos quitar, a no ser que sea a tiras con el pelapatatas, hasta que se vuelvan a poner de moda. Es cuestión de esperar, como cuando no cambias la hora en el reloj del coche o el microondas por no buscar las instrucciones. El caso es que por no abortar la operación salida, dormiré con ellos puestos. Lo mismo con el tiempo los mudo como las serpientes porque el crío dice que doy abrazos de boa constrictor.
La innombrable, que a este paso va a poder protagonizar Handia en su versión femenina, ha dejado en lo que llevamos de cuarentena los pantalones para marisquear. A mí me la trae al pairo, pero el padre de las criaturas, que está obsesionado perdido, dice que se le pueden agarrar los coronavirus en los tobillos, como si fuesen garrapatas. Yo, a estas alturas, le sigo la corriente en todo, que hay que ahorrar batería. El caso es que pretende que se ponga unas polainas de montaña encima de las zapatillas y la innombrable le ha dicho que monte ahí y pedalee. No sé exactamente dónde quiere que monte porque no tenemos bicicleta estática.
El crío también ha aprovechado que no le miro cuando teletrabajo para crecer en todos los sentidos, así que barajo acompañar la careta de Darth Vader con el disfraz entero, que afortunadamente es elástico. El padre de las criaturas solo ha crecido a lo ancho. Si se le cruzan, dupliquen los dos metros de distancia de seguridad, porque lo mismo sale disparado el botón metálico de sus vaqueros y les deja tuertos. Avisados quedan.
Lo de la mascarilla es de capítulo aparte. Al niño le tapa toda la cara. A la innombrable no le pega con la sudadera y le molesta al ponerse los auriculares. Como todo el mundo sabe, si un adolescente sale a la calle sin auriculares, le para la Policía por sospechoso. Lo mismo que si no lleva móvil. Eso es que es raro o que algo trama. Yo me he puesto una a prueba de guerra química y no puedo respirar. Como el paseo se alargue un poco lo mismo muero por falta de oxígeno. Al padre de las criaturas le he dado una que cogí de una papelera porque he oído a algunos sanitarios que ellos las reciclan. Además, ha ingerido desinfectante, como ha aconsejado Trump, y lo mismo ni le hace falta.

Arantza Rodríguez

14 comentarios en «¡No nos valen los pantalones!»

  1. Yo creía que con la que esta cayendo no me quedaban risas, pero empiezo (y hasta ahora no había comentado nada sobre ello) con las fotos y pie de foto, y sigo con la lectura y no paro de reír hasta que acabo de darte las gracias con un comentario… y, a veces, hasta me dura un rato más, hasta apagar el ordenador y volver a la cruda realidad.
    Muchas gracias.

  2. Lo importante es que cuando hayas tomado todas las medidas preventivas y encomendadas, la mascarilla, el palo para distancia entre personas, la cinta metrica para no pasarte de 1km., los guantes, el spray para desinfecciones, el movil o el reloj para saber cuando se cumple la hora de paseo, los juguetes, etc etc pues es muy importante que no te olvides los hijos en casa. Para ellos es el permiso de oxigenacion y adquisicion de vitamina c.

  3. Madre mía, hacia tiempo q no me reía así. Llevo muchos años sin reírme a carcajadas y al leer esto no he podido parar, hasta lagrimones me caian. Muchas gracias

  4. que buena!! 🙂 🙂 🙂
    es que no paro de reír cada vez que me asomo a esta ventana
    gracias por el buen humor arantza y hasta la próxima

    un saludo wapísima 😉

  5. Jajaja me parto!! Suscribo lo de los vaqueros… Snif! Eso de vivir en mallas y pijamita más de 40 días trae consecuencias. Al mio, que no tiene ni 4 años, al principio le molaba mucho la idea de la mascarilla, como un super héroe decía, alma de cántaro… Ya ya… Le ha durado hasta el primer pedaleo que se la ha arrancado diciendo que así no podía respirar y a tomar viento la mascarilla. Yo he vuelto con el bigotillo chorreando, que por estos lares ya vamos por 23 grados. Gracias por las risas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *