Cada loco con su tema

Ni el debate sobre el estado de la nación, ni el vídeo del arsenal de la Señorita Pepis. Lo que le quita el sueño a mi cuñado es que le espíen por la mirilla de su smartphone. Así que se le han hinchado las innombrables -esas que han prohibido disparar ahora que ya han muerto quince inmigrantes- y ha desinstalado el WhatsApp. Aislado del resto de la familia por esa zanja digital, trata de convencernos, de puerta en puerta cual mormón, para que nos pasemos al Telegram. De momento ya ha captado a mi sobrino de 9 años. Yo le miro, embebido como está en su cruzada, y flipo. Casi tanto como cuando recibí vía e-mail una nota de prensa con motivo del Día Nacional del Pistacho. Sí, sí. El pistacho tiene día, al igual que la Nutella o la crema batida. No sé qué hacemos que no le dedicamos uno ya mismo al bacalao al pilpil. Me pregunto si algún medio, además de este, le habrá reservado al pistacho unas líneas y me reafirmo en mi teoría de que cada loco con su tema.

Otra prueba, Revilla, que se compró el Interviú para leer el reportaje de Blesa, pero se le debió interponer el culamen de Cristini, que estuvo a punto de hacerse cura a los 15 años y luego, a la vista está, decidió que mejor no. A mí, como si lee Zero o el Marca, pero en sus ratos libres. Hablando de locos, muchos se lo hicieron ayer cuando salió a relucir en las charlas el incendio de Doña Urraca. «¿Es una pajarería?», preguntó un becario. Y los compañeros no dijeron ni pío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *